Hay ciertas características que indican propensión a no presentar trastornos. Unsplash

Algunas psicopatologías son muy frecuentes en la actualidad, y a nadie le extraña oír hablar de trastornos de ansiedad, depresión o hoy en día, pues todo el mundo los conoce. Según muestran los datos de distintos organismos, los trastornos de ansiedad afectan a muchas personas al menos alguna vez durante su vida, aproximadamente, a una de cada tres.

Ahora bien, algunos de ellos son más frecuentes que otros., y algunas personas son significativamente menos propensas a presentar trastornos mentales.

Distintos tipos de trastornos psicológicos

Son muchos los trastornos psicológicos que pueden afectar a las personas, cada uno de ellos varía en cuanto a sus síntomas y su gravedad. Existen dos manuales que sirven de referencia para los psicólogos. Uno de ellos es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos mentales o DSM, que actualmente está en su quinta edición, y el CIE-10, que pertenece a la Organización Mundial de la Salud.

Según estos, existen diferentes tipos de trastornos mentales. Son lo siguientes:

  • Trastornos del neurodesarrollo: se manifiestan durante el desarrollo madurativo de una persona.
  • Trastornos psicóticos: incluyen aquellas patologías que presentan delirios o alucinaciones.
  • Trastornos del estado de ánimo: la depresión se incluye en este grupo,
  • Trastornos de ansiedad: de los más frecuentes. Incluyen, entre otros, el ataque de pánico, las fobias o el trastorno obsesivo compulsivo.
  • Trastornos de la alimentación: podemos destacar la anorexia y la bulimia.

Si quieres conocer más tipos de trastornos de ansiedad y profundizar en ellos puedes leer este artículo: “Los 18 tipos de enfermedades mentales

Cómo son las personas que no sufren trastornos mentales

Pero a pesar de que los trastornos mentales son frecuentes en la actualidad, una investigación reciente, llevada a cabo por la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, quiso averiguar qué características presentan los individuos que nos sufren ningún trastorno mental, en términos de tendencias estadísticas. Para obtener los resultados analizaron, mediante tests psicológicos, la vida de unos sujetos, desde su infancia hasta la tercera edad. A continuación te presentamos los motivos por los que la gente no sufre trastornos mentales, según los investigadores.

1. No cuentan con historial familiar en trastornos mentales

Algunos trastornos mentales pueden tener un origen genético, por lo que esta variable podría ser importante a la hora de desarrollar algunos problemas psicológicos. Si bien el ambiente en el que una persona vive puede afectar también a la salud mental, en algunos casos, el origen genético es una realidad.

2. Menos emociones negativas en la infancia

La infancia tiene una gran influencia en lo que seremos como adultos, y los investigadores encontraron que las personas que no sufren trastornos mentales mostraban menos emociones negativas a la edad de cinco años.

Si bien la actitud positiva puede influir en la salud mental, parece ser que experimentar menos emociones negativas en la infancia es un indicador fiable de la presencia de trastornos mentales en el futuro.

3. Son resilientes

Ser resiliente es una gran virtud y nos ayuda a gozar de una buena salud mental, pues las personas resilientes afrontan los problemas de manera más adaptativa y tienen mayor capacidad de superar las experiencias traumáticas. Según este estudio, estas personas tienen menos probabilidad de desarrollar trastornos psicológicos.

Las personas resilientes toman medidas para mejorar su autoestima, se sumergen en tareas creativas, viven el presente pero luchan por sus metas, y usan el humor para empoderarse, entre otras características.

4. Buenas relaciones interpersonales

Son muchos los estudios que indican que la amistad es un factor importante para nuestra felicidad y, de hecho, puede incluso reducir algunos fenómenos negativos como el estrés laboral. Y es que las relaciones personales, cuando son tóxicas, pueden provocar serios problemas en la salud mental de las personas, y gran sufrimiento, por lo que las relaciones sanas parecen indicar que gozamos de un buen bienestar emocional.

5. Autocontrol y gestión de las emociones

Ya hemos hablado en muchos de nuestros artículos sobre cómo afecta la inteligencia emocional a nuestra salud mental. Y es que conocer nuestras propias emociones y ser conscientes de las de los demás ayuda a regular nuestro comportamiento y mejora nuestro bienestar. Los investigadores encontraron que el nivel de autocontrol de las emociones y, por tanto, de nuestra conducta, podría ser clave para prevenir trastornos mentales.

Beneficios de la inteligencia emocional

Y es que la inteligencia emocional ha demostrado ser clave en nuestro bienestar. Eso es lo que han encontrado varios estudios: al llegar a la vida adulta, aquellos individuos que han logrado ser exitosos en el terreno profesional no tienen por qué gozar de una buena salud mental.

Nuestra manera de afrontar las situaciones complejas y la gestión que hacemos de nuestras emociones es determinante en cómo nos sentimos anímicamente y previene el desarrollo de diferentes patologías psicológicas.