El trastorno límite de la personalidad es una enfermedad común. Es un trastorno de la salud mental que impacta en manera de pensar y sentir acerca de uno mismo y de los demás, lo que causa problemas para insertarse normalmente en la vida cotidiana.

El 2% de la población española sufre este tipo de trastorno. Casi un 75% de las personas diagnosticadas con este trastorno son mujeres, pero investigaciones recientes sugieren que el porcentaje de hombres afectados puede igualar al de las mujeres. Estas personas manifiestan muchas dificultades para regular las emociones e impulsos. Estas dificultades para regular las emociones provocan cambios en el estado de ánimo, en la autoimagen, mucha inestabilidad y problemas en las relaciones interpersonales.

Con el trastorno límite de la personalidad se tiene un temor profundo al abandono o a la inestabilidad, y se puede tener un conflicto en tolerar estar solo.

Causas

El trastorno límite de la personalidad, comúnmente, comienza en la adolescencia. El trastorno parece ser peor en la adultez temprana y puede ir mejorando con la edad.

Las causas todavía no se entienden completamente, pero lo más probable es que sean una mezcla de factores genéticos, familiares, sociales y por situaciones estresante de la vida.

1. Genética

No se ha demostrado ningún gen específico que cause el trastorno. Pero este tipo de trastorno se ha demostrado que es aproximadamente cinco veces más común entre las personas que tienen un familiar de primer grado con TLP (trastorno límite de la personalidad).

2. Factores ambientales

Aquellas personas que sufran acontecimientos traumáticos en su vida, como, por ejemplo, maltrato o abuso físico o sexual en la etapa infantil o negligencia, tienen mayor probabilidad de desarrollar el trastorno.

3. Función cerebral

La forma funcional del cerebro es diferente en las personas con trastorno límite de la personalidad, esto significa que existe una base neurológica diferente para algunos síntomas. Concretamente, las partes del cerebro que controlan las emociones y la toma de decisiones.

Síntomas

Los síntomas del trastorno límite de la personalidad pueden incluir:

  • Autoimagen distorsionada e inestable
  • Esfuerzos para evitar ser abandonados por amigos, pareja y familiares
  • Relaciones interpersonales inestables
  • Conductas impulsivas que en ocasiones pueden tener resultados peligros, como gasto excesivo, sexo no seguro, abuso de sustancias, etc
  • Comportamiento suicida o autolesiones
  • Grandes cambios de humor que pueden durar desde algunas horas hasta algunos días, que pueden incluir felicidad intensa, irritabilidad, vergüenza o ansiedad
  • Irritabilidad o ansiedad
  • Periodos de estado de ánimo bajo o depresivo
  • Ira inapropiada, intensa o incontrolable
  • Vergüenza y culpa
  • Sentimientos continuos de vacío
  • Enojo intenso, inadecuado, como perder el temperamento con frecuencia, ser sarcástico o amargado o tener peleas físicas
  • Cambios rápidos de identidad e imagen propias que incluyen el cambio de metas y valores, y verse a sí mismo como malo y como si no existieras
  • Enojo intenso, inadecuado, como perder el temperamento con frecuencia, ser sarcástico o amargado o tener peleas físicas

Factores de riesgo

  • Abandono o miedo al abandono en la niñez o en la adolescencia
  • Vida familiar disociada
  • Comunicación deficiente en la familia
  • Abuso sexual, físico o emocional

¿Cómo saber si tengo trastorno límite de personalidad?

No hay ninguna prueba médica para diagnosticar el TLP, no se basa en un solo síntoma. Es importante que lo diagnostique un profesional de la salud mental con experiencia. Una vez que el profesional haya realizado una entrevista exhaustiva y una charla sobre los síntomas, determinará si corresponde a este diagnóstico, o a otro.

El psicólogo también le puede hacer preguntas sobre los síntomas y los antecedentes clínicos tanto del paciente como de la familia, incluyendo cualquier historial de enfermedades mentales. Esta información puede ayudar al profesional de la salud mental a decidir cuál es el mejor tratamiento.

Además, un examen médico completo y exhaustivo también puede ayudar a descartar otras posibles causas de los síntomas.

Tratamiento

Un plan de tratamiento típico y completo incluiría; psicoterapia medicación y apoyo familiar.

1. Psicoterapia

Es el pilar fundamental para el tratamiento. Además de la terapia dialéctica conductual, que fue creada específicamente para el tratamiento del trastorno límite de la personalidad, existen otros tipos de psicoterapia que son eficaces (terapia cognitiva conductual y terapia basada en la mentalización).

2. Medicación

No existe fármacos específicos para el trastorno límite de personalidad. Pero si tratan con otro tipo de medicación los síntomas de la ira, la depresión y la ansiedad. Esta medicación puede incluir estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos.

3. Hospitalización

Como última opción si la terapia psicológica y la medicación no son suficientes, sería importante y recomendable la hospitalización de la persona. Un hospital puede proporcionar un ambiente seguro para una persona con TLP que se autolesiona o tiene pensamientos suicidas.

Si tienes trastorno límite de la personalidad, no te rindas. Muchas personas que tienen este trastorno mejoran con el tiempo con tratamiento y aprenden a regular sus emociones llevando una vida más plena.

Referencias bibliográficas:

  • Gregory, R. (2006). “Clinical Challenges in Co-occurring Borderline Personality and Substance Use Disorders”. Psychiatric Times XXIII (13).

  • McGlashan, T.H. (1983). “The borderline syndrome: Is it a variant of schizophrenia or affective disorder?” Arch Gen Psychiatry.

  • Nordahl, H.M., T.E. Nysaeter (September 2005). “Schema therapy for patients with borderline personality disorder: a single case series”. J Behav Ther Exp Psychiatry 36 (3).