La popularización de Internet ha creado nuevas formas de adicción. Unsplash.

El uso de la tecnología representa un gran potencial comunicativo en la actualidad. Es una herramienta creativa y educativa; sin embargo, su uso en exceso puede conllevar riesgos y consecuencias.

Los comportamientos que se generan en las personas con adicción a la red de Internet pueden interferir en el bienestar físico y mental del afectando y de su entorno; familia, amigos y compañeros de trabajo.

El Trastorno Adictivo a Internet

El llamado Trastorno Adictivo a Internet (TAI), en inglés Internet Addiction Disorder, IAD, se caracteriza por el tiempo de uso prolongado en actividades de internet mayormente lúdicas y con alta frecuencia en niños y adolescentes. Las personas afectadas pasan horas frente al ordenador navegando por Internet, descuidando los demás aspectos de la vida hasta el punto de generar una adicción.

Por otro lado, una adicción aparece cuando no es posible controlar la conducta hacia algo, y se presenta de forma crónica y creando dependencia, y hay una búsqueda patológica de la recompensa específica que produce dependencia. Algunas de las más frecuentes son: adicción al alcohol, al tabaco, las drogas, a la pornografía y al juego.

En el caso del Trastorno Adictivo a Internet, las personas permanecen la mayor parte del día usando redes sociales, mensajería instantánea, o en los casos más frecuentes, con juegos en línea y videojuegos. En casos más severos pueden llegar a perder la noción del tiempo y la realidad, incluso llegan a estar sumergidos en la identidad de un personaje.

Además, estos usuarios de Internet presentan constante preocupación por estar conectados y mienten acerca del tiempo que permanecen en línea navegando por Internet o realizando cualquier otra actividad online. Esto conlleva aislamiento social, problemas físicos como dolor de espalda, dolores de cabeza, y aumento de peso debido al sedentarismo extremo.

El TAI puede estar asociado con otras adicciones como las de drogas, alcohol, tabaco o sexo. También se ha encontrado relación a otros trastornos como depresión, trastornos de ansiedad y déficit de atención. Otros problemas físicos son problemas visuales, dolor de cabeza, dolor de espalda, etc.

Síntomas generales

En la adicción a internet predomina la dificultad de control de impulsos, y se valora lo siguiente:

1. El uso excesivo

Está asociado con la pérdida de tiempo o abandono de las necesidades más fundamentales.

2. Abstinencia

Incluye sentimientos de enojo, tensión y depresión cuando la computadora o la conexión está inaccesible.

3. Tolerancia

Incluye la necesidad de un mejor equipo, es decir, más memoria para el computador, más horas de uso, actualización de equipos, etc.

4. Repercusiones negativa

Incluye comportamientos como mentir buscar el aislamiento social, etc.

Síntomas específicos de la adicción a los juegos online

El Trastorno por juegos de Internet plantea criterios específicamente relacionados con la adicción a los juegos por internet. Presentan los siguientes criterios clínicos para su evaluación y diagnóstico:

  • Los juegos online pasan a ser la actividad más importante para la persona.
  • Se genera tolerancia, tal y como pasa con todas las adicciones; se necesita cada vez más tiempo para saciarse.
  • Aunque se intente, no se puede dejar de usar Internet para jugar; hay falta de control.
  • Se miente acerca del tiempo que se pasa jugando online, sobre todo a los familiares y a los profesionales de la salud que intervienen.
  • Se pierde el interés en otras aficiones que implican dejar de jugar y adoptar un estilo de vida menos sedentario.
  • Surge un estado de irritabilidad y enfado cuando se lleva tiempo sin jugar.
  • Se tiende a perder las relaciones sociales significativas, así como las oportunidades de tener un trabajo o empezar proyectos.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, las personas con adicción no siguen ningún tratamiento. Ahora bien, las que logran pedir ayuda mejoran su calidad de vida significativamente. Las adicciones se abordan de forma multidisciplinaria, la terapia psicológica es un factor imprescindible en la intervención. Cada persona requiere un plan de ayuda individualizado para su caso.

El objetivo es restablecer y mejorar cada una de las áreas importantes de la vida, la salud física y mental, las relaciones familiares, contextos sociales, el trabajo y todos los entornos deteriorados por la adicción.

De esta manera, se busca conseguir un aumento del control de impulsos, mejorar la autoestima, un mayor reconocimiento y regulación de las emociones, y obtener estrategias de afrontamiento y herramientas para prevenir recaídas.

Por otro lado, es muy importante supervisar el uso de Internet en menores de edad, así como se prestar interés en conocer qué hacen los hijos en el colegio, con qué personas se relacionan, qué actividades realizan fuera y dentro de casa, etc.

Es oportuno preocuparse por los sitios que visitan en internet, las personas con quienes se comunican en la red y el grado de conocimiento en aspectos tecnológicos que poseen. Al igual que ocurre con la televisión, los niños suelen engancharse y abusar del uso de las tecnologías si no se les ayuda a gestionar el tiempo.