Lo que ocurre en la mente humana está siempre relacionado con lo que pasa a nuestro alrededor, seamos o no conscientes de ello. De hecho, los patrones de activación de nuestro cerebro están siempre cambiando dependiendo de los estímulos que nos llegan del entorno, y esta actividad no se detiene ni cuando dormimos.

Sin embargo, a veces la influencia que el medio en el que estamos tiene en nosotros llega a extremos patológicos. Esto es lo que ocurre con la astenia primaveral, un curioso fenómeno relacionado con el cambio de estación y que, tal y como su nombre indica, aparece sobre todo en el inicio de la primavera.

En este artículo encontrarás las claves para saber si esta alteración te afecta a ti o está afectando a alguien que conozcas; veremos las principales señales de alerta de la astenia primaveral, con las características de este tipo de problema.

¿Qué es la astenia primaveral?

La astenia es una alteración de la salud que afecta tanto al ámbito psicológico como al fisiológico, y que se caracteriza sobre todo por la parición de la fatiga. Sin embargo, a diferencia al tipo de fatiga que experimentamos normalmente, en la astenia esta sensación de cansancio e incapacidad de realizar esfuerzos intensos o moderados aparece sin que hayamos tenido que tensar los músculos. Es decir que se trata de una fatiga injustificada, y que además persiste durante largos periodos: no desaparece en cuestión de un par de minutos.

Por otro lado, la astenia puede ser de diferentes tipos. Por ejemplo, en algunos casos se desarrolla lo que se conoce como síndrome de fatiga crónica, o astenia general, la cual se prolonga durante mucho tiempo manteniendo consistencia en la intensidad de sus síntomas. Y en otros aparece solo en determinados contextos que desencadenan su aparición de manera más bien cíclica. Este es el caso de la astenia primaveral, cuyos síntomas surgen sobre todo en las dos o tres primeras semanas de la primavera.

Por otro lado, las causas exactas de la astenia primaveral aún no son bien conocidas, y queda mucho por investigar al respecto, aunque la teoría que goza de más aceptación atribuye este fenómeno a los cambios hormonales por los que la mayoría de las personas pasan al transitar de una estación a la siguiente. En cualquier caso, por fortuna, que no se conozcan al detalle las causas de esta alteración no significa que no sea posible adoptar medidas que permitan amortiguar su impacto en la calidad de vida de las personas.

Señales de alerta para detectar la astenia primaveral

Estas son las principales señales que indican que alguien ha desarrollado astenia primaveral.

1. Fatiga constante

Como hemos visto, la fatiga es la principal señal de alarma que delata la presencia de la astenia (primaveral o de otro tipo). Esto suele verse incluso en la postura que adopta la persona, que suele encorvarse más de lo normal.

2. Bajada del estado de ánimo

En muchos aspectos, lo que se siente con la astenia primaveral se corresponde con las experiencias de quienes han desarrollado depresión. Sin embargo, en este caso lo más característico es la imposibilidad de realizar esfuerzos físicos.

3. Irritabilidad

Ante la falta de energía, es mucho más fácil que la persona se vuelva irritable, experimentando enfado o frustración cuando además del malestar que siente por la astenia primaveral tiene que aguantar otras contrariedades.

4. Insomnio

Aunque la persona se sienta agotada durante la mayor parte del día, es muy habitual que también pase por problemas al a hora de tener un sueño de calidad e ininterrumpido. Por supuesto, esto no ayuda a que pueda recuperar fuerzas.

5. Disminución del deseo sexual

Otra de las consecuencias de la astenia primaveral es el desinterés por el sexo, algo que de todos modos no tiene por qué ser experimentado como un problema por la persona.

6. Desmotivación general

La falta de energía no es solo física; también aparece la tendencia a mostrar poca actividad psicológica, lo cual lleva a la persona con astenia primaveral a adoptar una actitud más pasiva de lo normal, y a abrazar hábitos más sedentarios.

¿Buscas apoyo psicológico ante la astenia primaveral?

Si presentas los síntomas típicos de la astenia primaveral y necesitas apoyo psicológico ante este problema, te invito a ponerte en contacto conmigo.

Llevo muchos años trabajando como Psicólogo Consultor en Madrid, tanto en la aplicación de los principios de la psicología cognitivo-conductual como en la psicología del deporte, y atiendo tanto de manera presencial como a través del servicio de psicología online. Si te interesa saber más acerca de cómo trabajo y ver mis datos de contacto, haz clic aquí.

Referencias bibliográficas:

  • Gandevia, S.C.; Enoka, R.M.; McComas, A.J.; Stuart, D.G.; Thomas, C.K. (1995). Neurobiology of muscle fatigue. Advances and issues. Adv. Exp. Med. Biol. Advances in Experimental Medicine and Biology. 384. pp. 515 - 525.
  • Gandevia, S.C. (2001). Spinal and supraspinal factors in human muscle fatigue. Physiol. Rev. 81(4): pp. 1725 - 1789.
  • Pélicier, Y. (1994). The concepts of asthenia and fatigue. L'Encephale. 20(3): pp. 541 - 544.