La terapia bioenergética de Alexander Lowen es una de las psicoterapias corporales más influyentes, quizá superada sólo por la vegetoterapia caracteroanalítica de Wilhelm Reich, que fue el maestro de Lowen. 

En este artículo describiremos en qué consiste esta terapia, además de cuáles son los tipos de carácter que existen según Lowen.

Biografía de Alexander Lowen

Alexander Lowen (1910-2008) nació y se crió en Nueva York. Sus padres habían emigrado a los Estados Unidos desde Rusia. Durante su infancia y su adolescencia, que calificó como solitarias y estresantes, pasaba su tiempo de ocio practicando deporte y otras actividades físicas. Más adelante descubrió también el yoga y la relajación muscular de Jacobson.

Lowen obtuvo tres doctorados a lo largo de su vida: uno en Ciencia y Negocios, otro en Derecho (ambos en el City College of New York) y, más adelante, uno en Medicina en la Universidad de Ginebra, en Suiza.

Entre 1940 y 1952 fue discípulo de Wilhelm Reich, creador de la vegetoterapia caracteroanalítica, la primera psicoterapia corporal. Lowen practicó los métodos de Reich hasta que éste empezó a trabajar en su teoría del orgón, que muchos expertos en psicoterapia consideraron un verdadero fraude.

Fue entonces cuando desarrolló su propia aportación clínica: el análisis bioenergético o terapia bioenergética. En 1956 fundó el Instituto de Análisis Bioenergético junto con John Pierrakos y William Walling, también antiguos alumnos de Reich. Continuó su actividad como psicoterapeuta hasta que sufrió un infarto en 2006, dos años antes de su muerte.

La terapia bioenergética

Lowen opinaba que la psicopatología se deriva de conflictos entre las predisposiciones innatas del ser humano y su necesidad de adaptarse a la sociedad. De forma más específica, conceptualizó la neurosis como una consecuencia de la acumulación de energía sexual, de un modo similar a los planteamientos defendidos por Reich, su mentor.

Según Lowen, las personas tendemos a restar importancia a nuestra experiencia corporal y afectiva; por contra, sobrevaloramos la cognición y racionalizamos en exceso. Sin embargo, las dimensiones psicológica y física de la vivencia humana están estrechamente interrelacionadas, de modo que una puede provocar alteraciones en la otra.

En este contexto, la bioenergética se puede definir como el estudio de la personalidad a partir del análisis de los procesos energéticos del organismo humano. En particular, Lowen propuso que de forma natural la energía está anclada en dos polos -la cabeza y los genitales- y fluye libremente entre ambos; las alteraciones en este flujo provocan trastornos.

El proceso terapéutico

A partir de las hipótesis originales de Reich y de las suyas propias Lowendesarrolló un procedimiento terapéutico que denominó análisis bioenergético, aunque se lo conoce en mayor medida con el nombre de “terapia bioenergética”.

El objetivo de la terapia bioenergética es ayudar al cliente a obtener placer de forma satisfactoria con todas las funciones básicas de su organismo: la motricidad, la respiración, la sexualidad, las emociones, los sentimientos y la autoexpresión. Para esto es necesario liberar la tensión acumulada, tanto a nivel físico como psicológico.

El proceso dela terapia bioenergética consta de tres fases claramente diferenciadas:

  1. Tomar conciencia de la tensión corporal y de los problemas psicológicos.
  2. Descarga emocional: expresión de los sentimientos frustrados y distensión muscular; los mecanismos de defensa dejan de ser necesarios.
  3. Liberación de la energía asociada a los conflictos; acceso a una vivencia corporal y psicológica plena.

Tipos de carácter

Lowen describió cinco tipos de estructura caracterial en función de las partes del cuerpo en que el flujo de energía esté obstaculizado. Las regiones corporales que este autor consideró especialmente relevantes son los ojos, la boca, el cuello, los hombros, el pecho, el diafragma y la cintura.

1. Esquizoide

Las personas con un carácter esquizoide tienden a disociar sus pensamientos y sus emociones, así como a perder el contacto con la realidad y a ser rechazadas por las demás. A causa de que crecieron en entornos hostiles, estas personas sienten miedo constantemente.

Según Lowen, en estos casos el flujo de energía está bloqueado en el cuello, en los hombros y en la cintura. El peso tiende a cargarse en la parte externa de los pies, y la constitución suele ser delgada.

2. Oral

La personalidad oral se caracteriza por actitudes infantiles derivadas de la falta de satisfacción de las necesidades de afecto durante el desarrollo temprano. Estas personas suelen ser narcisistas y dependientes de las demás, o bien excesivamente independientes.

El bloqueo energético se produce principalmente en los hombros y la cintura, de modo que las extremidades tienden a ser débiles y a estar menos desarrolladas de lo normal. Además la respiración es superficial.

3. Psicopático

En el caso del carácter psicopático los bloqueos se darían en el diafragma y en la cintura, lo cual hace que la energía no fluya adecuadamente hacia el polo genital. Estas personas bloquean sus sentimientos, incluyendo los sexuales, y tienden a dominar, seducir y engañar a las demás, a la vez que temen que otras se aprovechen de ellas de modos similares.

4. Masoquista

Las personas masoquistas tienden a mostrar una actitud negativa, sumisa, insegura y poco asertiva, y a reprimir sus intensos sentimientos de hostilidad y agresividad. Esta estructura caracterológica se deriva de una presión excesiva por parte de los adultos durante la edad temprana que bloquea la individualidad y el placer de la persona.

A nivel físico, el carácter masoquista se manifiesta en bloqueos energéticos en el cuello, concretamente en la garganta y en la cintura. Esto aumenta la probabilidad de que aparezcan sensaciones de ansiedad. El cuerpo suele ser fornido y de baja estatura, según los teóricos de la bioenergética.

5. Rígido

Este tipo de personalidad se caracteriza por rasgos como la agresividad, la obstinación, la ambición, el orgullo y la sexualidad compulsiva. Las personas rígidas reprimen lo que consideran muestras de debilidad, como el llanto, y temen la cercanía emocional con otras personas. De los cinco tipos éste es el menos patológico por el buen contacto con la realidad.

En este caso la tensión se acumula en cierta medida en todas las partes del cuerpo; si el grado de concentración tensional es relativamente bajo, puede manifestarse en una actitud vital y enérgica.