¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Las 10 características de las relaciones de pareja que nos anulan

Varias dinámicas relacionales dañinas que pueden ocurrir en una relación de pareja.

Características de las relaciones de pareja que nos anulan

Por suerte, en la actualidad la sociedad está cada vez más concienciada sobre los peligros de las relaciones tóxicas, es decir, aquellas en las que la acción de uno de los miembros de la pareja tiene como objetivo anular a la otra persona.

Sin embargo, no hay que olvidar que las personas involucradas en una relación amorosa pierden buena parte de su capacidad para analizar su situación de manera objetiva, por lo que es habitual que las personas que sufren malestar por su noviazgo o matrimonio se resistan a reconocer esa dinámica relacional problemática. Y en situaciones así, es necesaria una ayuda para entender y gestionar los problemas surgidos de esa clase de vínculos.

¿Cómo son las relaciones de pareja que nos pueden anular?

Los profesionales de la psicología y la conducta humana tenemos en cuenta una serie de elementos característicos que, usados por parte de uno de los miembros de la pareja, pueden llegar a anular a la otra parte.

A continuación encontrarás un listado de las características más importantes que puedan anular a uno de los miembros de la pareja..

1. Celos

Los celos en la pareja son una de las principales fuentes de malestar que pueden llegar a anular a uno de los miembros de la misma o a ambos.

Aunque en algunas ocasiones suelen ser una respuesta habitual en algunas parejas, lo cierto es que los celos, cuando son recurrentes y muy intensos, pueden indicar que estamos ante un problema que puede derivar en situaciones de maltrato.

Es importante recordar que los celos excesivos en una persona no están tan relacionados con el amor sino más bien con la necesidad de controlar a la otra persona y que pueden ser el origen de una relación de pareja tóxica.

2. Control excesivo

La mayoría de las relaciones de maltrato también se basan en el control y el sometimiento hacia la otra persona, una forma de anularla como individuo, disminuir su autoestima y convertirla en un esclavo o esclava.

Algunas de las formas de control pueden ser imponer horarios estrictos de llegada a casa, prohibir quedar con amigos o familiares, opinar constantemente sobre el aspecto o la ropa del otro y también prohibir a la otra persona que se ponga determinada ropa o haga determinadas actividades.

Aunque no se llegue al extremo del maltrato, algunas relaciones se basan en un control sutil de una de las partes hacia la otra persona. En esos casos también es importante evitar que el otro miembro de la pareja nos controle o nos impida llevar a cabo cualquier actividad en la vida diaria; y en aso necesario, buscar ayuda y cortar la relación inmediatamente.

La forma de evitar un control excesivo de la pareja hacia uno mismo consiste en establecer límites y espacios propios donde la otra persona no tenga derecho a opinar ni a controlar nuestra voluntad.

3. Imposiciones

Otro elemento muy relacionado con el control en la pareja son las imposiciones: imposición de sus planes de futuro, gustos personales, etc.

De nuevo, resulta necesario reclamar los propios derechos e impedir que la otra persona nos imponga nada al margen de nuestra voluntad, estableciendo límites personales claros que no deben ser rebasados.

Para que una relación de pareja funcione correctamente se debe llegar a acuerdos o puntos en común mediante consensos y nunca imponiendo nada a la otra persona.

Parejas que nos anulan

4. Faltas de respeto

Las faltas de respeto son otra de las formas clásicas de anular al otro miembro de la pareja, y su presencia constante puede ser la señal definitiva de que estamos ante una relación tóxica o directamente basada en el maltrato.

Las faltas de respeto pueden ser sutiles o muy evidentes, y pueden darse tanto en público como en privado; en cualquiera de los casos, éstas tienen como objetivo humillar a la otra persona o someterla a la voluntad de la pareja.

5. Relación basada en el miedo al rechazo

Infundir miedo al abandono o al rechazo también es un mecanismo para anular al otro miembro de la pareja, y es una de las formas de maltrato más habituales que existen.

Una de las formas en las que puede presentarse el miedo como mecanismo de relación puede darse cuando uno de los miembros tiene miedo a expresar su opinión sobre algún tema por temor a que la otra persona se enfade.

6. Reparto desigual del trabajo

Como en cualquier otro tipo de relación, las relaciones de pareja deben basarse en la igualdad tanto de derechos como de obligaciones.

Un reparto desigual de las tareas de casa puede constituir una señal de maltrato o desconsideración hacia la otra persona y es también una forma eficaz de anular su voluntad o humillarla.

Compartir las tareas comunes, ya sea de la casa o con los hijos, es un signo de respeto y consideración hacia la otra persona y una buena forma de implicarse a fondo para asegurar el buen futuro de la relación.

7. Falta de empatía

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, y es una cualidad imprescindible para el funcionamiento de una relación de pareja, así como de cualquier otra interacción social.

A este respecto, es importante no solo ser consciente de los sentimientos de la otra persona sino también reaccionar en consecuencia y con rapidez para ayudar en todo posible siempre que nuestra pareja puede estar pasando por un período de malestar o haya tenido un día difícil.

8. Falta de reconocimiento de los méritos

Al igual que las faltas de respeto, la indiferencia hacia sus sentimientos o hacia los logros de la persona también es una manera de minar su autoestima y generar un estado de malestar.

Ser consciente de las necesidades de cariño o reconocimiento de nuestra pareja y estar atentos en todo momento sobre sus logros es una manera de mostrar afecto y dedicación.

9. Chantaje emocional

El chantaje emocional es una forma de manipulación muy habitual en algunas parejas y que ponen en práctica algunas personas con el objetivo de conseguir algo a cambio.

Esta práctica puede llegar a anular a la persona que es víctima del chantaje haciando que se sienta enteramente responsable del bienestar de la otra.

10. Críticas constantes

Algunas personas, tanto hombres como mujeres, tienen tendencia a criticar constantemente a sus parejas en todo lo que hacen o dicen, y a menudo esta forma de relación se convierte en un mecanismo cada vez más habitual conforme avanza la relación.

Tener una pareja que critica habitualmente cualquier aspecto de nuestra persona acaba resultando muy negativo a nivel psicológico y es un mecanismo de anulación muy efectivo.

Artículos relacionados