El vínculo entre cocaína y alcohol consumidos de forma sucesiva (no simultánea), en donde el consumo de una sustancia es iniciado para calmar los efectos desagradables que la otra sustancia ha dejado, produce efectos devastadores. 

En este artículo veremos qué pasa cuando las dinámicas de consumo de estas dos sustancias adictivas se mezclan.

Dos tipos de estimulantes muy adictivos

El alcohol es una sustancia tóxica, capaz de producir adicción y aunque en primer lugar produzca un efecto desinhibidor, estimulante, se ubica en la categoría de sustancias psicoactivas depresoras.

Esto se debe a que después de un primer momento de producir una acción desinhibidora, que estimula los impulsos y bloquea el pensamiento racional, el alcohol comienza a producir una disminución general en diferentes funciones del organismo que luego describiremos.

La cocaína es una sustancia psicoactiva estimulante, que altera las diferentes funciones del organismo. Generalmente es inhalada en forma de polvo, pero también puede administrarse vía inyección en el torrente sanguíneo o fumada en forma de paco (pasta base) o crack, que son las maneras en que la cocaína puede ser sometida al calor, ya que de otra forma se quemaría. En todas sus formas la cocaína es una sustancia altamente capaz de producir adicción.

Podemos plantear que el modo de consumo alternado y sucesivo se suele dar en el contexto de un vínculo de necesidad entre la persona consumidora y ambas sustancias, apoyado en la función que cada droga puede cumplir según la persona y el uso que les dé. Esto es: una persona puede necesitar del uso de cocaína para evitar los efectos “bajoneadores” del alcohol, así como necesitar del alcohol para bajarse del estado de alteración que produce la cocaína.

Efectos del consumo de alcohol y cocaína

El consumo desmedido de alcohol produce:

  • Disminución del ritmo cardíaco y de la frecuencia respiratoria
  • Disminución de la temperatura corporal
  • Sensación de agotamiento, fatiga y somnolencia, desgano
  • Menor atención y coordinación psicomotriz

Con un uso consecutivo de cocaína, la persona consumidora puede buscar re-activar su cuerpo, su mente, bajo la concepción de que por medio de esta droga recuperará funciones dormidas producto de su estado de ebriedad y así conseguirá un estado de mayor “estabilidad”.

El consumo de cocaína produce:

  • Aumento del ritmo cardíaco y de la frecuencia respiratoria
  • Aumento de la temperatura corporal
  • Sensación de euforia, de mayor ánimo y energía; hiperactividad, excitación física y mental
  • Falsa sensación de mayor rendimiento y éxito, de mayor seguridad y de autoconfianza

De esta manera las consecuencias depresoras propias del típico “bajón” que se produce en la etapa final del episodio de ebriedad quedan contrarrestadas.

A su vez este estado de hiperestimulación generado por la cocaína puede llegar a producir taquicardia, rigidez muscular, alucinaciones, temblores, mareos, inquietud, ansiedad, ataques de pánico, agresividad, insomnio y se recurre a la ingesta de alcohol para “bajarse” de esa sensación de pérdida de control e hiperactividad excesiva.

La aparición del consumo alternado

Indagamos los efectos inmediatos de cada una de estas dos sustancias pensados en un uso episódico, para comprender el por qué muchas personas mantienen este tipo de consumo alternado. No nos detenemos a exponer los diversos efectos a largo plazo de un consumo compulsivo que son mucho más extensivos que los mencionados (como, por ejemplo, problemas físicos, psicológicos, vinculares, laborales, legales, etc) porque escapan al objetivo de este artículo.

De esta manera describimos cómo una sustancia contrarresta el efecto de la otra sin idealizar a ninguna de las dos ni olvidar el carácter perjudicial de ambas. Tanto el alcohol como la cocaína son sustancias psicoactivas que tienen consecuencias negativas en todo el organismo, las cuales se darán dependiendo del cómo, cuándo y cuánto se consuma. 

El hecho de que se desarrolle una adicción dependerá de múltiples factores. No por el simple acto de usar una sustancia se desencadena una adicción pero toda adicción comienza con un uso simple.

Referencias bibliográficas:

  • Baistrocchi, R. y Yaría, J. (2014) Adicciones: Cerebro, subjetividad, conducta, cultura. Ricardo Vergara Ediciones. Bs As, Argentina