Cada persona es un mundo y cada uno de nosotros tiene unas características de personalidad distintas que nos hacen únicos. Mientras algunos individuos son más fríos y muestran poco sus sentimientos, otros son todo contrario: son muy sensibles.

En psicología se conoce como personas emocionales, o personas altamente sensibles (PAS) a aquellos individuos que procesan los datos sensoriales más profundamente debido a la naturaleza biológica de su sistema nervioso. Al menos esto es lo que han intentado demostrar algunos expertos en el tema.

En este artículo hablaremos de algunos rasgos y características de las personas emocionales.

El concepto de personas emocionales

Seguramente todos nosotros conocemos a alguien que es muy sensible, ya que los estudios científicos parecen indicar que 1 de cada 5 personas poseen esta característica de la personalidad.

Algunos psicólogos piensan que existe un tipo de individuo llamado “persona altamente sensible” (PAS), un término que acuñó la psicóloga Elaine Aron a principios de los años 90. Este pensamiento surge raíz de la publicación de su libro “The Highly Sensitive Person”, que la convirtió en pionera y líder principal de esta idea. También ha pasado a llamárseles personas emocionales como una simplificación del concepto.

Cómo son los individuos con alta emotividad

La sensibilidad es una característica o rasgo que todo el mundo tiene en algún grado u otro, pero mientras algunos algunos individuos son moderadamente sensibles, otros lo son en exceso. En general, las personas emocionales presentan una serie de singularidades:

  • Procesan los datos sensoriales de forma más profunda debido a las diferencias biológicas dentro del sistema nervioso.
  • Entre el 15 y 20% de las personas son emocionales.
  • El número de hombres y mujeres que son altamente sensibles es similar.
  • Las personas emocionales empiezan a mostrar indicios de dicha sensibilidad desde el momento del nacimiento
Si quieres saber más sobre el PAS, puedes leer nuestro artículo: “Personas altamente sensibles (PAS), ¿un nuevo rasgo de personalidad?

Características de las personas emocionales

Los estudios parecen indicar que el rasgo de personalidad de sensibilidad alta aparece en más de 100 especies animales, y según esta teoría, la razón se encuentra en la profundidad de procesamiento, que es responsable de en una mayor propensión a la sobre-estimulación, la reactividad emocional, la empatía y la sensibilidad a los estímulos.

Este tipo de personas presentan una serie de características. Para entenderlo mejor, a continuación puedes encontrar 10 características de las personas emocionales:

1. Son muy empáticas

Este tipo de personas son muy sensibles a las emociones de los demás, y se ponen fácilmente en el lugar del otro, al contrario de lo que ocurre con las personas narcisistas. Al sentir las emociones de manera más profunda e intensa, también perciben lo que los otros sienten con mayor facilidad y son más sensibles a los sentimientos de éstos.

La empatía es, sin duda, una de las mejores cualidades del ser humano. Sin embargo, en exceso puede causar problemas, por ejemplo, a la hora de tomar decisiones de manera racional.

2. Son más intuitivas

Las personas emocionales tienden a ser muy intuitivas, ya que son más sensibles al contexto y están más conectadas a sus emociones. Además, tienen la capacidad de procesar las sutilezas ambientales conscientemente o inconscientemente, que es como si procesaran más información que otros sin siquiera intentarlo.

3. Son más creativas

Los estudios muestran que este tipo de individuos son más creativos. De hecho, un gran número de personas emocionales se sienten atraídas y se desarrollan en los campos creativos como el arte, música, danza, teatro, etc. Si quieres saber más sobre la creatividad, puedes visitar nuestro artículo: “Los 7 rasgos de personalidad de las personas creativas

4. Tardan más en tomar una decisión

Dado que las personas emocionales recogen más sutilezas, normalmente pasan más tiempo pensando y procesando la información antes de participar y contribuir en una discusión. Suelen ser personas que razonan más y, por tanto, tardan más tiempo en tomar una decisión o tomar medidas, porque son más conscientes de las consecuencias y los matices en el significado de sus decisiones. Suelen considerar más opciones y posibles resultados antes de decidirse.

5. Suelen sentirse incomprendidas

Vivimos en una sociedad que tiende a evitar las emociones, donde ser sensible está incluso mal visto. Este tipo de personas suelen escuchar frases del estilo: “No te preocupes tanto”, “Piensas demasiado”, etc. Las personas emocionales pueden llegar a sentir que son incomprendidas.

Esto es más notorio en el caso de los hombres, que culturalmente tienen que dar una imagen de fortaleza y protección que no siempre encaja con el de una personalidad sensible. El PAS no debe confundirse con la introversión o la extraversión. De hecho, mientras que muchas personas emocionales son introvertidas, el 30% de ellas son extrovertidas.

6. Son más respetuosas y educadas

Las personas emocionales son muy conscientes y empáticas, por tanto, son respetuosas con los demás. Al ser más sensibles a los sentimiento de otros, no les gusta hacer a los demás lo que no quieren para ellos. Además, entienden mejor las reacciones de los otros y como su comportamiento afecta a las relaciones interpersonales, por lo que tienden a ser más educados.

7. Son muy sensibles a la críticas

El ser empático y ser una persona emocionalmente sensible, también significa que la persona encaja peor las críticas. Esto ocurre porque experimentan las emociones de manera más fuerte y procesan la información más profundamente, tanto para lo bueno como para lo malo.

Las críticas les resultan muy hirientes porque se las toman muy a pecho. Algunos, a menudo, emplean ciertas estrategias para minimizar la probabilidad de ser criticados. Por ejemplo, evitan las situaciones en las que puedan experimentar críticas o se juntan con personas agradables.

8. Reaccionan de manera muy pasional

Dado que las personas emocionales experimentan la vida más intensamente y sienten un mayor dolor emocional que otros. Por tanto, responden y reacción de manera más intensa que los demás en una determinada situación, ya que tienen una mayor respuesta al dolor, al malestar y la experiencia emocional. Son personas más susceptibles al llanto y reaccionan de forma más pasional.

9. Trabajan bien en equipo

Dado que las personas emocionales son personas reflexivas y poseen habilidades sociales como la empatía, suelen ofrecer compromiso, comprensión y sabiduría a una un proyecto de equipo. Asimismo, a la hora de tomar decisiones, son buenos en la exploración de diferentes enfoques y soluciones, así como el análisis de los pros y contras. Ahora bien, quizás flaquean a la hora de tomar la decisión final.

10. Son más susceptibles a la ansiedad o a la depresión

Este tipo de personas absorben las emociones positivas fácilmente, pero también las negativas. Y es que las experiencias desagradables afectan a todo el mundo, pero especialmente a estas personas, que son más propensas a sufrir ansiedad o depresión. Este tipo de individuos tienden a la reflexión y se recrean en su lado emocional, por lo que las situaciones difíciles también les impactan mucho más y les cuesta superarlas.