Narraciones basadas en el horror y el temor a lo desconocido.

Cuando pensamos en mitos y leyendas, generalmente nos imaginamos narraciones elaborados que nos cuentan la historia o el surgimiento de diferentes fenómenos o elementos de la realidad. Sin embargo, también podemos encontrar entre las narraciones de las diferentes culturas ejemplos de mitos de terror, los cuales en el fondo nos hablan de los miedos a lo desconocido e incomprensible presentes en toda la humanidad.

En el presente artículo vamos a hacer un repaso a diez mitos y leyendas de terror de diversas procedencias, algunas de ellas de gran antigüedad mientras que otras basados en momentos históricos y contextos más recientes.

Una decena de mitos de terror

A continuación os dejamos con distintos mitos y leyendas de terror más o menos conocidas, las cuales proceden de diversos países y culturas.

1. El sacamantecas

La historia del hombre del saco, que se lleva a los niños metidos en un saco, es uno de los mitos más conocidos en España. Y sin embargo, resulta no ser tan leyenda sino que hace referencia a un suceso que ocurrió realmente a finales del siglo XIX.

Y es que durante esta época se observaron diferentes casos de hombres que secuestraron y asesinaron a niños (en otros casos también a mujeres) con el fin de extraer su sangre y lípidos (las mantecas) para venderlas o utilizarlas como elemento curativo, creyendo que estas partes de los niños contribuían a curar condiciones como la tuberculosis. Un ejemplo real fue el de Francisco Leona, el cual junto a su cómplice y su cliente fue condenado a muerte tras el asesinato de un niño por estas razones.

2. La Llorona

Uno de los mitos y leyendas de terror más conocidos de México, y que de hecho que tiene orígenes precolombinos, es la de la Llorona. La leyenda nos dice que hubo una vez una mujer que, tras casarse y tener hijos, fue viendo progresivamente un distanciamiento y pérdida de interés en ella por parte de su marido. Un día, la mujer descubrió que su marido la estaba engañando e iba a dejarla. Furiosa, ahogó a sus dos hijos, pero tras hacerlo se dió cuenta de lo que había hecho y terminó por quitarse la vida. Desde entonces su espíritu vaga desconsolado, gritando y llorando mientras busca a sus hijos.

3. Kuchisake-Onna

Un mito japonés de terror nos cuenta la historia de Kuchisake-Onna, una mujer vanidosa y casada con un samurai al cual engañaba con otros hombres. Un día, el marido descubrió las infidelidades y furioso le cortó brutalmente la cara y la boca mientras le preguntaba si realmente se consideraba hermosa. La mujer murió, y el marido arrepentido terminaría por suicidarse.

Desde entonces el espíritu de la mujer ha vuelto en forma de yokai, y se aparece de cuando en cuando tapando su cara por una mascarilla quirúrgica. La mujer buscará y se detendrá ante alguien generalmente joven (algunas versiones dicen que persigue a estudiantes e incluso a niños) para preguntarle si la considera hermosa. Si le contesta que no, matará a su víctima.

Si le contesta que sí procederá a quitarse la máscara para mostrar su enorme herida, repitiendo la misma pregunta. Si la víctima se asusta, grita o responde que no, les matará. En caso de responder que sí el yokai le hará la misma herida, o bien le seguirá hasta su casa para allí matarle. Intentar huir no sirve para nada, pues el espíritu se volverá a aparecer.

4. La chica de la curva

Una de las leyendas urbanas más conocidas y populares en múltiples países es la leyenda de la chica de la curva. Esta nos narra cómo una joven falleció hace años en un accidente de tráfico en una curva pronunciada de la carretera. Tiempo después, el espíritu de la misma joven se aparece en la carretera haciendo autostop y pidiendo que la lleven. Tras subirse al coche, la joven permanece callada hasta que el conductor se acerca a la curva donde murió. Es entonces cuando el espíritu le indica al conductor que tenga cuidado ya que ella se mató en esa curva, para una vez dicho esto desaparecer.

5. La Santa Compaña

Una conocida leyenda procedente de la provincia de Galicia nos habla de la aparición de una procesión de almas en pena que recorre el territorio gallego, la Santa Compaña. En ella se nos dice que a las doce de la noche las almas del Purgatorio se reúnen para salir en procesión, portando velas, rezando y cantando cantos fúnebres. Se dice que viaja por los caminos, bosques y pueblos, pasando y visitando las casas de aquellos que van a morir.

La aparición de la Santa Compaña anuncia por lo general a quien la ve su futuro fallecimiento, en ocasiones viéndose cómo los muertos transportan un ataúd con el cadáver de la propia persona que la ve. También pueden verla algunos elegidos y quienes por error durante su bautizo han sido ungidos por los óleos de los difuntos.

La procesión es liderada por un sujeto aún con vida, el cual no puede mirar atrás en ningún momento y porta una cruz y agua bendita. Este sujeto (el cual durante el día no recordará su andadura nocturna) está destinado a morir en poco tiempo, caminando todas las noches sin descanso y debilitándose y consumiéndose hasta morir y unirse a la procesión o pasar la cruz a otra víctima. Si alguien se cruza con la procesión, podrá protegerse de ella dibujado un círculo y rezando desde su interior.

6. Aka-manto

Existe una leyenda japonesa que nos habla del espíritu o yokai Aka Manto, un espectro que se aparece en baños públicos y colegios para darte a elegir entre dos papeles: uno azul y otro rojo. Si la víctima de este ser escoge el rojo, Aka-Manto procederá a cortarle con un cuchillo hasta teñir su ropa de rojo con la sangre. Si se escoge el color azúl, el espíritu estrangulará hasta la muerte a la persona, logrando con ello que su rostro y piel adquiera la misma coloración azul que ofrecía. Intentar decir otro color sigue teniendo por consecuencia la muerte, siendo la única posibilidad de sobrevivir indicarle al ser no necesitar papel alguno.

7. El silbón

Una de las leyendas o mitos de terror más conocidos de entre las procedentes de Venezuela es la del Silbón. La historia nos narra cómo un joven mató y destripó a su propio padre, tras descubrir que su padre había violado (en otras versiones golpeado) a su esposa. Tras descubrirle, su familia le maldijo y le azotó, para posteriormente restregarle azotarle y restregarle ají o chile en las heridas y lanzarle a los perros. Con el tiempo se transformó en un alma en pena, que viaja con un saco en el que se encuentran los restos de su padre muerto.

Este ser es un presagio de muerte, y se dice que busca principalmente atacar y matar a mujeriegos y borrachos. Sus silbidos suenan lejanos cuando está cerca y cercanos cuando está lejos. Existen varias versiones de esta leyenda, en algunas de las cuales el motivo del asesinato del progenitor es la de extraerle las vísceras para comerlas cuando el padre no consiguió cazar a un venado.

8. Teke-Teke

Una macabra leyenda japonesa, nos cuenta la historia de una joven estudiante víctima de acoso escolar la cual cayó en las vías del tren tras asustarla unas compañeras de clase, con tal suerte que fue partida por la mitad. Desde entonces esta joven, ahora un espíritu furioso, vaga arrastrando su torso con sus manos buscando sus piernas y atacando y matando.

9. La leyenda de Pocong

Este mito pertenece a Indonesia, donde tradicionalmente se cubre el cuerpo de los muertos con paños blancos y ropa de encaje que se atan por encima de su cabeza. Según las creencias locales, las almas de los muertos permanecen en su cuerpo durante cuarenta días tras el fallecimiento. Pasado ese tiempo debe desenvolverse el cuerpo. Cuando ello no se hace el espíritu del muerto volverá en forma de aparición, dado que su mortaja le impide salir. Este espíritu flota o salta para desplazarse, buscando por lo general a las personas de su entorno. Según algunas leyendas estos seres además se alimentan de la sangre de los infantes.

10. La leyenda de Bloody Mary

La historia de Bloody Mary es uno de los clásicos de las leyendas de terror. La historia nos cuenta que la pequeña Mary Whales, la cual un día enfermó y con el tiempo murió. La familia enterró a la niña, instalando un dispositivo típico de la época en que se colocaba una cuerda atada a una campana por si el supuesto muerto no lo estaba (ya que ya se conocía la catalepsia). La pequeña se despertó, siendo su supuesta muerte producto de la catalepsia, y tocó la campana. Sin embargo, nadie la oyó.

Cuando la familia se dió cuenta de que la campana había caído al suelo después de múltiples intentos y desenterró a la niña, se la encontraron ya muerta, con las manos ensangrentadas tras haber intentado huir desesperadamente. Pero antes de morir, lanzó una maldición: aquellas personas que ante un espejo digan su nombre tres veces morirán, antes de lo cual se oirá la campana que nadie oyó en su caso.