¿Sabes qué es un diseño de investigación? Seguro que lo relacionas con las clases de estadística, psicología experimental… Sin embargo, es una herramienta que se utiliza en muchos tipos de investigación y en muchos campos de estudio.

Se trata de un conjunto de técnicas que permiten a un investigador preparar su experimento o su investigación. En este artículo conoceremos en qué consiste exactamente, qué tipos existen y cómo influyen algunas variables en su diseño.

¿Qué es el diseño de investigación?

Antes de explicar cómo funcionan estos diseños y qué tipos existen, vamos a ver en qué consiste, o cómo se define, un diseño de investigación. Se trata de un conjunto de técnicas y métodos que escoge un investigador para llegar a realizar un experimento o un proyecto de investigación. Se trata de una serie de pasos que sirven como guía al investigador.

Así, en otras palabras, el diseño de investigación es un plan estructurado y específico de acción, dirigido al diseño e implementación de un experimento. Engloba un conjunto de reglas o pasos concretos que permiten llegar al objetivo del investigador, en este caso, desarrollar un experimento (ya sea observacional, experimental, cuasi-experimental…).

Es decir, permiten crear proyectos de investigación; establecen cuáles son los pasos necesarios para llegar a ellos.

Método científico

El diseño de investigación se enmarca dentro del método científico, que consiste en un procedimiento general caracterizado por la sistematización y el control. El método científico (y por lo tanto el diseño de investigación) se divide en dos: cuantitativo y cualitativo.

1. Diseño cuantitativo

En el diseño o método cuantitativo, los fenómenos son acontecimientos determinados por causas independientes de la voluntad humana, y por lo tanto son objetivos. En este caso, se puede realizar este tipo de investigación cuando es importante para el investigador obtener conclusiones estadísticas que le ayuden a recopilar información para su investigación. Es decir, se basa en el cálculo y los números

2. Diseño cualitativo

En el cualitativo, en cambio, se considera la realidad como una construcción subjetiva, en la que son posibles muchas construcciones de la misma realidad; además, en este caso el sujeto y el objeto de conocimiento son interdependientes.

Además, la investigación cualitativa permite establecer relaciones entre los datos recopilados; por otro lado, las diferentes teorías que se relacionan con fenómenos naturales, pueden comprobarse (refutarse o probarse) a través de este diseño y de los correspondientes cálculos matemáticos. Muchas veces este tipo de diseños pretenden responder a preguntas abiertas, tales como: “¿por qué?.

Metodología

¿Qué metodología se utiliza para desarrollar un diseño de investigación? Puede ser de diferentes tipos: deductiva, inductiva e hipotético-deductiva. La metodología deductiva es la que va de lo general a lo particular (enfatiza la teoría); la inductiva, la que va de lo particular a lo general (enfatiza los datos), y finalmente la hipotético-deductiva es la que combina las dos anteriores.

Grado de control

Además, en función del grado de control que queremos tener en nuestro experimento, el diseño de investigación puede ser de 4 tipos. Los vamos a detallar a continuación.

1. Diseño experimental

El diseño de investigación experimental es el que tiene el grado de control máximo (por parte del investigador); es decir, existe manipulación de las variables. Además, permite establecer relaciones de causalidad entre variables.

2. Diseño comparativo

El diseño comparativo, a su vez, se divide en dos más: el correlacional (cuando existe un grado de relación entre las variables; no permite establecer relaciones de causalidad) y el propiamente comparativo (donde la variable independiente es de selección; es decir, el sujeto viene con su valor “puesto” [por ejemplo la raza o el género]).

Por otro lado, a través del diseño propiamente comparativo se pueden establecer relaciones de cuasi-causalidad. En los dos tipos de diseños comparativos el grado de control por parte del experimentador es intermedio.

3. Diseño observacional / de encuestas

Este tipo de diseño de investigación tiene un grado de control mínimo por parte del investigador; es decir, no existe manipulación, simplemente se observa. Al igual que en el caso del diseño correlacional, este tipo de diseño no permite establecer relaciones de causalidad entre las variables.

Un ejemplo de diseño de investigación observacional son las encuestas.

Tipo de manipulación

Muy relacionado con el apartado anterior, nos preguntamos: ¿Qué tipo de manipulación se puede realizar en un diseño de investigación?

Lógicamente, dependerá del tipo de diseño y de experimento. Básicamente existen tres tipos de diseños de investigación según el tipo de manipulación que se aplique a las variables independientes.

1. Investigación experimental

Este primer diseño de investigación implica una manipulación intencional de las variables independientes. Además, existe aleatorización de las mismas.

2. Investigación cuasi-experimental

En este segundo tipo, la manipulación es de selección, no intencional (es decir, se trata de variables o valores que ya posee el sujeto; por ejemplo el sexo). En este caso no existe aleatorización de las variables (de hecho, es la principal diferencia entre un diseño de investigación experimental y cuasi-experimental).

3. Investigación no experimental

Finalmente, en la investigación no experimental no existe manipulación de las variables ni aleatorización de las mismas.

Las variables en la investigación

Otro concepto importante que debemos conocer para entender bien qué es el diseño de investigación son las variables en investigación, ya que todos ellos las tienen. ¿En qué consisten?

Una variable psicológica es un constructo psicológico susceptible de ser medido con valores mutuamente excluyentes (por ejemplo el género, el nivel de ansiedad, el grado de bienestar, el peso, la talla, etc.). Las variables pueden ser de diferentes tipos (según diferentes clasificaciones). Una de las más importantes es la que las divide en:

1. Variables dependientes

La variable dependiente, que se suele expresar mediante “Y”, es el efecto que se produce a partir de la variable independiente. Por ejemplo puede ser el grado de ansiedad (que aumenta o disminuye en función de un tratamiento).

2. Variables independientes

Las variables independientes, sin embargo, se representan mediante “X”, y son la causa de los efectos. Es decir, siguiendo el ejemplo anterior, se trataría de los tratamientos psicológicos (variable independiente), por ejemplo, que influyen en el grado de ansiedad (variable dependiente).

Meta-análisis

Finalmente, otro concepto interesante de conocer en relación a los diseños de investigación es el meta-análisis; se trata de una técnica para evaluar los resultados cuantitativos de un conjunto de estudios empíricos. A través de él se llega a un resumen o síntesis de los efectos significativos de las variables estudiadas.

Se trata de un tipo de metodología consistente en la revisión sistemática de diferentes estudios y resultados; a través de ella, se procede a aplicar una serie de técnicas estadísticas con objetivo de analizar dichos resultados, principalmente de forma cuantitativa.

Referencias bibliográficas:

  • Anguera, M.T., Arnau, J., Ato, M. et. al. (1998). Métodos de investigación en psicología. Madrid: Síntesis.

  • Fontes de Gracia, S., García, C. y Quintanilla, L. (2010). Fundamentos de investigación en psicología. Madrid: UNED.

  • Kazdin, A.E. (2002). Métodos de investigación en psicología clínica. Méjico: Prentice Hall.