¿Cómo saber si las personas tóxicas están dañando tu salud mental?

Así es como las relaciones tóxicas desgastan nuestra salud mental de manera cotidiana.

Cómo saber si las personas tóxicas están dañando tu salud mental

Cómo saber si las personas tóxicas están dañando tu salud mental La forma en la que nos relacionamos con nuestro entorno tiene una repercusión directa en nuestra salud mental, por eso resulta tan importante establecer relaciones interpersonales sanas y adaptativas.

Cuando una relación no cumple los requisitos más elementales de convivencia y afecta de una forma u otra a cada uno de los miembros de la misma o bien a una sola parte, decimos que estamos ante una relación tóxica.

A continuación veremos de manera resumida en qué consisten las relaciones tóxicas y veremos de qué manera este tipo de relaciones pueden dañar a la salud mental de las personas.

¿Qué son las relaciones tóxicas?

Las relaciones tóxicas son aquellas en las que se produce, de manera voluntaria o no, un daño hacia una de las partes o bien hacia ambas personas que conforman la relación, y que además generan un efecto de "círculo vicioso" que les da continuidad repitiendo una y otra vez acciones dañinas para uno o ambos integrantes.

Las personas que están inmersas en una relación tóxica, que puede ser de amistad, de pareja, familias o de trabajo, suelen experimentar sentimientos de angustia, sufrimiento, ansiedad o estrés por el propio efecto y las dinámicas de la relación.

Existen muchos tipos de relación tóxica, las más frecuentes y reconocibles son las relaciones tóxicas en la pareja, pero también existen relaciones tóxicas entre amigos o familias que son mucho más difíciles de detectar.

Puesto que las personas somos distintas y nadie es igual a otro, este tipo de relaciones suelen tener una gran afectación en la salud mental de la víctima, mediante alteraciones que puede ser mayor o mejor en función de su personalidad y las estrategias psicológicas personales que tenga cada uno para afrontar adversidades.

Relaciones tóxicas

Cómo saber si una relación tóxica está dañando tu salud mental

Algunas relaciones tóxicas pueden afectar verdaderamente a la salud mental de las personas, aquí presentamos de manera resumida los principales focos de afectación psicológica de este tipo de relaciones.

1. Buscas la aceptación constante de esa persona

Buscar constantemente la aceptación de esa persona en particular suele ser un signo de dependencia emocional, un fenómeno en el cual se basan muchas relaciones tóxicas tanto de pareja tanto con amigos como con familiares.

Las personas que desarrollan una dependencia emocional hacia otra persona suelen creer que su felicidad está vinculada necesariamente a la otra y que jamás podrán ser felices ni lograr nada si no es con esa persona en particular.

En este tipo de relaciones de dependencia, existe habitualmente una persona dominante que es quien va propiciando progresivamente que la otra parte sea cada vez más dependiente de su aceptación, su afecto o su amor, una dinámica negativa y muy tóxica.

2. Sientes miedo hacia esa persona

El miedo que siente una persona hacia la otra es una de las claves esenciales con la que se pueden identificar las relaciones de tipo tóxico.

Cuando una relación se basa en el miedo y una de las personas se mueve por la evitación de ciertas reacciones por parte del otro, a la larga eso dañará notablemente la salud mental de quien mantiene una actitud sumisa.

Este miedo puede estar inspirado por muchos motivos: por ejemplo puede existir el miedo a que nuestra pareja se enfado por algo que hacemos y nos deje, por miedo a ser maltratado o bien por miedo a que dejen de querernos.

3. Evitas conflictos con esa persona

Evitar a toda costa cualquier tipo de conflicto con esa persona también puede ser consierado un signo inequívoco de relación tóxica; lo normal en las relaciones saludables es que existan desacuerdos y discusiones de vez en cuando, dado que ambos integrantes de la relación siguen manteniendo un cierto nivel de autonomía y de intereses propios.

Poner todo el empeño posible para no discutir o que no haya conflictos con esa persona por miedo a que se enfade o nos abandone, es una de las dinámicas clásicas que caracterizan las relaciones tóxicas.

Este miedo generalmente acaba provocando, como se ha indicado, que la persona que lo siente acabe cediendo en todo y accediendo a cualquier de las peticiones o exigencias que tenga la persona dominante, para evitar cualquier tipo de discusión.

4. Tu autoestima baja considerablemente

En las relaciones tóxicas es habitual que una de las personas acabe desarrollando una baja autoestima al tratar habitualmente con una persona que mine su autoconcepto o bien le haga sentir mal. Este fenómeno psicológico puede no ser identificado con facilidad a menudo, pero una vez identificado, se trata de una de las pruebas más fehacientes de que nos encontramos ante una relación tóxica.

Las personas tóxicas suelen acabar erosionando tanto la autoestima de la persona que quieren dominar, de modo que sus excesos y abusos sean pasados por alto o incluso se genere un vínculo de dependencia.

5. Sientes que te aleja de tu círculo social

Alejar a la víctima de su círculo social es otra de las características clásicas que se suceden en las relaciones tóxicas por parte de personas tóxicas que las integran.

Este círculo social incluye tanto a amigos como a familiares cercanos y cuando hay una relación tóxica de por medio, ocurre un progresivo deterioro consciente y activo de ese vínculo para aislar a la persona que está siendo manipulada.

6. Asumes con normalidad los intentos de control sobre ti

Los intentos de control permanente y los celos pasan a ser un elemento cotidiano en las relaciones tóxicas, hasta el punto de que nadie los cuestiona. Eso hace que el vínculo se deteriore rápidamente, porque se entra en un círculo vicioso de control y manipulación al no ponerle freno.

La tendencia a controlar lo que hace la otra persona todo el tiempo, investigar sus relaciones sociales e incluso sus dispositivos móviles y redes sociales, es un signo incuestionable de relación tóxica entre dos personas.

7. Te culpas por los abusos y faltas de respeto que sufres

Los abuso y las faltas de respeto en una relación generan un gran malestar y sufrimiento en la persona que los padece, y una posterior afectación en su salud mental y psicológica. Ahora bien, en las relaciones tóxicas consolidadas, es común culparse a uno mismo de estar sufriendo ese rol de víctima.

Existen muchas modalidades de abuso y faltas de respeto en las relaciones tóxicas, desde las humillaciones, las burlas constantes a otras más graves como el abuso sexual y las agresiones sexuales.

¿Buscas servicios de asistencia psicológica?

Si quieres contar con asistencia psicológica profesional, ponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Tomás Santa Cecilia y me especializo en la intervención desde el modelo cognitivo-conductual. Puedo ayudarte de manera presencial u online.

  • Hewitt, J.P. (2009). Oxford Handbook of Positive Psychology. Oxford University Press.
  • Orth U.; Robbins R.W. (2014). The development of self-esteem. Current Directions in Psychological Science. 23 (5): 381–87.

Psicólogo

Madrid
Terapia online

Tomás Santa Cecilia es psicólogo, consultor, formador y Director de CECOPS Centro de Consultoría Psicológica. Es Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Máster Profesional en Psicología Cognitivo Conductial Avanzada (Albor-Cohs) y Miembro de The New York Academy of Sciences y de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) entre otras cosas. Trabaja desde el Análisis Conductual Aplicado y la Terapia Cognitivo-Conductual.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados