La mayor parte de personas conoce a alguien que habla mientras duerme. Sea una simple emisión de sonidos sin sentido, palabras sueltas o incluso conversaciones enteras en las que el sujeto es capaz hasta de contestar preguntas. 

Puede parecer un fenómeno extraño, pero aunque se entiende como una alteración del sueño la somniloquia o somniloquio es altamente frecuente y no suele vincularse a problemas severos. En este artículo exploramos brevemente el concepto y lo que implica.

¿Qué es la somniloquia?

La somniloquia o somniloquio (ambas formas son correctas) es una parasomnia, un trastorno o alteración en el cual aparecen comportamientos anormales durante el periodo de sueño. Concretamente en la somniloquia el sujeto emite palabras durante el sueño con completa ausencia de voluntariedad por su parte.

La intensidad con la que se habla puede variar en gran medida, pudiendo ir desde susurros hasta auténticos gritos. También pueden llegar a tener muestras de emoción, como risa o llanto. Estos episodios en los que el sujeto habla no suelen durar más que unos segundos o minutos, no existiendo un recuerdo posterior de haber hablado.

El contenido del habla suele no ser inteligible, si bien en ocasiones se pueden llegar a emitir palabras e incluso frases con sentido. En ocasiones se establecen pequeños monólogos o incluso puede parecer que están hablando con alguien en sueños. Y aunque en algunos casos las personas que perciben dicha habla pueden llegar a intentar preguntar algo al sujeto dormido y esta parezca responderle, resulta poco probable que responda directamente a la estimulación.

La somniloquia es un fenómeno muy frecuente en niños, siendo algo normal a pesar de que pueda parecer preocupante. También sucede en adultos de forma igualmente inocua, si bien en algunos casos detrás de ello puede haber algún tipo de problema o desorden (por ejemplo ansiedad).

¿Qué lo produce?

Si bien no se termina de conocer el proceso que hace que las personas hablen durante el sueño, y puede aparecer durante cualquier fase de éste, puede especularse con que el mecanismo mediante el cual aparece la somniloquia sea semejante al que provoca otras parasomnias: un desajuste en la activación/inhibición de las áreas cerebrales que se producen durante las diferentes fases del sueño, especialmente en las fases 3 y 4 de sueño REM y en la fase REM (momentos en que la somniloquia suele aparecer).

Por ejemplo, durante el sueño REM disminuye en gran medida el tono muscular a la par que se eleva la actividad fisiológica, pero en las personas con somniloquia las áreas cerebrales que controlan la actividad muscular bucofacial permanecen activas y permiten que el sujeto hable en sueños. Algo semejante ocurre durante el sueño profundo: el tono muscular se eleva y se reduce la actividad simpática.

¿En qué situaciones suele aparecer?

La somniloquia es muy frecuente a lo largo del desarrollo, en niños y adolescentes. Según vamos creciendo, sin embargo, es cada vez menos frecuente.

Es frecuente que la somniloquia aparezca asociada a otros trastornos del sueño, como los terrores nocturnos y el sonambulismo. También puede aparecer ante intoxicación por consumo de sustancias, en estados febriles y en épocas de elevado estrés así como en trastornos mentales tales como los del estado del ánimo, de la ansiedad y algunos estados disociativos.

Efectos del somniloquio

Por sí mismo el somniloquio no resulta perjudicial, pero sí puede generar alteraciones a nivel social en aquellas personas que duermen acompañadas. Por ejemplo, puede provocar que la pareja o acompañante no pueda dormir correctamente o pueden aparecer palabras, nombres o comentarios que pueden ser malinterpretados. O bien puede generar miedo o preocupación en el entorno (especialmente cuando aparece llanto, risa o gritos).

Tanto esto como la idea de que pueda decirse algo indebido puede provocar que algunas de las personas que lo experimentan puedan llegar a evitar el contacto con la pareja durante la noche o dormir en la misma habitación, lo que puede conllevar problemas en la relación.

¿Se requiere tratamiento?

A pesar de que es considerada una parasomnia o alteración del sueño, el somniloquio no es considerado una patología y no suele suponer ningún problema real en el propio sujeto (si bien sí puede llegar a ser una molestia si la persona duerme acompañada). En general, pues, no es necesario aplicar ningún tipo de tratamiento.

A pesar de ello, en los casos en que se presenta de manera persistente o resulta molesta se recomienda el uso de la relajación y la higiene de sueño, así como crear hábitos que permitan un descanso eficiente. Una buena preparación del ambiente antes de dormir suele ser de utilidad, así como evitar el consumo de estimulantes durante las horas previas al periodo de sueño.

También hay que tener en cuenta que en ocasiones el somniloquio se deriva de la existencia de problemas afectivos o ansiosos, en cuyo caso deberían trabajarse específicamente los problemas que los originan. Asimismo es posible que el paciente tema dormir acompañado debido a la posibilidad de resultar una molestia o decir algo que genere problemas con su pareja, cosa que puede requerir tratamiento.