Un conjunto de trastornos mentales muy diversos. Unsplash.

La mente humana puede fallar de diferentes maneras, y aquellas alteraciones que afectan a la cognición son especialmente graves.

En este artículo se va a explicar qué es un trastorno cognitivo, que hace referencia a una afectación de nuestro funcionamiento cerebral normal. También veremos un apartado para entender qué son las funciones cognitivas, entenderemos por qué estas son tan importantes a la hora de explicar el tema del artículo y añadiremos una clasificación de los principales tipos de trastornos cognitivos.

¿Qué es un trastorno cognitivo?

Un trastorno cognitivo es un tipo de trastorno mental que afecta de forma central a nuestras habilidades cognitivas, las que nos capacitan para poder llevar a cabo las tareas que necesitamos realizar en nuestro día a día. Es una alteración que afecta a la mente a diferentes niveles relacionadas con la previsión, la planificación y la búsqueda de soluciones a problemas.

Se considera que el trastorno mental cognitivo es un trastorno psicológico que tiene como causa algún problema en el funcionamiento normal de las funciones cognitivas básicas. Las alteraciones en estas funciones cognitivas básicas generan problemas en otras funciones cognitivas más complejas, como veremos a continuación.

Funciones cognitivas

Para entender mejor las alteraciones o disfunciones que se producen en el trastorno cognitivo, es adecuado reconocer las funciones cognitivas que pueden verse implicadas. Estas son todos son aquellos procesos mentales que nos habilitan para realizar tareas.

A continuación vamos a repasar las principales funciones cerebrales básicas y las principales funciones cerebrales complejas que se ven implicadas en un trastorno cognitivo.

Funciones cognitivas básicas o primarias

Para nuestra supervivencia hemos tenido que aprender a percibir, seleccionar, procesar, gestionar y trabajar la información relevante. Las funciones básicas nos permiten

1. Atención

Esta función permite que la persona se pueda focalizar en la información relevante en un contexto o problema a resolver en concreto. Los estímulos que se producen a nuestro alrededor son infinitos, y procesar toda la información disponible es imposible e inútil.

2. Percepción

Es a través de nuestros sentidos por donde nos llega la información. La percepción es la función que trabaja los estímulos internos y externos, es decir, la que canaliza y nos hace conocedores de todo tipo de información que se produce en nuestro cuerpo y en nuestro entorno.

3. Memoria

Esta función permite organizar la información que se ha procesado y aprendido. Hay muchos tipos de memoria, pero podemos decir en general que la memoria ordena, archiva y recupera todo tipo de datos para que podamos trabajar con ella.

4. Razonamiento

Es la función responsable lógicos, con implicaciones en funciones ejecutivas tan importantes como la capacidad de resolución de problemas o el lenguaje

Funciones cognitivas complejas o superiores

De las funciones básicas anteriores derivan otras más complejas que relacionan diferentes áreas del cerebro para su consecución. A continuación vemos las más destacables.

1. Orientación

La orientación tiene diferentes ejes de referencia, pues es una función cognitiva que tiene en cuenta el espacio, el tiempo, la relación con uno mismo y la relación con los demás.

2. Lenguaje

El lenguaje es la competencia que permite a un individuo interpretar sistemas lógicos y simbólicos.

3. Habilidades práxicas

Son esas capacidades relacionadas con la organización, la planificación y la ejecución eficiente. Este proceso neurológico es el que permite realizar acciones físicas de todo tipo, como saber vestirse o dibujar.

4. Funciones ejecutivas

En caso de tener funciones ejecutivas dañadas se presentan grandes perturbaciones en la intencionalidad de la personas, ya que esta función supervisa todas funciones cognitivas de niveles inferiores como las anteriores.

5. Capacidad de resolución de problemas

En realidad se trata de un conjunto de inteligencias o capacidades que permiten resolver problemas complejos de todo tipo.

Tipos de trastornos cognitivos

Las funciones cognitivas son primordiales para poder llevar una vida sin disfuncionalidades a la hora de realizar las tareas del día a día.

Así, después de ver las principales funciones cognitivas primarias y secundarias nos va a ser mucho más fácil entender los diferentes tipos de trastorno cognitivo que vamos a presentar a continuación.

1. Trastornos cognitivos directos

Clasificamos como trastornos cognitivos directos aquellos que por su naturaleza tienen un impacto directo en las funciones cognitivas que hemos explicado anteriormente.

Amnesia

La amnesia es un término que hace referencia a la pérdida parcial o completa de la memoria. Afecta a esta función cerebral básica muy específicamente, impidiendo al individuo recuperar o conservar información que tenía ya guardada en su cerebro.

Estos procesos de gestión de esta información se da a través de mecanismos cerebrales complejos como son la codificación, el almacenamiento y la evocación.

Demencia

Cuando se producen déficits cognitivos como en la demencia cualquiera de las funciones cerebrales puede verse afectada. Destaca el impacto que tiene la demencia en la memoria, el lenguaje, la atención, control o inhibición de conducta, las praxias y las funciones ejecutivas o capacidad de resolución de problemas.

Delirium o síndrome confusional agudo

Se trata de todos aquellos trastornos orgánicos, es decir, causados por una pérdida o anormalidad de la estructura, de la función del tejido cerebral, o ambas afectaciones a la vez.

En esta afectación se pueden producir alteraciones a nivel de conciencia, y las funciones cognitivas complejas se caracteriza por ser aguda y con afectaciones muy globales, pero también es reversible.

Por ejemplo, si se produce delirium a causa de un tumor cerebral que presiona el tejido cerebral y este se extrae exitosamente sin dañar la estructura, la persona vuelve a su estado de normalidad.

2. Trastornos de ansiedad

En los trastornos de ansiedad se da un miedo a una amenaza futura. Nuestra mente da como respuesta anticipatoria una alteración emocional, que incluso puede dar lugar a síntomas físicos como taquicardia o temblores.

Las conductas generalmente son evitativas, y pueden darse de un modo continuo o episódico. Existe una buena variedad de ellos afectan a nuestra actividad cognitiva normal. A continuación veremos los más representativos.

Fobias

La fobia es un trastorno psicológico caracterizado por un miedo muy intenso y injustificado a animales, objetos o situaciones concretas.

Son un tipo de trastorno que puede dar lugar a vivencias de extrema ansiedad o pánico a la persona que lo sufre. Hay diferentes de ellas, y dependiendo de cual sea el objeto del miedo, la vida de la persona puede verse más o menos afectada.

Por ejemplo, las personas que padecen fobia social pueden ver seriamente afectada su forma normal de funcionar en situaciones sociales como fiestas o eventos.

Trastorno de ansiedad generalizado

En este tipo de trastorno la preocupación y la ansiedad generalizada por cualquier evento diario es algo muy común. Las personas que lo sufren están constantemente preocupadas por si las cosas salen mal.

La inquietud, la dificultad para concentrarse, la tensión muscular, los trastornos del sueño, la irritabilidad y la fatiga son manifestaciones habituales que van asociadas a este trastorno. Como los otros trastornos cognitivos, las funciones cognitivas se ven supeditadas a el estado mental de quien lo padece.

Trastorno por estrés postraumático

Eventos extremos que se hayan podido vivir pueden desencadenar el estreés postraumático. Una guerra, una violación, un huracan, un atentado o un accidente grave en la carretera puede dar lugar a este tipo de afectación mental.

Este trastorno hace que la persona se sienta estresada y tenga temor de revivir lo que le ha pasado. Aparecen recuerdos de lo vivido y dificultad para dormir, sentimientos de soledad y de culpa, preocupación o tristeza, y hasta explosiones de ira, afectando al individuo pero también a quien le rodea.

4. Trastornos psicóticos

Este tipo de trastornos son causan ideas y percepciones anormales, haciendo que la persona pierda el contacto con la realidad. Los delirios y las alucinaciones son los principales síntomas.

Los delirios no son más que falsas creencias que maximizan su impacto en la vida personal, pues por ejemplo que el vecindario está en su contra o que en el periódico alguien le envía mensajes secretos. Las alucinaciones son percepciones falsas de la realidad, a la persona le parece que escucha, siente o ve algo que no existe.

Esquizofrenia

La esquizofrenia es un tipo de trastorno psicótico caracterizado por la pérdida del juicio de la realidad acompañada por una gran desorganización de la personalidad.

En la esquizofrenia aparecen los síntomas positivos y los síntomas negativos. Los primeros incluyen delirios, alucinaciones y trastornos del pensamiento, mientras que los negativos afectan en la falta de motivación, de la emoción o alteración de esta, y dificultades en el habla.

Además, se en este trastorno cognitivo aparecen problemas de disminución de capacidad neurocognitiva. Las funciones básicas como la memoria, la atención, la resolución de problemas o el control social se ven seriamente afectadas.

Trastornos delirantes o psicosis paranoica

Este trastorno psicótico se caracteriza por las ideas delirantes que tiene la persona. Estas no resultan tan extrañas como en otros trastornos en caso de que no haya otra psicopatología destacable.

Las personas que lo padecen no cumplen los criterios para la esquizofrenia y carece de alucinaciones, o al menos de forma notoria, pues pueden aparecer algunas relacionadas con el tema del delirio.

Quien sufre el trastorno delirante goza de una vida suficientemente funcional, solo muestra un comportamiento extraño en temas relacionados directamente con la idea delirante. Desafortunadamente, la vida del paciente puede verse cada vez más afectada por el peso e influencia que tienen sus creencias en otras parcelas de su vida mental.

3. Trastornos del estado de ánimo

Estos trastornos cognitivos afectan mucho a la persona que los sufre por no poder llevar a cabo una vida normal al ver su estado de ánimo muy alterado. Se presentan la depresión y el trastorno bipolar como los trastornos más representativos de este tipo de trastornos.

Depresión

La depresión en una enfermedad mental que se caracteriza por una alteración muy aguda del estado en donde la tristeza patológica es el síntoma principal. Este sentimiento es más intenso y duradero de lo que entenderíamos como normal, y puede provocar una gran ansiedad. Todo junto puede aparecer sin una causa justificada.

Se trata de un trastorno cognitivo porque produce una disminución de la capacidad de concentración y de pensamiento, pudiendo fomentar ideas tan negativas como la del suicidio. También puede generar aislamiento, agitación, falta de comunicación y hasta conducta agresiva (sobre uno mismo o sobre otros).

Trastorno bipolar

Esta enfermedad se caracteriza por pasar de episodios con estado eufórico a episodios con estado depresivo. Los eventos de la vida del paciente no son la causa de estos cambios comportamentales.

Quienes sufren de trastorno bipolar también pueden tener síntomas psicóticos, habiendo grados más o menos severos. Los grados más severos de euforia y depresión pueden acontecer con gran rapidez e intensidad, con lo que el individuo tiene grandes dificultades para llevar a cabo una vida normal.

Referencias bibliográficas:

  • Butcher, J.N, Mineka, S. y Hooley, J.M. (2007). Psicología Clínica (12ª Ed.). Madrid: Pearson.
  • Castelfranchi C., Mancini F. y Miceli M. (2002). Fondamenti di cognitivismo clinico. Turin: Bollati Boringhieri.
  • Simpson, J.R. (2014). DSM-5 and neurocognitive disorders. J. Am. Acad. Psychiatry Law, 42 (2), 159–64.
  • Guerrero, A. (2008). Problem-Based Behavioral Science of Medicine. New York: Springer. 367–79.
  • Sarason, I.G. y Sarason, B.R. (2006). Psicología anormal: el problema de la conducta inadaptada (11ª Ed.). Madrid: Prentice-Hall.