Consejos para que le sea más fácil aprender. Pixnio.

Durante la infancia es común que los niños experimenten dificultades para aprender ciertas cosas. Normalmente, esto depende en gran medida de los hábitos e intereses de cada niño o niña, pero en algunos casos ocurre que las dificultades de los niños para aprender algunos contenidos son tan significativas que son incapaces de dominar lo más básico de la asignatura.

En este artículo vamos a ver cómo ayudar a un niño con problemas de aprendizaje, para que supere sus limitaciones y aprenda nuevas formas de resolución problemas. Vamos a repasar un listado de consejos para ayudar a los más jóvenes con este tipo de problemas, además de dar un repaso a lo que implica experimentar estas dificultades.

¿Qué son los problemas de aprendizaje?

Para entender mejor cómo ayudar a un niño con problemas de aprendizaje es necesario saber qué causa este fenómeno psicológico. Los problemas de aprendizaje abarcan una diversidad de dificultades académicas en distintas áreas, que afectan a los niños no solamente en lo académico, sino también en el aspecto personal.

Existen niños a los cuales les resulta más fácil realizar una ecuación matemática que escribir un texto, y esto no tiene nada de extraordinario. Pero cuando nos damos cuenta que el niño presenta dificultades excesivas para realizar las actividades académicas, numéricas o lingüísticas, podemos estar en presencia de algún problema de aprendizaje.

Cuando el niño no domina los conocimientos propios de algún área del conocimiento, incluso cuando ya ha alcanzado una edad en la que debería ser capaz de realizar dichas actividades, es entonces donde los padres o cuidadores deben llevar con un profesional de la conducta (psicólogo, psicopedagogo) para determinar exactamente qué ocurre.

En conclusión, podemos decir que los problemas de aprendizaje representan dificultades académicas intensas, que afectan la vida de los niños en varios aspectos de su vida.

Ahora veamos cuáles son algunas de las dificultades más comunes.

1. Disgrafía

La disgrafía es un trastorno de aprendizaje caracterizada por complicaciones al escribir cualquier tipo de símbolos, como letras y números. No implica errores ortográficos, sino que se trata únicamente se la imposibilidad para escribir de manera ordenada y comprensible.

2. Discalculia

La discalculia implica el tener grandes dificultades ante la realización de actividades numéricas, incluso las más elementales. Por ejemplo, los niños con este problema de aprendizaje son incapaces de llevar en su mente en procedimiento necesario para realizar una ecuación matemática básica.

3. Dislexia

La dislexia se trata de una alteración en la capacidad de lectura en la cual el niño o niña confunde las letras y los números alterando de esta manera el significado de las palabras, incluso cuando las escribe. Por ejemplo, intercambiando una “b” por una “d”, o una “p” por una “q”, etc.

Intentar ayudar a niños con problemas de aprendizaje de este tipo pasa por enseñarle pautas de lectura que le permitan leer más rápidamente sin equivocarse.

4. TDAH

En Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) comprende una dificultad a la hora de intentar mantenerse concentrado y atento ante casi cualquier situación, sobre todo en las aulas de clases. Es fácil detectar a los niños con este problema de aprendizaje debido a que son bastante inquietos.

¿Cómo ayudar a niños con problemas de aprendizaje?

Losd anteriores son solo algunos de los trastornos de aprendizaje más comunes; algunos de estos podrían presentarse conjuntamente con otros, lo que quiere decir que un niño puede presentar síntomas de varios trastornos de aprendizaje al mismo tiempo. Por lo general, en TDAH ocasiona problemas en cuanto a la lectura, escritura y resolución de ecuaciones.

A continuación vamos a ver un listado de consejos para ayudar niños con problemas de aprendizaje.

1. Conocer a fondo la discapacidad del niño

Cuanto más conocimiento tengamos sobre la problemática del niño o niña, más fácil será que podamos ayudarle a superar su situación. Es importante entender el porqué de su dificultad para evitar juzgar al menor y tildarlo de incapaz, lo cual resulta contraproducente.

2. Conocer a fondo los derechos del niño

En la medida que sepamos más respecto a los derechos que tienen los niños en cuanto a su escolaridad, podremos buscar las mejores alternativas para que superen sus problemas de aprendizaje sin que esto represente una expreiencia dolorosa o traumática. En las escuelas existen profesionales capacitados que tienen el deber de atender estos casos.

3. Trabajo conjunto con los maestros

Es importante establecer una red de trabajo conjuntamente con los maestros para poder abarcar más ampliamente el proceso de aprendizaje de los niños. El maestro se encargará de hacerle saber al representante del niño cuáles son exactamente las dificultades que presenta, y los padres o cuidadores deberán dar la atención necesaria en casa, siguiendo los consejos de los profesionales.

4. Centrarse en las fortalezas

Lo más recomendable en cualquier caso de problemas de aprendizaje es enfocarnos en las fortalezas del niño y hacérselas notar, de manera que no se sienta minimizado por sus dificultades.

La idea es que el joven logre identificar sus puntos fuertes y sea capaz de fomentarlos y sentirse orgulloso de ellos.

5. Ser paciente con el niño

Las limitaciones de aprendizaje se pueden gestionar para que sus síntomas no impidan el progreso del aprendizaje de los pequeños, y los niños son capaces de tener éxito académicamente, siempre y cuando estas dificultades sean bien canalizadas.

Pero es importante recordar que el proceso toma tiempo, y debemos ser pacientes con los niños, no hay que esperar resultados rápidos ni milagrosos.

6. Hablar con otros padres

Una buena forma de encontrar apoyo es tener contacto con otros padres que tengan niños con este tipo de problemas. Establecer relaciones con personas que se encuentran lidiando con lo mismo que nosotros siempre resulta útil para expresar las propias preocupaciones y pedir consejo, aparte de que podemos aprender nuevos métodos para afrontar la situación.

Referencias bibliográficas:

  • García, J. N. (1998) (3.a ed. rev.). Manual de dificultades de aprendizaje. Madrid: Narcea.