¿Para qué sirve la gratitud? Las principales ventajas de este sentimiento

Estos son los beneficios psicológicos de experimentar y expresar gratitud en nuestras relaciones.

Luis Martínez-Casasola Hernández

Luis Martínez-Casasola Hernández

¿Para qué sirve la gratitud?

Todos conocemos el sentimiento de gratitud y lo hemos experimentado en innumerables ocasiones a lo largo de nuestras vidas.

Sin embargo, existen aspectos acerca del mismo sobre los que puede que aún no hayamos reflexionado. Incluso su propia definición resulta algo compleja. Dedicaremos, por lo tanto, estos párrafos a clarificar todo lo relativo a la gratitud y a conocer sus ventajas.

¿Qué es la gratitud?

Antes de poder adentrarnos en la pregunta de para qué sirve la gratitud, es importante profundizar sobre este concepto, pues como ya adelantábamos, en muchas ocasiones ni siquiera hemos reparado en el propio significado de este concepto. Podríamos decir que la gratitud es un sentimiento de aprecio y valoración hacia otra persona por habernos reportado un determinado beneficio.

Este beneficio puede ser de índole muy diversa, desde un favor realizado, un acto de generosidad, un regalo, etc. Incluso puede que aún no se haya recibido aún el elemento que supone un beneficio, sino que se ha establecido la promesa o la intención de realizarlo en un futuro, lo cual ya despierta el sentimiento de gratitud.

Responder a la cuestión de para qué sirve la gratitud no era sencillo hasta hace un tiempo, pues históricamente, en psicología, se ha tendido a estudiar más profundamente emociones que pueden resultar opuestas a esta, como la angustia. Fue ya en el siglo XXI cuando se intensificaron las investigaciones acerca de las emociones de corte positivo, generando en los autores el mismo interés que las negativas.

Como ocurre con otros factores de la personalidad, los investigadores establecen una distinción entre la gratitud como estado y la gratitud como rasgo. Cuando hablamos del estado de gratitud, nos referimos a ese sentimiento provocado en un momento dado como respuesta a una acción de bondad hacia la persona.

En cuanto al rasgo de gratitud, sería una tendencia en la personalidad del sujeto en cuestión a experimentar dicho sentimiento, o hacerlo con más intensidad que otros.

Una cuestión a tener en cuenta, antes de adentrarnos en el interrogante de para qué sirve la gratitud, es que no debemos confundir este concepto con el de sentirse en deuda. Si bien ambos pueden aparecer a la vez, y de hecho lo hacen, tras obtener un determinado beneficio, como ya mencionábamos, sus implicaciones son diferentes.

El caso de la gratitud ya lo hemos descrito. Respecto al sentimiento de deuda, implica una necesidad de corresponder al beneficio percibido con otro similar hacia la persona que lo ha proporcionado, estableciendo una reciprocidad entre las acciones.

¿Para qué sirve la gratitud? Sus beneficios

Ahora que ya conocemos con más nivel de detalle lo que significa este concepto, podemos enfrentarnos a la pregunta que nos ocupa: ¿para qué sirve la gratitud? Vamos ahora a repasar las diferentes respuestas que se pueden dar a esta cuestión.

1. Bienestar

La respuesta más sencilla a para qué sirve la gratitud es, sencillamente, porque nos hace sentirnos mejor. Se ha comprobado que este tipo de emociones desencadena una serie de reacciones en nuestro organismo que se traducen en un aumento en nuestra felicidad a nivel mental, pero también en un incremento del bienestar a nivel físico.

En ese sentido, el estudio de Patrick Hill de 2012, comprobó que los sujetos con una mayor tendencia a mostrarse agradecidos, también reportaban una mejor salud física en sus informes. No se puede establecer una relación de causalidad, pero sí una correlación, por lo que una persona que sea agradecida, puede tener una mayor probabilidad de contar con una salud mental y física mejor que otra que no lo sea.

Puede que uno de los factores implicados en esta relación sea el del descanso. Se ha comprobado que el pensamiento acerca de emociones positivas (y la gratitud es una de ellas) antes de iniciar el periodo de sueño, ayudan a que este sea más profundo y reparador. Por lo tanto, alguien que tienda a mostrarse agradecido, podrá contar con más pensamientos de corte positivo sobre los que reflexionar.

Esta primera respuesta a para qué sirve la gratitud ya nos está aportando una información muy valiosa. Y es que las personas agradecidas también suelen tender a mostrar otras características que les hacen ser más felices. Pueden sentirse más seguras de sí mismas, contar con relaciones sociales satisfactorias y contar con estrategias de afrontamiento para las dificultades.

Estas condiciones hacen a estos sujetos menos propensos a sufrir patologías psicológicas como la ansiedad o la depresión. En definitiva, todas estas condiciones establecen una relación correlativa entre el hecho de mostrarse agradecido de una manera habitual y el bienestar a todos los niveles, o la felicidad.

2. Motivación

Por si la felicidad no fuera suficiente, existen otros elementos que pueden ser también respuesta a para qué sirve la gratitud. Uno de ellos es el de la motivación. Y es que la emoción de agradecimiento puede convertirse en un excelente motor para promover determinados comportamientos.

Un estudio dirigido por Carey en 1976 comprobó cuál era el efecto del agradecimiento para la motivación de los consumidores, en este caso de una joyería. Se crearon tres grupos de clientes. Al primero de ellos, tras realizar la compra, no se les volvió a contactar. Con el segundo se estableció contacto, pero únicamente con un fin informativo respecto a la transacción realizada.

En cuanto al tercero, se utilizó la llamada tanto para informarle de la compra realizada como para agradecerle dicha acción. Pasado un tiempo, se estudió la recurrencia de todos estos clientes. En el primer grupo no se apreció una tasa significativa, es decir, los clientes no volvieron a comprar en dicho comercio. Los del segundo, volvieron a comprar en un 30% de las ocasiones.

Pero el tercer grupo es el que responde a la pregunta de para qué sirve la gratitud. Y es que, estos consumidores, en promedio, regresaron al establecimiento para comprar nuevos productos en un 70% de los casos. Observamos, por lo tanto, un crecimiento espectacular, y todo ello basado en un único factor: el del agradecimiento.

No es la única investigación al respecto. También se ha comprobado que se recibe una mayor cantidad de propinas cuando los camareros escriben en la cuenta algo tan sencillo como la palabra “gracias” antes de entregársela a los clientes.

3. Altruismo

Hemos visto dos razones de peso que responden a para qué sirve la gratitud. Pero aún podemos encontrar otra, y es nada menos que el altruismo. El altruismo podría definirse como toda conducta que una persona ejerce para ayudar a otra sin que medie ningún tipo de recompensa por ello.

En última instancia, y llevando la situación al extremo, el altruismo supone reducir las probabilidades de supervivencia de uno mismo en favor de las de otro individuo. Este tipo de comportamiento es habitual cuando existe una relación de parentesco, especialmente de padres a hijos. Sin embargo, también puede observarse entre sujetos que no comparten vínculos genéticos, ni siquiera emocionales.

Lo que se ha averiguado a través de diferentes investigaciones, es que aquellas personas que se sienten más agradecidas, tienden a tratar de ayudar a más personas de manera desinteresada. En otras palabras, aquellas personas que experimentan la gratitud de forma habitual, bien por repetición del estado de gratitud o bien por contar con un rasgo de la misma, van a tener mayor probabilidad de ejercer comportamientos altruistas.

Esta correlación tiene importantes implicaciones, ya que lo que estamos observando es que, una persona que ha experimentado gratitud y, por lo tanto, ha obtenido beneficios tan importantes como sentirse mejor física y mentalmente, mejorando su bienestar e incluso experimentando sentimientos de felicidad, además va a tratar de ayudar a otras personas que lo necesitan.

Es decir, de alguna manera, va a exportar ese sentimiento de bienestar hacia otros individuos, a través de acciones que a su vez van a generar gratitud en ellos y por lo tanto van a promover la felicidad. Dicho de una manera simple, podríamos decir, respecto a para qué sirve la gratitud, que no solo tiene una serie de beneficios para el que la experimenta, sino que además estos pueden llegar a “contagiarse” a los demás.

Esta cadena de agradecimiento y acciones altruistas es, sin duda, una buena noticia para todos los miembros de la sociedad donde estas conductas tengan lugar, pues se estarían fomentando actitudes tan importantes y positivas como son la generosidad o la reciprocidad social.

Aunque existen otras respuestas, las que hemos podido revisar hacen que ahora conozcamos la respuesta a para qué sirve la gratitud y conozcamos la tremenda relevancia de este sentimiento en nuestras vidas.

Referencias bibliográficas:

  • Bartlett, M.Y., DeSteno, D. (2006). Gratitude and prosocial behavior: Helping when it costs you. Psychological Science.
  • Carey, J.R., Clicque, S.H., Leighton, B.A., Milton, F. (1976). A test of positive reinforcement of customers. Journal of Marketing.
  • Hill, P.L., Allemand, M., Roberts, B.W. (2013). Examining the pathways between gratitude and self-rated physical health across adulthood. Personality and individual differences. Elsevier.
  • Otake, K., Shimai, S., Tanaka-Matsumi, J., Otsui & Barbara, K., Fredrickson, L. (2006). Happy people become happier through kindness: A counting kindnesses intervention. Journal of happiness Studies. Springer.
  • Rowland, L., Curry, O.S. (2019). A range of kindness activities boost happiness. The Journal of social psychology. Taylor & Francis.

Luis Martínez-Casasola (Madrid, 1988) se licenció en Psicología en la UAM y cuenta con un máster en Psicología Forense por la URJC y el COP de Madrid, así como con una especialización en recursos humanos. Tras varios años de experiencia en la redacción de contenidos web, ahora colabora como divulgador para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados