Vivimos en una sociedad consumista y en la era de la sobre-información. Este año 2020 está siendo uno de los más difíciles en un sentido no solo de salud, sino también económico, social, familiar, psicológico y emocional.

La pandemia por coronavirus que comenzó a aparecer en los medios (y más tarde en nuestras vidas) a principios de año ha dejado unos importantísimos meses de confinamiento, y por lo tanto una huella psicológica en la población. Desde los medios las noticias continúan.

Pero... ¿qué hay de verdad en esto? ¿Cómo nos ha afectado realmente esta pandemia y cómo nos continúa afectando en relación a nuestro bienestar y crecimiento personal? Y sobre todo, ¿qué nos estamos realmente encontrando los psicólogos en la consulta?

Impacto psicológico de la pandemia del coronavirus en la sociedad

Habrás leído muchas noticias que hablan sobre aumentos en los casos de ansiedad, estrés e incluso depresión, que pueden causar una pandemia aún más grave por trastornos del estado del ánimo.

Sin embargo, esto es aún hoy día difícil de predecir, ya que no se han realizado investigaciones concluyentes sobre ello. Lo único que los psicólogos sabemos es qué está ocurriendo ahora con las personas que acompañamos y, sobre todo, cómo solucionarlo.

¿Por qué es tan urgente que solucionemos estas dificultades cuanto antes? Porque también está existiendo un aumento considerable de personas que están consumiendo anti depresivos y ansiolíticos, y aunque bien es cierto que en algunas ocasiones y bajo un diagnóstico correcto las personas pueden llegar a necesitar de fármacos, no es la solución real ni definitiva para tratar la inmensa mayoría de estos problemas.

Desde hace más de 10 años acompaño como psicólogo y coach a personas en sus procesos de cambio personal (o profesional) y los datos son claros: cuando existe un consumo farmacológico (no estrictamente necesario en muchos casos) la recuperación es más lenta y la posibilidad de aprendizaje se limita.

Recuerda: no podemos cambiar el mundo ni a las personas (ni por supuesto a la actual situación de pandemia) pero sí podemos aprender a entender y a gestionar nuestras emociones y a llevar esta situación lo mejor posible (e incluso salir fortalecidos de ella).

4 implicaciones nuestra vida personal, psicológica y emocional

Desde la psicología social se ha investigado durante cuánto tiempo y qué efectos psicológicos causa una situación de impacto social que modifique nuestro estilo de vida. Actualmente no es posible medir el impacto a largo plazo que puede tener esta pandemia sobre nuestras vidas, pero sabemos, por ejemplo, que el impacto de la guerra civil española y su posteriores cuarenta años de dictadura tienen un efecto de hasta siete generaciones (conductas sumisas, miedo a la autoridad, cierta violencia intrafamiliar, inseguridad, etc.).

Los efectos de la pandemia son por ahora un misterio, pero sí sabemos algo: que la pandemia continúa (desde los medios, nuestra vida social, la incertidumbre, etc.) y que ya ha causado unos estragos claros en las personas. Desde el mes de marzo, han aumentado en consulta (en mi caso, consulta totalmente online, ya que acompaño a personas de cualquier lugar del mundo) los casos de personas que estaban a punto de consumir medicación o de estar ya consumiéndola.

En esos casos la recuperación existe, pero es más gradual y es necesario más tiempo. Por esta razón es importante atajar el problema cuanto antes y transformarlo en una solución (gracias a tu propio aprendizaje y cambio personal).

En este vídeo te cuento de forma detallada cuáles son estos 4 impactos y cómo puedes afrontar la dificultad y ante todo que sea un aprendizaje que te sirva para toda tu vida.

Desde empoderamientohumano.com acompaño como psicólogo y coach y desde hace más de 10 años a personas que quieren conseguir cambios en su vida gracias a su propio cambio personal. Actualmente, los cambios que las personas más están necesitando es precisamente aprender a gestionar toda esta ansiedad, miedo, inseguridad y desánimo que nos ha contagiado la pandemia.

Las emociones no son en sí mismas negativas, sino una información necesaria que nos ayuda a reaccionar, conocernos, adaptarnos y crecer. Ignorarlas implica que nos conquistan y terminamos por vivir en función de ese miedo y ansiedad, aunque la pandemia ya haya terminado. Si aprendes a entenderlas y a gestionarlas, las tendrás de tu lado para vivir con confianza, paz, aceptación, además de la prudencia necesaria (vivir "sin miedo" no solo es imposible sino disfuncional. El miedo es necesario pero que no conquiste tu vida lo es aún más).

La exposición al miedo que experimentamos desde los medios (no solo desde la televisión sino prácticamente desde todos nuestros dispositivos electrónicos) nos ha causado una constante sensación de alerta, lo cual genera angustia y ansiedad. El miedo, la sensación de alarma, es funcional solo durante un tiempo práctico y muy breve. Cuando conquista nuestro día a día puede llevarnos con premura a una situación ansiosa y depresiva.

La solución no puede venir desde fuera, ya que no podemos controlar lo que pasa a nuestro alrededor. La única solución que puedes manejar es tu propio cambio personal. Los psicólogos y coachs, al respecto, solo podemos decidir facilitar la ayuda en lugar de ponerla más difícil. Ante todo, ten muchos ánimos, ilusión y compromiso. Todo va a cambiar si el cambio se da en ti.