Los conocidos popularmente como mormones, llamados oficialmente la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, son una variante del cristianismo cuyos miembros consideran su conjunto de creencias y rituales una actualización de la idea “original” del cristianismo.

La particularidad esencial de los mormones, es la puesta en escena de su aparición. Contraria a la mitología y la mística que rodean a los reconocidos profetas de las tres grandes religiones (judaísmo, cristianismo e islam) su fundador y también considerado Profeta Mormón, fue una persona normal y corriente que vivió durante la edad moderna: Joseph Smith Jr.

Sucede que en toda nueva rama de una religión monoteísta, aparece y se expande la polémica de vez en cuando. En el caso de la aparición de los mormones, su surgimiento a partir de alguien de carne y hueso fue en su momento un gran motivo de polémica.

¿Quiénes son los mormones? Orígenes del movimiento

Una de las curiosidades de los mormones es su reciente creación y en un entorno relativamente reciente. Poco después de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América, un humilde muchacho de padres granjeros instalados en el pueblo de Palmyra, Nueva York empezó a tener revelaciones cuando aún era un adolescente, a la edad de 14 años.

Según su testimonio directo, Joseph Smith Jr. había presenciado cómo el mismísimo Jesús de Nazaret se le había acercado para concederle el privilegiado título de “profeta en la Tierra” para divulgar el último mensaje de Dios y la restauración de la “Iglesia Primitiva de Jesucristo” con un nuevo prisma, desprendiéndose de los postulados cristianos y de la Iglesia Católica oficialistas. Da la casualidad de que todo ello transcurre en un tiempo de construcción nacional y de identidad de los Estados Unidos.

Esta doctrina plantea su origen en “La Primera Visión” que tuvo Joseph Smith en el año 1820. Pocos años después, mientras Joseph Smith Jr. rezaba, tuvo otra aparición del ángel Moroni (hijo del profeta Morón), lo que le daría el nombre popular que conocemos hoy en día. Es en ese momento donde los teólogos fijan la polémica más discutida.

El testimonio que dejó el profeta de los mormones es que el ángel le dio unas indicaciones geográficas concretas para que recogiera unas placas de oro puro en las cuales estaban grabados los verdaderos mandamientos de Jesucristo. Smith no dudó en obedecer en la búsqueda de las evidencias. Tras varios intentos fallidos cavando terrenos, finalmente se hizo con esas placas y quedó impresionado por el acontecimiento que acababa de presenciar.

La controversia del texto mormón

Teniendo en cuenta otros aspectos del mormonismo que comentaremos más adelante, la base esencial de la controversia entre esta religión y el resto de variantes del cristianismo reside en ese descubrimiento de las obras sepultadas en un terreno a las afueras de Nueva York. Sin evidencia ni testimonio más allá del propio Smith (como sucede con otras religiones), los mormones defienden la idea de que las placas estaban, tal y como había revelado el ángel Moroni, junto a unas piedras “videntes” que ayudarían a traducir los manuscritos.

Surge entonces la madre de todas las sospechas: esos textos eran inteligibles, se desconocía el idioma y, según el propio Joseph, era una mezcla de griego con hebreo. No obstante, la solución se hallaba en una especie de antifaz con lentes que le permitieron traducir al inglés las escrituras halladas. Es así como dio lugar a la publicación del Libro de Mormón en el año 1830. No obstante, dificultando aún más la credibilidad del profeta mormón, los historiadores aseguran que éste apenas sabía leer y escribir. ¿Cómo pudo entonces transcribir los textos originales?

Para más frustración de los defensores de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Smith no pudo acabar de traducir todo el contenido del Libro porque el ángel que le había designado heredero de su mensaje, se llevó todos los elementos que mandó exhumar junto con todos los accesorios complementarios. Igualmente, a Joseph le dio tiempo de dar cuerpo a la obra de 15 volúmenes con capítulos y versículos pertinentes, de idéntica estructura que cualquier otro libro religioso, pero con mayor número de tomos.

Principales diferencias con otras ramas del cristianismo

Los mormones tienen algunas caraterísticas diferenciales muy profundas con el resto de los cristianos, especialmente en lo que se refiere al matrimonio. En sus bases fundamentales, los mormones permitían la poligamia, al igual que sucede con el Islam, pero con un número mayor de cónyugues. El propio Joseph Smith consumó un total de 40 matrimonios y tuvo una cincuentena de progenitores.

Como cabía esperar, fue objeto de otro sinfín de sospechas sobre los verdaderos fines del profeta mormón, cuyos detractores acusaron de embaucador y manipulador con las mujeres con el objetivo único de mantener relaciones sexuales mediante la nueva profecía que divulgaba. De hecho, suponen los historiadores, los mormones tuvieron que replantear ese elemento discordante, y en la actualidad sólo está permitida la monogamia.

De igual manera, el Movimiento primitivo del Evangelio, tiene en la actualidad la característica de aceptar y adoptar a miembros homosexuales, transgénero, e incluso han ofrecido explícitamente apoyo a leyes de protección contra el colectivo LGTB en los Estados Unidos, especialmente de la mano de Mitt Romney, siendo el primer candidato mormón a la presidencia del país en el año 2012.

Persecución, expansión e influencia actual de esta religión

Los mormones fueron víctimas de persecuciones desde el inicio de su fundación. Joseph Smith fue acusado por delitos de desorden público, sectarismo y sedición. De hecho, el profeta y sus seguidores tuvieron que fundar su propia ciudad para evitar perseguidos.

Así pues, la persecución dio lugar al nacimiento de Nauvoo (La Hermosa, en hebreo) en el año 1839, actual estado de Illinois, EE.UU.. Allí quiso asentar y establecer su cuartel general después de la Guerra Mormona en Misuri, de donde fueron desterrados.

Después de un sinfín de huídas, acusaciones, linchamientos y un largo historial de acusaciones tanto políticas como religiosas, Joseph Smith fue asesinado en el año 1844 por un grupo de anti-mormones en la cárcel donde estaba recluido en la ciudad de Carthage, Illinois. Con algunas tensiones y divisiones internas, los mormones designaron pronto a su nuevo profeta, discípulo de Smith, Brigham Young, apodado “el Moisés Americano”, ya que ayudó a seguir expaniendo el credo por todo el país.

En la actualidad, esta rama del Cristianismo sigue creciendo de manera gradual por todo el Globo. Cuenta con unos 10 millones de feligreses, y egún algunos estudios e informes, se calcula un crecimiento del 120% para el año 2080. Su sede se ubica en Salt Lake City, en el Estado de Utah, cuyo fundador fue el sucesor de Smith.

Referencias bibliográficas:

  • Marquardt, H.M. y Walters, W.P. (1994). Inventing Mormonism: Tradition and the Historical Record. Salt Lake City, Utah: Signature Books.
  • Russell, William D. (Winter 2005). An RLDS Schismatic Group Finds a Prophet of Joseph's Seed. Dialogue: A Journal of Mormon Thought. 38(3).
  • Shields, S.L. (2012). Proposing an Academic Name for the Movement. Restoration Studies. 13: pp. 47 - 60.