¿Cómo afrontar esta angustia y los problemas para aceptarse a una misma? Unsplash.

Los hombres y las mujeres no solamente presentan diferencias a nivel físico y hormonal, sino que también en lo referente a la parte social los dos géneros presentan sus diferencias particulares.

A medida que vamos aumentando en edad, nuestro cuerpo y nuestro pensamiento van evolucionando, pero los cambios corporales no siempre van de la mano con los cambios de pensamiento que permitan aceptarse a uno mismo por la edad que se tiene.

En este artículo veremos cómo es la crisis de los 40 en mujeres y sus particularidades, cómo se inicia dicha etapa, algunos estilos de afrontamiento saludables, y cuál es el rol que se debe tomar para evitar la angustia.

¿Cómo es la crisis de los 40 en mujeres?

Esta etapa, también conocida como “crisis de la mediana edad” se caracteriza por ciertos cambios de perspectiva acerca la vida. Comienzan las evaluaciones de forma retrospectiva sobre cómo hemos hecho las cosas, y si no se canalizan estas ideas de manera correcta, se podría llegar un estado de aislamiento, tristeza y melancolía ligados a problemas autoestima.

Aunado a esto, la crisis de los 40 en mujeres podría estar acompañada de una serie de fenómenos psicológicos problemáticos a nivel personal que inciden de forma directa en cómo se experimenta la propia edad.

Por ejemplo, el hecho de que los hijos ya no vivan en casa,, o el hecho de no tener pareja. Eso sí, estos pensamientos y sentimientos ligados al malestar por "estar en el cuerpo de una mujer de 40 años o más" no se dan de manera aislada; tienen su razón de ser en el modo en el que la sociedad interpreta el hecho de envejecer, especialmente en el sexo femenino.

Dependiendo de las características de personalidad individuales de cada mujer, estas situaciones podrían afectar más o menos en cuanto al cómo emprenden esta nueva etapa en sus vidas.

Síntomas

Ahora veremos algunos síntomas, o efectos psicológicos característicos (dado que la crisis de los 40 no es una enfermedad), del comienzo de esta crisis, para que puedas identificarlos fácilmente.

1. Comienzas a formularte preguntas inquietantes y profundas

Una de las principales señales de que estás experimentando la crisis de los 40 son los pensamientos de tipo retrospectivo que te llevan a hacerte preguntas que tal vez antes ni se hubiesen pasado por la mente.

Cuestiones del tipo, “¿qué hubiese pasado si me hubiese dedicado a otra cosa?”, “¿sería más feliz de no haberle hecho caso a mis padres?”, etc…

Este tipo de cuestionamientos responden a una inconformidad con el estilo de vida que se lleva, lo cual no necesariamente quiere decir que sea un mal estilo de vida; simplemente supone que cuando llegamos a los 40 años, somos propensos a sobre analizar nuestra trayectoria de vida, y muchas veces lo hacemos a partir de un sesgo pesimista.

En el caso de las mujeres, este sesgo se ceba con quienes no han pasado por las etapas que tradicionalmente han estado asociadas al rol de la "madre-ama de casa": tener hijos, criarlos, conservar una familia...

2. Sentir que ya has vivido los mejores momentos

Esto hace referencia a la sensación de que los mejores años de tu vida han quedado atrás, de que ya no eres capaz de tener experiencias que te generen gozo. Es un tipo de pensamiento generalizado, el cual representan un indicador de que la crisis de los 40 ha llegado.

3. Tener la idea de que ya no se puede lograr nada más

En este rango de edad, es característico pensar que ya hemos conseguido todo lo que podíamos, y de que no tiene sentido emprender nuevas actividades desde el comienzo. Es una distorsión de pensamiento que te hace pensar que las cosas nuevas están reservadas únicamente a los jóvenes.

4. Dificultades a nivel físico

Las dolencias físicas propias de esta edad pueden hacer pensar que ya no somos eficientes para determinadas actividades. Dolores en la espalda, las rodillas, o cuello, son frecuentes cuando llegamos a los 40 años, pero no necesariamente significan una patología clínica.

En la crisis de los 40 en mujeres esto suele implicar sentir angustia por estar muy lejos de los cánones convencionales de belleza, según los cuales las mujeres bellas únicamente lo pueden ser si tienen menos de 30 años, aproximadamente.

Por supuesto, este límite es absolutamente arbitrario, pero eso no hace que se deje de sentir malestar debido a la presión social. Si a esto le sumamos que tradicionalmente se ha atribuido gran parte del valor de la mujer a su especto físico, la situación se agrava.

5. Sentimientos profundos de pérdida

Estos sentimientos no son referentes a la pérdida de objetos materiales, sino a la pérdida de oportunidades. Podríamos sentir que perdimos demasiadas oportunidades en nuestra juventud, y que las que se presenten de ahora en adelante ya no seremos capaces de aprovechar.

6. Aburrimiento fácil y frecuente

Es un síntoma de los más habituales, debido a que la rutina puede llegar a ser lo bastante absorbente como para que tu tiempo se vea limitado en cosas que ya no te generan las mismas emociones que antes.

Siempre hay alternativas, es cuestión de hacer una buena distribución de tus actividades cotidianas.

7. Insomnio

Las dificultades para dormir durante la noche suelen intensificarse como consecuencia de los pensamientos invasivos que llegan a nuestra mente, durante la noche solemos hacer un repaso de las cosas que nos pasaron durante el día.

En la crisis de los 40 la evaluación de nuestras actividades puede llevarnos aún más atrás en el tiempo y hacer que nuestros pensamientos se dispersen durante largas horas.

¿Qué hacer? Afrontamiento del malestar psicológico

Ahora veremos algunos métodos puntuales para afrontar la crisis de los 40 en mujeres que darán resultados positivos en la medida que los apliques y seas constante.

1. Aceptar tu edad desde un punto de vista positivo, recalcando tus virtudes

El hecho de tener 40 años no supone una diferencia cualitativa significativa en lo referente a la calidad de vida. Por ello, es necesario aceptar esa edad; si a alguien le parece mal que existan mujeres que pasen de la treintena, es su problema.

2. Practica nuevas actividades relacionadas con el crecimiento personal

No hay motivos para asumir que la vida siempre va a seguir igual.

3. Sal de tu zona de confort

Distribuye tu tiempo y encuentra nuevos retos. Quedan muchas metas motivadoras a las que llegar.

4. Resignifica el concepto de edad

Visualiza tu edad como una oportunidad para perfeccionarte en cosas nuevas aprovechando tu experiencia en la vida y lo que has podido ir ganando por el camino.

Evita caer en autocompasión, en este momento tienes lo necesario para hacer las cosas que te propongas. Mantente motivada, recuerda que no hace falta la aprobación de los demás cuando tú sabes lo que quieres hacer.

5. Si es necesario, asiste a psicoterapia

En ocasiones es normal necesitar ayuda; busca un profesional que se ajuste a lo que buscas.

Referencias bibliográficas:

  • Newman, B. M.; Newman, P. R. (2012). Development Through Life. Wadsworth.
  • Sheehy, G. (1996). New Passages: Mapping Your Life Across Time. Collins.