Un medicamento con diversos usos.

Traumatismos, cortes, inflamaciones, infecciones… Son muchos los elementos que pueden causarnos diferentes tipos y grados de dolor físico. Pese a que la percepción del dolor es en principio adaptativa ya que nos permite saber que algo no funciona correctamente o nos está causando algún daño (pudiendo intentar hacer algo para evitarlo), lo cierto es que por lo general es extremadamente aversivo, siendo algo que la mayoría de personas preferiría evitar experimentar.

Además el dolor, cuando es intenso, puede ser altamente invalidante hasta el punto de impedir nuestra funcionalidad, especialmente cuando se debe a elementos sobre los que no tenemos un control directo o que precisan de un proceso para poder curarse o solucionarse. Afortunadamente, a lo largo de la historia se han ido descubriendo y posteriormente sintetizando diferentes sustancias que disminuyen la nocicepción o percepción de dolor. Uno de ellos es el fármaco conocido como Nolotil, del que vamos a hablar en este artículo.

¿Qué es y para qué sirve el Nolotil?

El nombre de Nolotil hace referencia al nombre comercial de un fármaco relativamente habitual en nuestro país, cuyo principal principio activo es el metamizol o dipirona. El mecanismo de acción de este medicamento no es por entero conocido, si bien se ha observado inhibir la síntesis de prostaglandinas que contribuyen a la activación de los nociceptores.

Se trata de un fármaco cuyo uso más conocido es el que proviene de sus efectos como analgésico, disminuyendo y tratando el dolor propio de diferentes enfermedades y alteraciones. Además de ello posee también efecto antipirético, siendo capaz de reducir la fiebre, y antiespasmolítico (es decir que también tiene efecto reduciendo los espasmos musculares y el dolor asociado a estos). Aunque técnicamente no es un antiinflamatorio, en dosis supraterapéuticas ha manifestado ser de utilidad para calmar y rebajar inflamaciones, si bien la dosis empleada para ello puede generar toxicidad.

Está disponible en una gran variedad de posibles presentaciones entre las cuales destaca la más habitual: en forma de cápsula dura para tomarse por vía oral. Sin embargo también puede encontrarse en forma de ampolla (también para utilizarse por vía oral). Además existe presentación como inyectable por vía parenteral (si bien sólo debe utilizarse en casos muy concretos) o incluso por vía anal en forma de supositorio.

El Nolotil posee mayor potencia que otros de uso habitual como el paracetamol o el ibuprofeno, pero por contra también tiene mayores riesgos y efectos secundarios e incluso tóxicos que ha hecho que en algunos países se haya prohibido.

Indicaciones principales

Tal y como hemos dicho el Nolotil tiene propiedades analgésicas, antipiréticas, antiespasmódicas e incluso en determinadas dosis antiinflamatorias, pudiendo emplearse para el tratamiento de una gran variedad de trastornos.

Lo más habitual es su uso en dolores agudos, especialmente en el caso de aquellos propios de intervenciones quirúrgicas o derivados de traumatismos. También se emplea para aliviar dolores de tipo oncológico (es decir generados por tumores) o en cólicos y espasmos de origen visceral o muscular. No es infrecuente también su uso a nivel odontológico.

Pese a su poder para bajar la fiebre, suele usarse únicamente cuando esta no se rebaja con otros fármacos antitérmicos. Si bien a nivel popular se utiliza en ocasiones para la cefalea o dolor de cabeza, no resulta recomendable debido a los riesgos que supone.

Efectos secundarios

Nolotil es un fármaco que goza de gran popularidad y que ha manifestado una gran utilidad en el tratamiento del dolor provocado por diversas enfermedades y condiciones, mas sin embargo también puede generar una serie de efectos secundario e incluso tóxicos que hay que merece la pena tener en cuenta.

Entre los más frecuentes podemos encontrar un probable descenso de la tensión arterial, pudiendo llegar a generar hipotensión. También pueden aparecer reacciones alérgicas y erupciones, molestias gastrointestinales y dificultades respiratorias.

Más graves y menos frecuentes son la presencia de arritmias, reacciones alérgicas graves (pudiendo llegar a shock anafiláctico), leucopenia o disminución de glóbulos blancos en sangre, necrólisis tóxicas en la piel, dificultades en la micción, inflamación renal, hemorragias en el tubo digestivo o incluso que la anteriormente citada tensión arterial baje de una forma brusca y extrema (algo que reviste gran peligro).

Uno de los posibles efectos secundarios de su administración y una de las causas que se haya prohibido en países como Reino Unido o Estados Unidos es la agranulocitosis (alteración en que uno de los tipos de leucocitos o glóbulos blancos se reducen de tal manera que el cuerpo está mucho más frágil, pudiendo conducir a la muerte). Otro posible efecto secundario con potencial mortal podría ser una sepsis o infección generalizada, así como el fallo renal.

Contraindicaciones

Además de los anteriores efectos secundarios y en parte en base a ellos es necesario tener en cuenta que el Nolotil presenta también contraindicaciones o situaciones en que debe analizarse detenidamente la idoneidad de su uso.

Para empezar deben evitar tomar Nolotil todas aquellas personas que presenten hipersensibilidad o alergia a este fármaco o a otros de composición semejante, incluyendo obviamente todos aquellos que hayan presentado agranulocitosis derivada de aplicaciones previas del mismo. También personas con asma de cualquier tipo, reacciones alérgicas por analgésicos, casos de porfiria hepática intermitente aguda, problemas de médula ósea o sangre o problemas genéticos relativos a la glucosa 6-fosfato-deshidrogenasa.

Se encuentra también contraindicada durante el embarazo y en la etapa de lactancia, tanto en la madre como en el menor. No es recomendable tampoco en personas de edad muy avanzada o con problemas renales o hepáticos, así como en aquellos con la tensión arterial ya de por sí baja o inestable. También se recomienda precaución en el uso de vehículos o maquinaria peligrosa si se emplea en dosis elevadas, y debe evitarse su consumo junto a alcohol u otras drogas (teniendo precaución también en el caso de fármacos).

Referencias bibliográficas:

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (2011).Prospecto: Información para el usuario. Nolotil 575 mg cápsulas duras. Metamizol magnésico. [Online]. Disponible en: https://www.aemps.gob.es/cima/pdfs/es/ft/47633/47633_ft.pdf
  • Buitrago-González, T.P.; Calderón-Ospina, C.A. y Vallejos-Narváez, A. (2014).Dipirona: ¿Beneficios subestimados o riesgos sobredimensionados? Revisión de la literatura. Revista Colombiana de Ciencias Químico-Farmacéuticas, 43 (1). Bogotá.