Alcoholismo tipo Épsilon: síntomas, causas, y cómo superarlo

El alcoholismo tipo Épsilon es un trastorno en el que no hay síndrome de abstinencia por no beber.

Alcoholismo Épsilon

El alcoholismo tipo Épsilon, también denominado como dipsomanía o alcoholismo periódico, es el que se da en aquellos casos en los que una persona bebe alcohol de forma esporádica pero cuando lo hace consume de forma compulsiva, habiendo una pérdida de control e incluso puede desencadenar en problemas de conducta asociados al estado de embriaguez.

En este artículo veremos en qué consiste el alcoholismo tipo Épsilon y cuáles son sus características principales.

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una enfermedad provocada por el consumo de forma prolongada y en exceso de bebidas alcohólicas, habiendo creado una dependencia psicológica y/o a nivel física que causa problemas de salud y suele afectar a diversas áreas de la vida de la persona que lo padece (laboral, familias, etc.).

El alcohol, como bien sabemos, es una sustancia socialmente aceptada, por lo que hay un alto porcentaje de consumo entre la población y, cuando ese consumo se produce en exceso puede desencadenar en el alcoholismo.

Quienes lo padecen desarrollan dependencia a esta sustancia, de modo que a menudo sienten la necesidad de consumir esta clase de sustancias y les cuesta mucho no recaer e la bebida; por ello sufren graves problemas a nivel de salud tanto física como psicológica, algo que incluso suele afectar a sus relaciones personales. Además, existen varios tipos de alcoholismo: el alcoholismo tipo Épsilon, Alfa, Beta, Gamma y Delta.

¿Qué es el alcoholismo tipo Épsilon?

El alcoholismo tipo Épsilon, de acuerdo con la clasificación de Jellinek, es un tipo alcoholismo en el que la persona bebe de manera excesiva de manera esporádica, periódica. En otras palabras, es aquel que padecen las personas que son capaces de estar varios días, e incluso semanas, pero cuando beben alcohol no son capaces de parar, pudiendo llegar a beber de manera descontrolada e incluso podrían llegar a tener serios problemas de conducta.

Las personas con alcoholismo tipo Épsilon no suelen experimentar síndrome de abstinencia en su vida cotidiana, por lo que no necesitan recurrir al consumo de alcohol para calmarlo y es por ello que en el día a día normalmente no prueban el alcohol.

Estas personas suelen llevar una vida plena y satisfactoria sin el consumo de alcohol; sin embargo, basta con que prueben un día al alcohol, ya sea por una celebración o por cualquier otro motivo de índole social para que se dispare el abuso del alcohol, pudiendo llegar a prolongarse durante largas horas e incluso día sin poder parar de beber alcohol.

Cabe señalar que el alcoholismo tipo Épsilon no es el de un bebedor social, como sí ocurre en el caso del alcoholismo tipo Beta, donde suele darse únicamente un abuso del alcohol exclusivamente en situaciones sociales y no hay una dependencia del alcohol que cause un descontrol; en cambio, en el tipo Épsilon, existe una pérdida de control cuando se prueba el alcohol que causa que esa persona llegue a beber unas cantidades de alcohol muy superiores a las que tenía previsto.

Síntomas del alcoholismo Épsilon

Síntomas del alcoholismo tipo Épsilon

Cuando se da un caso de alcoholismo tipo Épsilon, hay una serie de síntomas que tienden a aparecer, dándose normalmente varios de los siguientes:

  • Consumo de grandes cantidades de alcohol de forma episódica.
  • Cuando la persona consume alcohol pierde el control, por lo que no es capaz de cesar el consumo.
  • El consumo de alcohol descontrolado puede causar problemas de conducta.
  • Aunque la persona es capaz de cesar el consumo durante varios días o semanas, tiende a volver a consumir.
  • No es capaz de beber de manera social y con moderación, debido a que suele perder el control.
  • El consumo excesivo de alcohol puede desencadenar en un coma etílico.

Cabe destacar que el alcoholismo tipo Épsilon presenta similitudes con el “bebedor alcoholómano”, según la clasificación de Fernández Ballesteros, que se refiere a aquel bebedor que consume alcohol con una frecuencia bastante irregular, pero cuando bebe, no es capaz de parar hasta embriagarse; por lo tanto, nos encontramos ante una persona que es capaz de estar bastante tiempo sin beber, pero cuando empieza a beber, no es capaz de parar hasta estar ebria.

¿Qué hacer para afrontarlo y superarlo?

Cabe destacar que cuando alguien ha desarrollado un alcoholismo tipo Épsilon es esencialmente un bebedor episódico, pero ese matiz no quita la gravedad del problema, ya que este modo de abusar del alcohol en determinadas ocasiones puede acarrear serios problemas, tanto a nivel de salud, como a nivel social y puedo que legal en aquellos casos en los que la persona tiene problemas de conducta cada vez que se encuentra en estado en embriaguez.

Además, el alcoholismo tipo Épsilon, si no se aprende a controlar (ya sea fruto del aprendizaje y la madurez de la persona, entre otras cosas, o gracias a la ayuda de un profesional especializado), podría desencadenar en un alcoholismo crónico, por lo que es muy recomendable que aquellas personas que se encuentren en una situación similar buscaran ayuda profesional y apoyo por parte de familiares, amigos de confianza y/o su pareja con el fin de tratar de solucionar los problemas de descontrol a la hora de probar el alcohol antes de que empeore la situación.

También es importante destacar que las personas que padecen alcoholismo tipo Épsilon muchas veces no tienen conciencia de enfermedad. Es decir, no consideran que tengan problemas con el alcohol, ya que pueden llegar a olvidar el mecanismo por el cual pierden el control a la hora de beber, no siendo capaces de parar, debido a que entre episodio y episodio pueden llegar a pasar varios días al ser un “bebedor esporádico”.

Y es que la pérdida de control con el consumo de alcohol le puede pasar a cualquiera, especialmente a los jóvenes, pero el problema pasa cuando esto pasa frecuentemente y no remite con los años.

  • American Psychiatric Association. (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM - 5. Madrid: Panamericana.
  • Amigo, I. (2020). Manual de psicología de la salud. Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Begoña, E. (2020). Adicciones a sustancias. En A. Belloch, B. Sandín & F. Ramos (coords.). Manual de psicopatología: Volumen I (pp. 485-511). Madrid: McGraw-Hill.
  • Freixau, F. (1996). La enfermedad alcohólica, modelo sociobiológico de trastorno comportamental. Barcelona: Herder.
  • Gual, A., Mondón, S., López, H. & Soler, C. (2015). Alcoholismo. En J. Vallejo (coord.). Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría (pp. 366-384). Madrid: Elsevier Masson.
  • Jellinek, E.M. (1960). The disease concept of alcoholism. New Haven: Yale University Press.
  • Secades-Villa, R., González-Roz, A., Weidberg, S. & García-Fernández, G. (2021). Tratamientos psicológicos para los trastornos debidos al consumo de sustancia. En E. Fonseca (coord.). Manual de tratamientos psicológicos: Adultos (pp. 505-828). Madrid: Ediciones Pirámide.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados