La mayoría de nosotros y nosotras ha realizado alguna vez una entrevista de trabajo. Y si no, generalmente todos nos veremos expuestos a ella algún día. Existen diferentes tipos de entrevistas de trabajo según su formato, estructura, objetivo…

En este artículo veremos hasta 10 tipos de entrevista diferentes, cómo se realizan y cuáles son sus características más relevantes.

La entrevista: tipos de entrevistas de trabajo

La entrevista es el proceso a partir del cual el entrevistador (también llamado reclutador, recruiter o seleccionador) recaba información de una persona (candidata) en relación a su experiencia, conocimientos, actitudes y habilidades, para determinar si se ajusta o no a una determinada vacante laboral (oferta laboral o puesto de trabajo ofertado).

En Recursos Humanos, existen múltiples tipos de entrevista. Vamos a conocer aquí los 10 tipos de entrevistas de trabajo más frecuentes, atendiendo a cuatro parámetros o criterios de clasificación: formato, estructura, objetivo y número de participantes.

Según el formato

Existen diferentes parámetros que nos permiten dividir los diferentes tipos de entrevistas de trabajo. En este primer parámetro seleccionado haremos la clasificación de las mismas según su formato.

El formato tiene que ver con la manera de realizar la entrevista, y encontramos, a grandes rasgos, tres tipos: entrevista telefónica, presencial y por videoconferencia.

1. Entrevista telefónica

La entrevista telefónica, como su propio nombre indica, es la que se realiza a través de una llamada telefónica. Cuando esta entrevista es el primer filtro que pasa el recruiter (seleccionador) para seleccionar a su candidato, hablamos de una entrevista de screening.

En este caso, suelen ser entrevistas de filtro, más bien cortas, con una lista de preguntas estructuradas (preguntas clave) que permiten descartar candidatos que no se ajustan a la vacante.

Además, es una entrevista ideal para saber cómo se comunica la persona, cómo habla, si muestra interés por la posición, si se le entiende, etc. Estos son aspectos más básicos en los requisitos de cualquier vacante, aunque lógicamente serán de más importancia en posiciones de comerciales, por ejemplo, que en posiciones de informáticos.

Por otro lado, la entrevista telefónica también puede utilizarse cuando el candidato vive en otro país y la entrevista presencial resulta más costosa o complicada.

2. Entrevista presencial

El segundo de los tipos de entrevistas de trabajo según su formato es la entrevista presencial. Ésta, en muchas ocasiones, es la propia de la segunda fase de cualquier proceso de selección (siendo la primera, la entrevista telefónica).

Aquí el candidato o candidata ya viene a las oficinas, o bien de la consultoría encargada de cubrir la vacante del cliente (empresa que demanda sus servicios), o bien de la propia empresa que oferta la posición (el trabajo).

En este tipo de entrevista se pueden valorar otros aspectos más allá de la entrevista telefónica, como por ejemplo el lenguaje no verbal (muy importante en las entrevistas de trabajo), la higiene, el tipo de vestimenta del candidato, etc.

3. Entrevista por videoconferencia

Finalmente, según su formato, encontramos la entrevista por videoconferencia. En este caso la entrevista se realiza a través de plataformas web que permiten las llamadas por videoconferencia (por ejemplo Skype o Whatsapp).

Suelen ser más relajadas para el candidato o candidata, ya que no se exponen tanto al/la entrevistador/a, y en cierto modo tienen “más control” de la situación. En este tipo de entrevistas se pueden valorar aspectos como el lenguaje verbal y no verbal, así como las respuestas del candidato en relación a la posición ofertada y a su experiencia y conocimientos previos en el ámbito en cuestión.

Según la estructura

Atendiendo al segundo parámetro de clasificación, vamos a conocer los diferentes tipos de entrevistas de trabajo según su estructura.

1. Entrevista estructurada

El primero de los tipos de entrevistas de trabajo según su estructura es la entrevista estructurada, que tiene un guión detrás, con las preguntas exactas que se realizarán al candidato o candidata aspirante al puesto de trabajo ofertado.

Estas preguntas suelen haber estado diseñadas específicamente para la entrevista en cuestión, y siguen un orden establecido. Además, también suelen están pautados otros aspectos como: el tono de la conversación, los temas a tratar, los tiempos, etc. Aquí no existe margen para la improvisación, y los candidatos pasan el mismo proceso.

La entrevista estructurada es ideal para procesos de selección masivos donde hay poco tiempo para personalizar las entrevistas, o para procesos donde la vacante a cubrir está muy automatizada.

2. Entrevista no estructurada o libre

La entrevista no estructurada o libre no tiene estructura previa. Es decir, no se han planificado las preguntas que se le realizarán al candidato o candidata, y la entrevista se va creando “sobre la marcha”. Aunque el reclutador sabe los temas que abordará durante la misma, estos pueden seguir el orden que el seleccionador prefiera. Eso sí, el reclutador tiene claro lo que busca en el candidato. Es un tipo de entrevista que se adapta mucho al candidato y a las preferencias del entrevistador, y donde la improvisación prevalece.

Se trata de un tipo de entrevista ideal para que el aspirante al trabajo se muestre tal y como es, y muestre sus habilidades comunicativas. Al ser una entrevista tan libre, es más fácil que los silencios “incómodos” aparezcan, y el candidato deberá saber cómo salir de ellos, al tiempo que se “vende” como el mejor candidato para el puesto.

3. Entrevista semiestructurada o mixta

En el tercero de los tipos de entrevistas de trabajo según su estructura, encontramos la entrevista semiestructurada o mixta. En este caso, es un tipo de entrevista donde se mezclan los dos tipos anteriores.

No es ni estructurada ni libre, sino que se trata de un punto medio; así, existe un guión previo de preguntas y de temas a tratar, pero es flexible y no tiene por qué seguirse al pie de la letra. Además, prevalecen las preguntas abiertas, que admiten respuestas abiertas y extensas. En este tipo de entrevista el reclutador puede improvisar en ciertos momentos.

Muchos expertos en selección consideran la entrevista mixta como la más completa, porque es estructurada sin dejar de ser flexible.

Según el objetivo

Atendiendo a un nuevo criterio o parámetro de clasificación (según su objetivo), encontramos los siguientes tipos de entrevistas de trabajo (aunque pueden haber más, estas son las más frecuentes).

1. Entrevista de tensión

El primero de los tipos de entrevistas de trabajo según su objetivo es la entrevista de tensión. El objetivo de la misma es evaluar qué reacción muestra el candidato ante diferentes situaciones de estrés, y cómo gestiona y modula dicha reacción.

Aquí es de gran importancia el control de las emociones y de la impulsividad. En este tipo de entrevista predominan las preguntas incómodas, que tienen la misión de crear un ambiente turbio para ver cómo reacciona el candidato (eso sí, el objetivo de la entrevista siempre está claro).

2. Entrevista por competencias

Finalmente, encontramos la entrevista por competencias, una de las más frecuentes en prácticamente cualquier proceso de selección (sobre todo en aquellos procesos de trabajos cualificados).

Su objetivo es conocer las capacidades, habilidades y aptitudes del/la candidato/a, a fin de conocer si estas se ajustarán al futuro puesto de trabajo. Se analizan habilidades y rasgos como: la creatividad, el liderazgo, el trabajo en equipo, la empatía, etc. (dependiendo del lugar de trabajo ofertado). Este tipo de entrevista muchas veces se complementa con el uso de tests.

Según el número de participantes

Finalmente, según el número de participantes, encontramos los dos siguientes tipos de entrevistas de trabajo:

1. Entrevista individual

La entrevista individual es la “clásica” entrevista, donde un único candidato es entrevistado por uno o más reclutadores. Dentro de la misma, existen diferentes maneras de realizar la entrevista, pudiendo ser estructurada, libre, etc.

2. Entrevista grupal

Por contra, la entrevista grupal es la que se realiza a un grupo de personas. Dentro de este tipo encontramos diferentes subtipos de entrevista: dinámicas de grupo, focus group,... Suelen ser ideales para conocer el comportamiento del individuo en grupo, su empatía, manera de comunicarse, pensamiento, etc.

Referencias bibliográficas:

  • Díaz-Bravo, L., Torruco-García, U., Martínez-Hernández, M. y Varela-Ruiz, M. (2013). La entrevista, recurso flexible y dinámico. Investigación educativa médica, 2(7): pp. 162 - 167.
  • Goodale, J.G.(1994). La entrevista. Técnicas y aplicaciones para la empresa. Madrid: Pirámide.
  • Puchol, L. (2006). El libro de la entrevista de trabajo. (4a Ed.). Editorial Díaz de Santos.
  • Torrecilla, J.M. (2006). La entrevista. Madrid, España: Universidad Autónoma de Madrid.