¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¿Cuál es la relación entre las distorsiones cognitivas y la depresión?

Así es como las distorsiones cognitivas pueden llegar a reforzar las alteraciones como la depresión.

¿Cuál es la relación entre las distorsiones cognitivas y la depresión?

Seguro que has escuchado más de una vez la frase ”tu peor enemigo eres tú mismo”, un dicho popular que nos recuerda el poder que tenemos nosotros mismos para boicotearnos o perjudicarnos, muchas veces de manera inconsciente.

En psicología este fenómeno del “autosabotaje” inconsciente se puede dar de muchas maneras y sus consecuencias pueden ser de distinta gravedad para la salud mental de las personas.

Las distorsiones cognitivas promueven pensamientos, creencias o ideas negativas sobre uno mismo que pueden ocasionar alteraciones psicológicas de todo tipo, entre ellas la depresión.

A continuación veremos de manera resumida una definición de las distorsiones cognitivas y una breve explicación sobre su relación con la aparición y el mantenimiento de la depresión en las personas.

¿Qué son las distorsiones cognitivas?

En el ámbito de la psicología, las distorsiones cognitivas son esquemas de pensamiento o maneras de pensar erróneas y desadaptativas que perjudican a las personas que las mantienen en su vida diaria.

Más concretamente, las distorsiones cognitivas deben ser entendidas como malinterpretaciones de la realidad que nos rodea con las cuales sacamos conclusiones erróneas sobre nosotros mismos o sobre nuestra forma de actuar que afectan de manera directa a nuestra salud mental.

Estos errores en el procesamiento de la realidad pueden ser muy diversos y motivados por múltiples causas, llegando a generar consecuencias muy negativas en la persona que los comete y provocando todo tipo de alteraciones psicológicas.

Distorsiones cognitivas y depresión

La depresión es una de las alteraciones de la salud mental más habituales, y está provocada en parte por las distorsiones cognitivas, ya que la persona desarrolla en su mente de manera sistemática una serie de pensamientos y concepciones negativas sobre su vida que van minando progresivamente su salud psicológica y le sumen en un estado permanente de negatividad, pesimismo y sufrimiento.

Los profesionales de la psicología pueden ayudarnos a superar las distorsiones cognitivas disfuncionales mediante un proceso conocido como reestructuración cognitivas, consistente en identificar aquellos patrones de pensamiento o creencias desadaptativas que tiene la persona y ayudándole a cambiarlos por otros más positivos y adaptativos mediante el entrenamiento en todo tipo de técnicas y estrategias psicológicas.

¿De qué manera favorecen las distorsiones cognitivas al mantenimiento de la depresión?

Las distorsiones cognitivas juegan un papel fundamental en la aparición de alteraciones psicológicas graves como la depresión, a continuación veremos de qué manera desarrollan, mantienen o refuerzan este trastorno psicológico en las personas.

1. Refuerzan un marco de interpretación pesimista

Las distorsiones cognitivas nos llevan a reforzar un marco de interpretación muy pesimista de cómo funciona el mundo y también acerca de nosotros mismos, nuestras acciones y rendimiento diario en cualquier ámbito de la vida.

Esta interpretación pesimista del mundo que nos rodea se extiende a cada acción que realizamos diariamente, a cada experiencia personal, decisión o pensamiento, lo cual puede acabar generando un trastorno depresivo.

El pesimismo ocasiona que la persona piense constantemente que todo le irá mal, que cada trabajo o proyecto que emprenda será un trabajo o que cada una de sus relaciones sociales fracasará.

2. Refuerza nuestro sentimiento de culpa

Una consecuencia habitual de las distorsiones cognitivas es la personalización, un fenómeno psicológico que lleva a las personas a culparse de todo aquello malo que les ocurre en la vida, aunque no tengan ninguna responsabilidad en ello.

Este modelo de pensamiento se debe a un análisis deficitario de la realidad y se relaciona con la aparición de casos de depresión, ya que la persona tiende a culparse o responsabilizarse a sí misma todo lo que va mal en su vida.

3. Nos hace creer que no merecemos ser felices

Creer que no merecemos la felicidad en la vida y que nuestro destino es el de estar solos y ser miserables es una forma negativa de concebir el mundo que se construye por una distorsión cognitiva.

Esta modalidad de pensamientos pesimistas contribuye a establecer un círculo vicioso en el cual la persona se siente cada vez más triste y angustiada y sus pensamientos son progresivamente más pesimistas y depresivos.

4. Nos lleva a pensar que no podemos establecer relaciones con nadie

Mediante las distorsiones cognitivas también podemos llegar a convencernos de que jamás podremos tener relaciones afectivas significativas con nadie, ni de amistad, ni de amor, un fenómeno conocido como sobregeneralización.

Esto ocurre cuando hemos tenido un desengaño amoroso o una ruptura con nuestra pareja y generalizamos esta situación puntual hasta el punto de considerar que en el amor siempre nos irá así. Promueve, a la larga, que la persona se aísle progresivamente del mundo, al considerar que nadie va a querer estar con ella, y que se sienta cada vez más infeliz y miserable.

5. Nos hace focalizar la atención en lo negativo

La abstracción selectiva o filtraje es un fenómeno psicológico vinculado a las distorsiones cognitivas y consistente en fijarse únicamente en lo negativo de una situación, sin tener en cuenta los aspectos positivos.

Podemos considerar, por ejemplo, el caso de un estudiante que suspende un exámen determinado y consigue aprobar el resto. Esta persona dará más importancia al exámen suspendido que a los aprobados, lo que le generará un gran sentimiento de malestar y sufrimiento.

Este modelo de pensamiento parcial en el que se da mucha más preponderancia a lo negativo que nos haya podido pasar sin atender a todo lo positivo que hay en la vida ser relaciona también con el desarrollo de casos de depresión.

6. Promueve el pensamiento polarizado

El pensamiento polarizado consiste en concebir el mundo exterior a partir de valoraciones extremas y sin matices intermedios.

Esto significa que la persona que comete el más mínimo error en un trabajo pensará que es un inútil y que eso no ha servido para nada; o que al discutir con la pareja llegará a conclusiones como “esta relación no funcionará” o “siempre estamos discutiendo”.

Artículos relacionados