El desarrollo de la tecnología durante la prehistoria muestra cómo se desarrollaron las capacidades cognitivas de los humanos. En la imagen, herramienta olduvayense. Wikimedia Commons.

Algo que ha sido fundamental para la evolución de los seres humanos es el desarrollo de la tecnología, entendida como el conjunto de instrumentos y procedimientos que nos ayudan a satisfacer nuestras necesidades y resolver problemas.

Dicho desarrollo ha tenido lugar durante toda la historia de nuestra especie, de hecho, nuestra sofisticada tecnología es parte de lo que nos diferencia de todas las demás especies. No solo nos ha servido para adaptarnos a las necesidades que nos presenta el entorno, sino para adaptar ese entorno a nuestras propias necesidades.

Más específicamente, el paso del homo habilis al homo sapiens estuvo marcado por el uso de minerales, lo cual se conoce como industria lítica. Esta es, además, la industria más antigua desarrollada por la especie humana.

¿Qué es la industria lítica?

La industria lítica es la producción de herramientas a base de roca y minerales variados, que tuvo especial auge en el periodo que se conoce como la “prehistoria”. Específicamente en los periodos Paleolítico, Mesolítico y Neolítico.

Algunos ejemplos de estas herramientas son las armas que se utilizaron para la caza o la recolección, y también los materiales necesarios para elaborarlas, entre otras. Se trata de una industria cuyo desarrollo fue bastante lento y a la vez importante para nuestra evolución: ha estado presente desde hace más de dos millones de años.

7 tipos de industria lítica: del Homo habilis al Homo sapiens

Como es de esperarse, las necesidades y recursos disponibles se modificaron constantemente entre el Paleolítico y el Neolítico. Así pues, existieron distintos tipos de industria lítica.

Actualmente se reconocen siete principales tipos: Olduvayense, Achelense, Musteriense, Auriñaciense, Gravetiense, Solutrense y Magaleniense.

1. Olduvayense

La industria de tipo olduvayense, también conocida como industria de modo 1, apareció hace aproximadamente 2,5 millones de años, probablemente con el surgimiento de los primeros representantes del género humano, los Homo.

La producción de herramientas ocurrió en primer lugar a base en rocas talladas, cuya forma podía ser de distintas maneras y se conseguía a base de golpes en una o en las dos caras de la roca. Por otro lado, estas herramientas tenián un grado de elaboración muy bajo, puesto que solo se pretendía afilar piedras por uno de sus extremos, sin poner mucho cuidado en la forma resultante. Al hacer marcas irregulares creadas de manera rudimentaria, no se tenía mucho control sobre la forma obtenida. Por esto se reconoce como la industria de tallado de piedra más antigua.

La producción lítica olduvayense se basaba en aprovechar la materia prima más cercana, sin tener que planear mucho acerca de dónde conseguirla y cómo manipularla. El principal objetivo era obtener filos cortantes y piezas pequeñas. Este tipo de tecnología fue utilizada principalmente por el Homo habilis.

2. Achelense

El modo Achelense, o modo 2, se refiere a la elaboración y uso de fragmentos planos y delgados de piedra (lo que se conoce como “lasca”), que se tallaron por las dos caras, obteniendo hachas bifaces. Estas lascas son más estandarizadas que en el periodo anterior, siguen un orden concreto de de golpes y giros en la manipulación del material con el que se trabaja.

La industria lítica de tipo achelense corresponde al Paleolítico Inferior, hace aproximadamente 1,6 millones de años, y las técnicas de manipulación de la roca le daban forma de pequeñas hachas. Por otro lado, estos instrumentos no estaban especializados en tareas concretas, y servían al propósito general de cortar materiales blandos y raspar pieles, al precio de no obtener ni resultados óptimos ni una productividad muy alta en comparación al o que se podría conseguir con otros tipos de industria lítica que estaban por llegar.

3. Musteriense

La industria lítica de modo 3, o musteriense, apareció en los inicios del Pleistoceno superior, hace unos 125.000 años y desapareció hace unos 30.000 años. Está asociada a los neandertales, que partiendo de la industria achelense originada en África, la perfeccionaron en las regiones de Eurasia en las que aparecieron como especie diferenciada y con una capacidad craneal mayor a la de sus ancestros. Por otro lado, los primeros representantes de los sapiens también partieron de ella al asentarse en Eurasia.

En esta etapa se utilizó principalmente el sílex o pedernal, piedra dura hecha a base de sílice que puede crear bordes filosos al romperse. Así mismo, durante este periodo que corresponde al Paleolítico Medio, las piedras fueron utilizadas especialmente para la caza, pero ya empezaron a crearse herramientas especializadas, planeando en su elaboración una finalidad particular. En concreto, se han conservado una sesentena de herramientas especializadas, como punzones, hachas, cuchillos, etc.

Las herramientas tenían un tamaño menor que en los periodos anteriores y contaban con más puntas, por lo que se acercan más a la forma de cuchillo. Dentro de este periodo se reconoce también la etapa intermedia “Chatelperroniense”, más cercana al Paleolítico Superior.

4. Auriñaciense

Este periodo, junto con los tres que siguen, suelen agruparse dentro de la misma época: el Paleolítico Superior (la etapa que va desde hace 40.000 años hasta hace 12.000 años), y se asocian a un modo de producción común caracterizado por el uso de hueso, el asta o el marfil para fabricar puntas largas y muy afiladas (imposibles de fabricar a partir de materiales tan quebradizos como las piedras), y también por realizar las primeras representaciones artísticas con los mismos materiales. Gracias a la posibilidad de crear agujas, es posible fabricar ropajes sofisticados con los que desplazarse por ecosistemas totalmente glaciares, algo que otros representantes del género Homo no podían hacer durante mucho tiempo.

Por otro lado, en este tipo de industria lítica se generaliza el uso del buril, que es un instrumento desarrollado por el Homo sapiens y es considerada la primera herramienta máquina: un objeto creado para fabricar otros instrumentos de trabajo.

Específicamente el Auriñaciense se caracteriza por grandes láminas, a modo de grandes lascas talladas. Otros materiales utilizados fueron el sílex, el cuarzo y la cuarcita.

5. Gravetiense

Junto con el periodo anterior, el Gravetiense se asocia con el Homo sapiens. De igual manera era predominante uso de hueso y marfil para la fabricación de puntas largas. Se caracteriza por la presencia de los primeros huesos decorados y también por el desarrollo de métodos de cocción de arcilla.

6. Solutrense

En continuación con la anterior, esta etapa se caracteriza por el desarrollo de métodos de calentamiento de roca. Por estos mismos métodos, el tallado y la forma de la herramienta se modifica. Tienen toques más estéticos, similares a una flecha. Se utilizan también sílex, cuarzos y distintos cristales, como la obsidiana.

7. Magdaleniense

En este último periodo, las herramientas son aún más finas pero también más grandes, con forma de punta de azagaya (lanza arrojadiza pequeña), aunque también tienen formas triangulares. Sus productos elaborados se utilizaron no solo para la caza, sino como armas de combate y también como adornos. Se han encontrado muchos restos bien conservados en el sudoeste de la Europa Occidental.