¿Cómo puede interferir en las Relaciones de Pareja la Ansiedad?

Te explicamos cómo los problemas de ansiedad desgastan la vida en pareja.

Cómo puede interferir en las Relaciones de Pareja la Ansiedad

Aceptémoslo de una vez: ninguna relación es perfecta. Y, cuando decimos que no es perfecta nos referimos a que cada vínculo trae consigo retos por superar. Lo que la convierte en una relación sana son las formas que tienen sus integrantes para lidiar con estos desafíos… y uno de esos puede ser la ansiedad.

Como un intruso silencioso, la ansiedad puede interferir en las relaciones de pareja, afectar la confianza, la comunicación y la intimidad. En este artículo, exploraremos las diferentes formas en que la ansiedad puede afectar estas dinámicas y qué puedes hacer para manejarlo mejor.

¿Qué es la ansiedad y cómo se manifiesta?

La ansiedad es una respuesta natural ante situaciones de peligro o amenaza. Aunque todos podemos sentirla de vez en cuando, puede convertirse en un problema para la vida diaria cuando se vuelve excesiva y comienza afectar nuestras relaciones.

Algunas de las causas de la ansiedad excesiva, especialmente en el área de parejas, puede ser el miedo al abandono. Es decir, el temor a ser dejado o rechazado por la pareja, lo que afecta especialmente en personas que lidian con muchas inseguridades o baja autoestima. Otro factor que puede afectar gravemente es la expectativa de tener una relación perfecta o de cumplir con ciertos roles sociales.

Otra variable importante es la falta de comunicación, pues la dificultad para expresar emociones o necesidades abiertamente puede crear malentendidos y alimentar la ansiedad. Además, si uno o ambos miembros de la pareja atraviesan algún problema de salud mental como depresión o ansiedad, esto puede afectar la dinámica del vínculo.

Si tienes la sospecha de que la ansiedad puede estar interfiriendo en tu relación, te mostramos algunas de las formas en las que puede manifestarse:

  • Dificultad para comunicarse: se evitar hablar de los sentimientos por temor a ser juzgada o rechazada.
  • Comportamientos controladores: el deseo de controlar la situación o a la pareja puede ser un mecanismo para manejar la ansiedad.
  • Aislamiento social: la persona con ansiedad puede evitar salir o participar en actividades sociales por temor a que ansiedad gane la partida.
  • Cambios en el estado de ánimo: irritabilidad, tristeza o llanto sin motivo aparente pueden ser señales de ansiedad.

Tengo ansiedad y mi pareja no lo entiende, ¿qué hago?

¿Qué puedes hacer si tienes ansiedad y tu pareja no lo comprende? Aunque no hay un manual infalible, podemos decirte que todo empieza por la comunicación. Hablar con tu pareja sobre tu ansiedad le ayudará a entender lo que estás viviendo.

Es esencial que tu pareja comprenda que la ansiedad no es un capricho ni una señal de debilidad. Ten paciencia con ella y ayúdala a entender cómo puede apoyarte. Puedes compartirle, inclusive, cuáles son esas actividades que te cuesta hacer con normalidad cuando sientes mucha ansiedad.

Otra acción que puedes aplicar es contarle exactamente cuáles son las acciones que detonan tu ansiedad dentro de la pareja. No asumas que él o ella ya lo saben. Dale ejemplos concretos, para que pueda ponerse en tu lugar y te comprenda mejor.

Como ninguna relación es perfecta, es importante que puedan llegar a acuerdo sobre sus acciones al momento de discutir sus distintos puntos de vista. No se dejen llevar por la frustración si sienten que no se entienden el uno al otro. Acordad no elevar el tono de voz y evitar la agresividad y la hostilidad, ya que esta es una conducta que suele afectar muchísimo a las personas propensas a sufrir de ansiedad.

¿Cómo la ansiedad puede afectar las relaciones de pareja?

La ansiedad, como hemos visto, no solo afecta nuestro bienestar individual, sino que también puede interferir en las relaciones de pareja. Estas son algunas de las formas en las que puede interferir:

1. Disminuye la comunicación

La ansiedad es capaz de construir muros invisibles. Quien la padece puede sentir un miedo constante al rechazo o a la desaprobación; esto le lleva a reprimir cómo se siente o a dejar de comunicar lo que necesita en la relación, creando así una distancia emocional con su pareja.

2. Surgen inseguridades y dudas constantes

¿Por qué las personas con ansiedad sienten tantas dudas con respecto al futuro de su relación? Te explicamos: la ansiedad siembra la semilla de la inseguridad en la mente de la persona que la sufre. Por esta razón, es bastante común que broten dudas constantes sobre el amor de su pareja, su compromiso o la estabilidad de la relación la atormentan. Esto genera un estado de inestabilidad emocional que afecta la dinámica de la pareja.

3. Hay evitación y distanciamiento

La evitación es un comportamiento común que al que recurren las personas con ansiedad para no tener que enfrentar cara a cara esta sensación. Esto puede incluir negarse a participar en actividades sociales, rechazar el contacto físico o aislarse emocionalmente de su pareja.

4. Mayor tendencia a pensar de más

El miembro de la pareja que sufre de ansiedad puede interpretar las palabras o acciones del otro de forma negativa o a imaginarse escenarios que aún no se han contemplado. Si no hay una comunicación clara, esto podría generar una espiral de malentendidos y conflictos que impactan negativamente a la confianza en las relaciones de pareja.

5. Baja la conexión emocional

La reducción evidente en la comunicación, la inseguridad y los malentendidos impactan negativamente en la confianza y la intimidad en la relación. La persona con ansiedad puede tener miedo de ser vulnerable o mostrarse tal y como es, y esto reduce la conexión profunda con su pareja.

¿Cómo evitar que la ansiedad acabe con mi relación?

Si nos pidieran describir a la ansiedad como una figura malvada, diríamos que es una suerte de hechicera que nubla la mente de quien la padece, haciendo que se adelante a miles de futuros catastróficos posibles. O, tal vez, como una sanguijuela gigante que absorbe la confianza, la comunicación y la intimidad en la pareja y que pone en riesgo la estabilidad del vínculo afectivo.

Sin embargo, la ansiedad, cuando es desenmascarada, no es tan malvada como parece. De hecho, puede tratarse y no tiene por qué augurar el fin de la relación. Hay distintas estrategias para domarla y construir una relación sana.

Como todo empieza por ti, el autocuidado es esencial. Si sufres de ansiedad, implementa hábitos saludables como una buena alimentación, ejercicio constante, técnicas de relajación como yoga, meditación, mindfulness o respiración profunda y, por supuesto, un adecuado descanso.

En el territorio de la pareja, es necesario cultivar una comunicación positiva y efectiva. Es posible compartir su sentir de forma clara y respetuosa, sin culpar o atacar a tu pareja. Escucha con atención y valida sus sentimientos. Aprender a comunicarte de forma efectiva fortalecerá la conexión emocional y evitará los malentendidos.

Javier Ares Arranz

Javier Ares Arranz

Psicólogo especialista en Depresión, Ansiedad y Pareja.

Profesional verificado
Madrid
Terapia online

Si la ansiedad ha afectado gravemente la confianza entre ustedes, es importante trabajar en reconstruirla. La visión externa de un profesional de la salud mental podría ayudar muchísimo a darle una nueva perspectiva a la relación. Cuando se comprende, la ansiedad deja de ser un monstruo y pasa a ser una criatura frágil que hay que saber tratar. Con el apoyo adecuado, puedes aprender a manejarla y construir una conexión profunda y significativa con la persona que amas.

  • Magán, I.; Sanz, J.; García-Vera, M.P. (2008). Psychometric properties of a Spanish version of the Beck Anxiety Inventory (BAI) in general population. The Spanish Journal of Psychology 11 (2): 626-640.
  • O'Donohue, W. and Ferguson, K.E. (2006). Evidence-Based Practice in Psychology and Behavior Analysis. The Behavior Analyst Today.

Artículos relacionados

Artículos nuevos

Quizás te interese

Consulta a nuestros especialistas