Daño psicológico por infidelidad: sus 11 efectos en la salud mental

Veamos qué es el daño psicológico por infidelidad y qué impacto tiene en la mente de las personas.

Daño psicológico por infidelidad: sus 11 efectos en la salud mental

Existen muchas razones para la infidelidad. Los expertos en relaciones de pareja dicen que esto se debe a que el problema va más allá de las personalidades, los caracteres o la existencia de déficits en la relación. Pero independientemente de la causa, el resultado final siempre se traduce en insatisfacción, dolor y más problemas con los que lidiar; y aunque sus efectos pueden variar mucho entre las personas, algunas de sus consecuencias psicológicas pueden ser graves y duraderas.

En su definición más simple, una infidelidad en una relación implica que una de las partes involucradas ha roto la confianza. Este acto debilita compromisos, pactos y deseos personales, así como la intimidad en la pareja. Este se considera un suceso personal triste que a veces puede causar un gran daño emocional, en consecuencia muchas personas no saben cómo actuar después de enterarse de una infidelidad. Además, los sentimientos negativos y el estrés pueden llevar a que las personas manejen inadecuadamente este momento y no sean capaces de procesarlo adecuadamente.

En este artículo exponemos las consecuencias que pueden derivarse de las infidelidades en lo relativo a su impacto en la salud mental.

¿Deja secuelas haber sufrido una infidelidad?

En primer lugar, no debemos generalizar. No existen respuestas sencillas para sucesos emocionales complejos, como en este caso la infidelidad. Es decir, todos somos distintos y tenemos nuestra forma particular de reaccionar a las cosas. Esto hace que cada persona pueda enfrentarse a la infidelidad de una manera distinta.

Sin embargo, sí que existen razones por las que la traición de la pareja puede tener consecuencias negativas en nuestra salud mental. Aunque esta, en primera instancia, se traduce como una falta de confianza que tiene que ver con el otro miembro de la pareja, también puede quebrar la confianza con uno mismo u otros miembros ajenos a la relación.

Efectos psicológicos de la infidelidad

Una infidelidad es equivalente a una traición. Pero esta traición es más grave psicológicamente hablando, pues se supone que viene de alguien a quien queremos y que nos quiere. En consecuencia, esta también rompe con algunos de nuestros valores y creencias más profundad. Se trata de una ruptura con nuestra realidad que no siempre somos capaces de procesar.

¿Cuáles son los posibles efectos de la infidelidad en la salud mental?

Existen distintas secuelas de las infidelidades en la salud mental. Desde un punto de vista conductual, se pueden dividir los efectos en cognitivos, conductuales y emocionales. En este artículo hemos añadido una cuarta categoría relacionada con los distintos traumas que pueden ocurrir tras una traición amorosa.

1. Efectos cognitivos

Los efectos cognitivos son el conjunto de consecuencias en la forma en que las personas perciben y organizan su entorno. También los cambios en nuestra manera no solo de entender, sino también de procesar la nueva información que recibimos. Entre los cambios cognitivos más frecuentes podemos destacar:

1.1. Rumiaciones

Las personas que se enfrentan a una infidelidad a menudo luchan por concentrarse y funcionar normalmente en la vida diaria. Sin embargo, no pueden sacar de su cabeza lo ocurrido y de darle vueltas o intentar buscar un por qué. Además, algunas personas, incluso después de haber perdonado una infidelidad, son incapaces de borrarla y siguen rumiando sobre lo sucedido. Sus emociones pueden volverse incontrolables cuando reflexionan sobre lo que sucedió.

1.2. Bloqueo

Una de las consecuencias que se describen tras una infidelidad es el bloqueo, está también es una de las causas comunes por las que las parejas acuden a terapia. La situación es la siguiente: la persona que ha sufrido la infidelidad quiere perdonar a su pareja, pero algo le impide hacerlo. Este callejón sin salida se conoce como bloqueo emocional, ya que la pareja se encuentra en un estado de “stand by” y la relación no puede avanzar.

2. Efectos conductuales

Tras vivir una infidelidad en la pareja, pueden darse distintas reacciones. Lidiar con esta situación en una relación comúnmente conduce a la ira y, en ocasiones, a la agresión de la otra parte. Algunas personas deciden separarse de inmediato cuando descubren la infidelidad. Estas buscan evitar el dolor de la traición que conlleva el contacto con el otro. Aunque no siempre se dan este tipo de reacciones extremas, si suelen ocurrir tras una infidelidad cambios en el comportamiento, que incluyen:

2.1. Cambios en el estado de ánimo

Los frecuentes cambios de humor son comunes a muchas personas; sin embargo, pueden ser significativos cuando alguien sufre una infidelidad, ya que las personas se encuentran emocionalmente afectadas. Estas fluctuaciones del estado de ánimo pueden ir de sentirse intensamente triste a estar furiosamente enojado con la otra persona.

2.2. Hipervigilancia

La hipervigilancia es una reacción conductual que tiene como objetivo verificar que la relación se ha acabado. Esta conduce no sólo a una mayor vigilancia, también a una comunicación agresiva y un cuestionamiento obsesivo sobre lo que sucedió. Algunos síntomas de comportamiento incluyen hacer preguntas frecuentes sobre la aventura, lo que, en última instancia, muestra una mayor agresión en la comunicación.

2.3. Celos

La aparición de los celos es otra de las manifestaciones conductuales que aparecen. Después de enterarnos de que nuestra pareja nos ha sido infiel, las personas podemos sentir una tremenda falta de seguridad en uno mismo. Los celos son uno de los muchos signos que aparecen cuando alguien se siente inseguro, lo que, en última instancia, indica falta de confianza en la relación. No son solo un sentimiento de malestar, también traen consigo la exhibición de ciertos comportamientos nocivos: hacia la pareja y con uno mismo.

2.4. Aislamiento social

En el caso de algunas relaciones -sobre todo si eran muy intensas o largas en el tiempo- la reacción emocional puede extenderse al entorno del que forma parte la persona infiel. Si bien es cierto que la desconfianza se dirige principalmente al otro, también es probable que estos sentimientos se extiendan al entorno del que forma parte la persona infiel: sus amigos, familia o lugar de trabajo. En consecuencia, esto puede producir un fuerte aislamiento social, ya que se pueden compartir muchos de estos vínculos.

3. Efectos Emocionales

Las emociones negativas tienden a disminuir tanto la salud tanto física como mental. El miedo-ansiedad, la ira y la depresión son reacciones emocionales habituales como consecuencia de una infidelidad, estas se caracterizan por una alta activación fisiológica. Aunque estos sentimientos ocurren con más frecuencia en la persona que sufre la infidelidad, la persona infiel también puede manifestar tristeza asociada a la pérdida del ser querido o del status que le permitía la relación.

3.1. Baja autoestima

El engaño puede incidir en la valoración que una persona hace de sí misma. Las personas frente a una infidelidad pueden creer que sus cualidades son peores que las del amante. En última instancia, esto puede conducir a la manifestación de sentimientos de inferioridad y una baja autoestima.

3.2. Angustia

La angustia -en el caso de las infidelidades- puede aparecer como consecuencia de dos factores principales. Por una parte, suele experimentarse una sensación de vacío que deja la pérdida de la otra persona y sobre todo de la vida en común. Por otra, la de la pérdida de creencias, esta última se relaciona con el pensamiento de que la infidelidad se da o se dará en todas las futuras relaciones.

3.3. Insomnio

Una de las manifestaciones más típicas cuando vivimos sucesos negativos es el insomnio, este es muy peligroso y debe controlarse.

Cuando intentan dormir, las personas que han experimentado una ruptura amorosa tienden a tener más pensamientos al respecto. La falta de horas de sueño nos instala en una especie de círculo vicioso. Cuanto menos dormimos, menos somos capaces de manejar nuestras reacciones y pensamientos, y estos pensamientos rumiantes nos impiden conciliar el sueño.

4. Traumas

Muchos autores consideran que las reacciones emocionales que se dan en la víctima de la infidelidad son similares a las que aparecen en algunos trastornos. Se describen dos traumas que pueden darse tras una traición de índole amorosa.

4.1. Trastorno de estrés postinfidelidad

El trastorno de estrés postinfidelidad (TEPT) es un tipo específico de trastorno de ansiedad que puede desencadenarse al descubrir que una persona de nuestro entorno íntimo nos ha sido infiel.

Un reciente estudio estima que entre un cuarto y la mitad de las personas que han sido traicionadas por su pareja desarrollan síntomas de trastorno de estrés postinfidelidad, que se acompaña de síntomas de depresión y ansiedad.

4.2. Trauma por traición

La investigadora psicológica Jennifer Freyd introdujo el término "trauma de traición" en 1991. Se refiere a un tipo específico de trauma psicológico causado por la pérdida de conexiones sociales clave. El daño se produce por una ruptura en un vínculo de apego, como entre un padre y un hijo, o en el caso de la infidelidad, entre parejas románticas. La pérdida del apego, no implica la ruptura de la relación. El trauma por traición tiene efectos duraderos en la vida de una persona que incluso pueden rivalizar con los efectos del abuso físico.

Conclusión

Tal y como hemos visto, una traición de la confianza puede infligir distintos daños. A veces estos se convierten en importantes heridas emocionales. La traición en una relación amorosa puede seguir causando dolor y confusión, incluso meses después de la ruptura.

Las personas que desarrollan este tipo de trauma permanecen en la relación de pareja a cambio de garantizar su propia seguridad. Por ejemplo, alguien que no dispone de recursos económicos suficientes puede permanecer una relación -tras una infidelidad- por miedo a no poder mantenerse sin la otra persona. Este miedo a las posibles pérdidas y consecuencias de reconocer la traición puede llevar a la persona traicionada a enterrar el trauma.

  • Buss, D.M.; Larsen, R.J.; Western, D.; Semmelroth, J. (1992). Sex differences in jealously: Evolution, physiology, and psychology. Psychological Science, vol. 3, pp. 251-255.
  • Chadwick-Jones, J. K. (1976): Social Exchange Theory. New York: Academic Press.
  • Muriana, E.; Patteno, L.; Verbitz, T. (2007): Las caras de la depresión. Herder.

Valentín Elorza es estudiante de Medicina en la Universidad de Lieja y Graduado en Ingeniería Multimedia por la Universidad Ramón Llull. Trabajó varios años como programador web, pero siguiendo la máxima de "ahora o nunca", decidió dejar su querida Mallorca y mudarse a Bélgica para estudiar Medicina. Es redactor en MédicoPlus, AZ Salud, Estilo Next y Psicología y Mente.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados