¿Es malo dormir con plantas en la habitación?

¿Es cierto que dormir en una habitación con plantas no nos permite oxigenarnos bien?

Ana Chuan

Ana Chuan

¿Es malo dormir con plantas en la habitación?

Seguro que más de una vez (y más de dos) te habrán advertido de los riesgos que puede suponer para tu salud el hecho de dormir en una habitación en la que hay presentes plantas como un elemento decorativo más.

Esta creencia tradicional da por hecho que las plantas van a utilizar todo el oxígeno presente en la habitación, necesario también para la respiración de los seres humanos, dejándonos sin la cantidad suficiente para nosotros.

El pensamiento popular de que las plantas nos “roban” el oxígeno está muy extendido, pero ¿cuánto tiene de cierto? A continuación, analizaremos cómo actúan las plantas en algunas de sus funciones biológicas y lo que realmente puede suponer para nosotros compartir un espacio con ellas.

Las funciones biológicas de las plantas

Las plantas son seres vivos, y, por tanto, van a tener ciertas funciones vitales que llevar a cabo para poder sobrevivir, siendo principalmente tres: la nutrición, la relación y la reproducción. Algunos de los procesos que llevan a cabo para realizar estas funciones vitales, principalmente la nutrición, y en los que vamos a poner especial atención hoy, son la fotosíntesis y la respiración.

La fotosíntesis

La fotosíntesis es un proceso llevado a cabo por las plantas, las algas y algunos tipos de bacterias, en un orgánulo específico denominado cloroplasto. En líneas generales, durante este proceso, las plantas van a aprovechar la energía obtenida de la luz solar para la producción de materia orgánica a partir de materia inorgánica.

Para obtener estos productos orgánicos finales, las plantas necesitan utilizar algunos compuestos inorgánicos, que en este caso son el dióxido de carbono (CO2) y el agua (H2O), que toman del aire y del suelo.

A partir de ellos y de la energía luminosa, van a obtener energía química, que quedará almacenada en forma de hidratos de carbono o azúcares, como la glucosa, que servirán como fuente de energía para la planta. Todo este proceso de fotosíntesis va acompañado, en las plantas, de la liberación de otro compuesto al medio, el oxígeno (O2), fundamental para la mayoría de las formas de vida presentes en el planeta Tierra.

La respiración

Por su parte, la respiración vegetal se define como el conjunto de reacciones que ocurren en unos orgánulos de las plantas, las mitocondrias, a través de las cuales los hidratos de carbono que se habían sintetizado durante la fotosíntesis vuelven a convertirse en moléculas inorgánicas (dióxido de carbono y agua).

En estas reacciones se va a liberar energía, que queda almacenada en un intermediario energético, el ATP (adenosín trifosfato), para finalmente ser utilizada por la planta para realizar sus funciones vitales (crecimiento de los órganos, transporte de compuestos y procesos de reparación, entre otras).

¿Es malo dormir en habitaciones con plantas?

Las plantas realizan la fotosíntesis a lo largo de todo el día, aunque pudiéramos pensar que necesitan de la luz del Sol, y que, por tanto, sólo ocurriría durante las horas de luz del día. Esto es así porque durante este proceso hay dos tipos de reacciones, las que dependen de la luz solar y las que son independientes de ella.

Del mismo modo, las plantas están realizando las reacciones propias de la respiración continuamente, tanto por el día como por la noche. Esta reacción de respiración es la que realizan de forma similar a nosotros, tomando oxígeno (O2) y desprendiendo dióxido de carbono (CO2), y, por tanto, es en la que tenemos que fijarnos para ver si las plantas son realmente unas competidoras reales en la obtención de “nuestro” oxígeno.

¿En qué medida nos afectan estos procesos de las plantas?

De acuerdo con lo que dice nuestro pensamiento popular sobre lo negativo que puede ser dormir en una habitación en la que hay plantas, lo primero que tenemos que plantearnos es por qué únicamente nos preocupa una parte del día, la noche.

Tal y como hemos visto un poco más arriba, el proceso en el que las plantas “compiten” con nosotros por el oxígeno presente en el ambiente es la respiración, y esta reacción está ocurriendo de forma continuada a lo largo del día, con lo que en el caso de tener que preocuparnos (que ahora veremos que no hay motivo alguno para ello), tendría que ser durante las 24 horas del día.

Además, el punto clave que nos hace descartar a las plantas como unas enemigas con las que compartir habitación, es el volumen de oxígeno que consumen. Al contrario de lo que sucede con nosotros, lo seres humanos, las plantas consumen unos volúmenes de oxígeno ínfimos en comparación a los que podría consumir una persona, de ahí que su compañía no resulte perjudicial para nosotros. Si compartir habitación con otra persona, que consume aproximadamente entre el 2-3% del oxígeno presente en la estancia durante la noche, no es perjudicial para nosotros, imaginad con una planta, que consume en torno al 0,1% del oxígeno que puede haber en la habitación.

Por último, por si no fuera poco el gasto tan pequeño de oxígeno que hacen las plantas, debemos tener en cuenta que, por lo general, el número de plantas que podemos llegar a tener en una habitación es bastante reducido. Con esto queremos decir que ni aun teniendo un buen número de plantas en nuestro dormitorio, la suma de los gastos de oxígeno que hiciera cada una de ellas sería suficiente para hacer peligrar la cantidad de oxígeno que quedaría disponible para cubrir nuestras necesidades respiratorias durante la noche.

Efectos positivos de tener plantas en la habitación

Una vez desmentida la información que nos hace llegar este famoso mito, vamos a ir un paso más allá para alejarnos de esas afectaciones negativas planteadas tradicionalmente, para analizar los posibles efectos positivos que nos puede aportar la presencia de las plantas en nuestras estancias.

Por un lado, van a favorecer el crear un buen ambiente en nuestro dormitorio, ya que como elemento decorativo van a generar un clima muy agradable y van a aportar una sensación de vitalidad y frescura que puede generar en nosotros un impacto muy positivo, influyendo en nuestro estado de ánimo.

Del mismo modo, muchas de ellas desprenden fragancias que van a permitir crear una sensación de buen olor en nuestra estancia. Además, gracias a estos olores se puede favorecer un descanso de mejor calidad para nosotros y la desaparición de los tan molestos insectos que aparecen en nuestro dormitorio, gracias a que algunas de ellas tienen compuestos que actúan como repelentes de forma natural.

Ejemplos de plantas con un impacto positivo en nuestro entorno

Por último, una vez visto que las plantas son buenas compañeras de habitación, queremos ejemplificar algunas de ellas, capaces de aportarnos algunos aspectos positivos, más allá de su estética, ya sea favoreciendo nuestro bienestar, nuestro descanso o ayudando a eliminar los insectos que campan por nuestras habitaciones, especialmente en los meses de verano.

1. Aloe vera

El aloe vera (o sábila) es un gran aliado para nuestros hogares. Además, de las popularmente conocidas propiedades antiinflamatorias y nutritivas para nuestro cuerpo, la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio) ha demostrado que esta planta es capaz de purificar el aire de nuestras estancias, mejorando su calidad y actuando contra compuestos contaminantes nocivos presentes en nuestra vida cotidiana como el formaldehído y el benceno. Lo único que va a necesitar el aloe vera para aportarnos estos efectos positivos es un rincón bien luminosos de nuestra estancia y que le aportemos el agua necesaria, que no es demasiada en este caso.

Aloe vera

2. Albahaca

La albahaca es una planta aromática que, además de ser un elemento fundamental en la gastronomía de muchas regiones, se ha venido utilizando tradicionalmente como repelente para los mosquitos. Además de ahuyentar a estos insectos, es capaz de evitar el crecimiento de sus larvas, con lo que, con la presencia de nuestra albahaca en las estancias de nuestro hogar, podremos descansar de estos molestos insectos que tanto nos incomodan, especialmente en verano.

Albahaca

3. Lavanda

Las flores de la lavanda tienen un aroma muy fresco, que va a permitir crear un ambiente muy agradable en las estancias de nuestra vivienda. Además de su belleza y su buen aroma, esta planta nos va a permitir alejar algunos insectos no deseados de la casa, como las polillas, las moscas y los mosquitos.

Por otro lado, sus flores secas tienen infinidad de usos, tanto a nivel decorativo únicamente, como para perfumar el interior de nuestros muebles y armarios con bolsas aromáticas.

Lavanda en maceta
  • Photosynthesis (s.f.). National Geographic. Recuperado de https://www.nationalgeographic.org/encyclopedia/photosynthesis/
  • Ribas-Carbó, M. y colaboradores (2013). La respiración de las plantas. En Azcón-Bieto, J. y Talón, M., Fundamentos de Fisiología Vegetal (pp. 265 – 285). Mc Graw Hill.
Ana Chuan

Ana Chuan

Biotecnóloga

Ana Chuan Durá es biotecnóloga formada por la Universidad Politécnica de Valencia.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados