Debatir es sano. Se trata de una actividad que nos permite pensar y buscar tanto argumentos como contraargumentos que nos permitan defender nuestras ideas, o modificarlas en caso de que otras nos parezcan mejores.

Y no siempre aquellas con las que comulgamos: es posible debatir intentando defender una idea opuesta de tal manera que comprendamos sus argumentos y puntos débiles. Esta actividad puede ser además muy adecuada para adolescentes, dado que entre otras cosas favorece su capacidad de reflexión.

A lo largo de este artículo vamos a ver algunos posibles temas para realizar debates para adolescentes, con el fin de dar ideas al respecto.

¿Qué es un debate?

Antes de entrar a valorar algunos ejemplos de temas a tratar en debates entre adolescentes, cabe hacer un pequeño repaso a qué es exactamente lo que queremos generar.

Entendemos como debate a aquella situación o técnica comunicativa en el cual dos o más sujetos expresan, comparten e incluso confrontan entre sí sus opiniones y perspectivas sobre un tema determinado, por lo general controvertido.

Se trata de un acto que pretende contrastar opiniones y perspectivas diversas de manera fluida, expresando posturas que pueden o bien asemejarse o bien oponerse, si bien siempre suelen presentar divergencias entre sí. Se busca que cada una de las partes genere argumentos con el fin de defender su postura.

¿Por qué es bueno debatir?

Se trata de un ejercicio que permite que cada una de las diferentes partes visualice posturas diferentes de la propia y vea sus propios argumentos contrarrestados, algo que puede permitir la modificación de la propia postura o una reflexión o argumentación más profunda respecto a la temática tratada.

Además de ello, contribuye a ejercitar las funciones ejecutivas, las capacidades cognitivas en general (por ejemplo las de razonamiento, reflexión y planificación) y la capacidad de comprender y prever las reacciones y valorar la opinión de los demás. También ayuda a fomentar la capacidad para defender la propia postura, así como a ser tolerante y críticos tanto con la propia postura como con la ajena.

Es por ello que debatir es una actividad enriquecedora y de gran utilidad en todos los momentos de la vida, como por ejemplo en la adolescencia. Y es que en un momento en que empiezan a florecer y desarrollarse las capacidades mentales más complejas, puede ser de utilidad de cara a entrenarlas y ayudar a potenciarlas.

Debates para adolescentes: algunas temáticas a abordar

Son muchos los temas que puede ser de interés tratar con adolescentes, ya que les ayuda a reflexionar sobre aspectos sobre los que no suelen pensar o bien expresar su punto de vista.

Entre ellos, podemos encontrar las siguientes propuestas.

1. Las relaciones de pareja

¿Qué es el amor?, ¿qué es una relación de pareja?, ¿existe un única forma de vivirlo?

Todas estas preguntas pueden ser objeto de debate, siendo además algo que interesa en gran medida a los adolescentes.

También permite visualizar aspectos como las ya no tan nuevos modelos de familia (familias homoparentales, monoparentales, adopción, familias reconstituidas…), hablar de ámbitos como el sexo y/o desmontar mitos extendidos entre los jóvenes.

2. Las drogas, su consumo y las adicciones

El consumo de drogas es uno de los problemas más frecuentes entre los jóvenes, con lo que debatir lo que son las drogas, sus efectos y riesgos, las problemáticas que generan y el concepto de adicción, así como la visión social que tiene tanto el consumo como la adicción desde el mundo adolescente y desde el mundo adulto, son objeto de debate.

Puede ayudar a formarse una idea más cercana a la realidad o derribar mitos y creencias distorsionadas, especialmente si se cuenta con información buscada previamente o incluso con entrevistas a profesionales o personas que hayan superado la dependencia.

3. El empleo

Otra de las grandes preocupaciones de la mayor parte de la población, y especialmente de los jóvenes, es su futuro laboral. Debatir sobre el mercado laboral, las exigencias de este y el desarrollo profesional a partir de la formación académica puede ser un tema de debate útil y enriquecedor.

4. El paro

El reverso del punto anterior, la falta de empleo, es también un tema de debate a tener en cuenta. Lo que implica este concepto, posibles maneras de reducirlo, las dificultades para encontrar trabajo o la discusión de posibles maneras de labrarse un camino para subsistir son algunos de los elementos tratables.

5. La violencia de género

Otro de las temas más candentes y relevantes a tratar en las aulas, debatir sobre la violencia de género, lo que implica, lo que no debe aceptarse en una relación sana y qué medidas deberían tomarse en el caso de ser víctima o testigo de un caso (posibles medidas de protección o recursos sociales a los que acudir) pueden ayudar a prevenir posibles casos e incluso salvar vidas.

6. Internet y redes sociales: beneficios y riesgos

Internet y las redes sociales son sin duda un instrumento de gran utilidad y hoy en día pueden encontrarse en cualquier lugar y situación, algo que sin embargo también pone en gran peligro a los jóvenes.

Debatir sobre los riesgos de las redes y aspectos como la privacidad, el riesgo de grooming y acoso sexual, el ciberbullying, la publicación de datos que deberían permanecer en la intimidad o incluso las posibles consecuencias como las derivadas de la búsqueda de información por parte de posibles empleadores es algo necesario para reflexionar sobre nuestro comportamiento en las redes.

Internet

7. Medio ambiente y contaminación

Un problema social cada vez más relevante que sin embargo a veces es poco comprendido por parte de los jóvenes es el de la contaminación y la importancia y responsabilidad de cuidar el medio ambiente.

Discutir sobre cuál es el estado del medio ambiente, el reciclaje, el cuidado de los parajes o la corrección de pautas de conducta altamente perjudiciales de las que apenas nos damos cuenta en nuestro día a día podrían ser de gran utilidad.

8. La igualdad de derechos y las discriminaciones

Otra temática que puede ser de utilidad tratar es el de la igualdad y las diferentes discriminaciones que siguen existiendo en nuestra sociedad.

El concepto de igualdad y el reflexionar sobre si hay discriminación por aspectos como sexo, orientación sexual, raza, religión, edad, estado de salud física o mental o incluso opinión política en ámbitos como el trabajo o las relaciones sexuales es enriquecedor y puede hacernos ver diferentes maneras de buscar la igualdad de derechos.

9. El desarrollo físico, mental y social

Los adolescentes se encuentran en un proceso de cambio que puede ser altamente turbador y difícil de comprender, tanto en el ámbito físico como en el mental y el social.

Los cambios en el cuerpo, el desarrollo de nuevas capacidades mentales y los cambios en las relaciones con los semejantes y los adultos, además de las expectativas que la sociedad empieza a tener sobre ellos, pueden servir para valorar sus creencias y sensaciones.

10. Salud mental

Otro ámbito a debatir puede ser el mantenimiento de la salud o la existencia de diferentes enfermedades y alteraciones mentales.

Se puede debatir para discutir sobre a qué se le llama salud mental, qué implica tener una enfermedad mental, la percepción que se tiene de quienes las sufren y maneras de hacer frente a la discriminación.

11. Salud sexual

Un tema tabú que sin embargo es importante tratar es el de la educación y la salud sexual, especialmente teniendo en cuenta es posible que las primeras relaciones se lleve a cabo a estas edades (además de que en los últimos tiempos hay repunte algunas infecciones de transmisión sexual).

Los riesgos de transmisión de las diferentes ITS, sus síntomas y la necesidad de utilizar profilaxis (así como la discusión de las excusas que se suelen usar para no utilizarlas y cómo poder hacerles frente) tanto para ello como para evitar embarazos no deseados es altamente necesario. Deberían hablarse también de mitos o métodos en el mejor de los casos poco efectivos.

12. La imagen

Un tema muy relevante para los adolescentes es el de su imagen, física y social. Es en esta edad en la que a menudo empiezan a aparecer problemas alimentarios, algo sobre lo que habría que hacer prevención.

También se puede debatir sobre la importancia que se le da a la imagen, la persecución de una apariencia positiva de cara a la galería, la publicación de fotos en las redes…

Imagen personal

13. El acoso escolar

El bullying es una problemática especialmente frecuente durante la infancia y la adolescencia, y debe debatirse lo que significa, los efectos sobre el acosado, la necesidad de detenerlo y de frenar al acosador, las consecuencias y la reflexión sobre el dolor que provoca y las posibles maneras de solucionar esta problemática.

14. Los derechos humanos

Una temática de índole social a debatir es el de los derechos humanos. Cuáles son, porqué son importantes, si se cumplen o no en nuestra sociedad y cómo debe procurarse su cumplimiento para todos los seres humanos.

15. Los derechos de los animales

Un último tema de reflexión y debate puede ser el de los derechos de los animales. Discutir sobre cómo deben ser tratados el resto de animales no humanos, si sus derechos están oficializados y cómo deben aplicarse las normativas para garantizarlos puede ayudar a mejorar el trato al resto de criaturas no humanas y a empatizar con ellas.