La violencia de género y la violencia de pareja siguen siendo a día de hoy un problema social a tener en cuenta. Múltiples personas son atacadas de diferentes maneras o incluso asesinadas por razones como los estereotipos de género, o el hecho de pertenecer a un sexo concreto. 

Pero en muchos casos las personas que sufren este tipo de maltrato no se atreven a denunciar debido al temor a las represalias, a creer que se trata de un comportamiento normal o incluso ante la posible dificultad de establecer los límites a la hora de clasificar o no una situación como violencia de género.

Ser capaz de detectar la violencia de género es un requisito imprescindible para poder hacerle frente. Es por ello que existen múltiples protocolos y procedimientos dedicados a ello. En este artículo pretendemos indicar una serie de preguntas que pueden servir para ayudar a detectar casos de violencia de género.

La violencia de género

Se denomina violencia de género a todo acto en el que se veja, agrede, coacciona o en general se produce un perjuicio a través de la violencia a una persona por el hecho de pertenecer a un sexo o género concreto.

Concretamente, este tipo de violencia se define como específicamente dirigida desde el hombre hacia la mujer debido a que los actos de agresión se llevan a cabo en base a los estereotipos de género que ponen al sexo femenino como el sexo débil e inferior y sometido al masculino. Se pretende mantener una relación de dominación, superioridad y poder con la víctima, basada en dichos estereotipos. Generalmente se produce en el ámbito de la pareja, a pesar de que no es el único en que puede observarse.

Si bien también existen hombres que sufren maltrato por parte de mujeres y en su concepto ello se incluiría como violencia de género, no suelen considerarse como tal debido a su menor frecuencia y al hecho de que el motivo no suele ser la pertenencia al género masculino (si bien es posible y ocurre en algunos casos, motivo por el que la consideración y especificidad que tiene por lo general el término violencia de género en la actualidad es criticado). 

Tampoco se considera como tal la violencia entre personas del mismo sexo (a pesar de que también pueden ser los roles de género los que generan la agresión).

Los diferentes tipos de abusos

La violencia de género puede incluir muy diversos tipos de violencia, tales como la psicológica, la física, la sexual o patrimonial. Es frecuente que se trate de aislar a la víctima y provocar que sea dependiente de la parte agresora. La violencia suele ejercerse en tres momentos o fases: una primera de escalada de tensión, la propia agresión y por último una posible fase de arrepentimiento o “luna de miel”.

Debido a las diferentes formas de agresión que pueden existir y a las diferentes creencias que algunas personas tienen al respecto (por ejemplo, algunas víctimas creen ser merecedoras de dicho trato), a veces es complicado para identificar qué situaciones son o no maltrato incluso para la persona agredida. Es por ello que realizar protocolos que permitan identificar estas situaciones es necesario.

Preguntas para detectar violencia de género

A continuación reflejamos algunas preguntas que es posible hacer o que nos hagamos de cara a detectar si se está padeciendo algún tipo de violencia de género. 

Al igual que ante otros tipos de violencia, si estas preguntas se hacen en una entrevista es posible observar indicios de maltrato o inconsistencias entre la respuesta verbal o escrita y el comportamiento no verbal.

1. ¿Qué papel tiene una mujer en una relación? ¿Y un hombre?

Esta pregunta puede parecer inocente, pero permite conocer la opinión de la persona a la que se le pregunte (sea la parte agredida o la agresora) respecto al rol de cada uno de los sexos.

2. ¿En alguna ocasión te humilla o te critica en público o en privado?

Si bien por lo general los maltratadores tienden a no mostrar ningún tipo de agresión en público y circunscribir la agresión al ámbito privado, es posible en ocasiones detectar una minusvaloración de la opinión o la actuación de la mujer en cuestión cuando están en sociedad.

3. ¿Alguna vez has sido presionada a mantener relaciones sexuales o las has mantenido por miedo a tu pareja?

La violencia sexual, en forma de violación o mediante la coacción, es también frecuente.

4. ¿Alguna vez te ha empujado o pegado?

La violencia física es a menudo la más sencilla de observar tanto externamente como por parte de la agredida, si bien a veces puede ser complejo para la víctima estipular dónde empieza una agresión (por ejemplo pueden no considerar que un empujón es tal).

5. ¿Sientes que intenta alejarte de tu entorno?

Es frecuente que el maltratador intente alejar a la persona agredida de su entorno, haciéndola dependiente en la medida de lo posible.

6. ¿Le molesta que tengas amigos masculinos o que tengas contacto con familia y amigos?

Por el mismo motivo que en el anterior, la existencia de contacto con otros hombres o de relaciones estrechas puede ser vista como una amenaza a su relación.

7. ¿Alguna vez te ha cogido el móvil y mirado tus mensajes sin permiso?

Los celos y la posibilidad de ser abandonado suele provocar que la persona que maltrata intente controlar las interacciones con otras personas.

8. ¿Te manda mensajes de forma contínua para saber dónde y con quién estás?

Otro elemento muy frecuente que se observa en el maltrato es el control exhaustivo de lo que la agredida hace, y especialmente el con quién. En ocasiones llegan a demandar incluso fotos y pruebas.

9. ¿Te insulta o te pone motes despectivos?

Hacer que la víctima se sienta inferior es un mecanismo frecuente en la violencia de género, que puede servir para mantenerla bajo control y sometida.

10. ¿Alguna vez tu pareja te ha amenazado a ti o alguno de tus seres queridos o te ha hecho sentir como si estuvieran en peligro si no hacias o dejabas de hacer algo?

La violencia vicaria, especialmente con los hijos, es empleada para coaccionar y en ocasiones ello impide que la víctima tome decisiones como denunciar o dejar a su pareja.

11. ¿Te sientes segura en tu casa?

Las personas que experimentan violencia de género suelen sentirse intranquilas en su hogar, temiendo hacer algo que desencadene una agresión.

12. ¿Te compara con frecuencia con otras personas y te pone por debajo de ellas?

De nuevo, un frecuente método para debilitar la autoestima de la víctima es señalar los aspectos en que para el agresor la víctima es inferior comparándola con otras personas.

13. ¿Has intentado denunciar o retirado una denuncia a tu pareja en alguna ocasión?

Hoy en día existen una gran cantidad de denuncias por violencia de género que se retiran ante la promesa del maltratador de cambiar o ante el miedo a posibles repercusiones para la víctima o su entorno.

14. ¿Te impide o te intenta convencer para que no trabajes?

La necesidad de tener poder sobre la mujer hace que a menudo se induzca a que ésta no trabaje, siendo económicamente dependiente del sujeto.

15. ¿Decide por ti?

De nuevo, esta pregunta trata de hacer pensar respecto a si existe una restricción de la libertad y si existe independencia con respecto al otro miembro de la pareja.

16. ¿Alguna vez has tenido que ocultar moretones?

Es frecuente que las personas que sufren violencia de género intenten ocultar las marcas que les producen las agresiones físicas, siendo frecuente las marcas de dedos, mordiscos, y puñetazos en la cara y otras zonas del cuerpo.

17. ¿Alguna vez te ha dicho que no vales nada, que mereces estar muerta o que él es el único que podría quererte y le deberías estar agradecida?

Este tipo de declaraciones pueden llegar a ser relativamente frecuentes y las víctimas llegar a creerlas, provocando una autoestima baja y la sensación de que el agresor es superior.

18. Cuando salís, ¿te obliga a arreglarte o a no hacerlo?

Algunos maltratadores utilizan a sus parejas como trofeo que mostrar en público, con lo que las obligan a arreglarse y resultar espectaculares. En otros casos las obligan a mantener un perfil bajo y una apariencia lo menos agradable posible para que no pueden atraer a otras personas.

19. ¿Te impide o prohíbe hacer algo que desees?

La restricción de libertades sea de forma directa mediante la fuerza o la prohibición o mediante el uso de desvalorizaciones de determinadas acciones son muy frecuentes en las situaciones de violencia de género.

20. ¿Crees que puedes merecer una bofetada por parte de tu pareja?

Aunque la mayoría de personas contestaría que no, la manipulación a la que son sometidas hace que algunas víctimas se consideren merecedoras de maltrato.

21. ¿Qué crees que pasaría con tus hijos si dejaras a tu marido?

En ocasiones es la presencia de hijos y las posibles repercusiones para ellos lo que frena a las víctimas de violencia de género de denunciar y/o cesar la relación con la parte agresora.

22. ¿Alguna vez ha amenazado o pegado a tus hijos para obligarte a hacer algo, o te ha echado la culpa de tener que golpearlos?

La violencia vicaria se emplea como mecanismo para coaccionar a la víctima y forzarla a mantenerse sumisa.

23. ¿Crees que los malos tratos solo ocurren en familias desestructuradas?

Existe el mito de que el maltrato solo se da en familias desestructuradas, en la que existe consumo de drogas o en familias de pocos recursos y con poco nivel educativo. En realidad es posible observar la violencia de género en situaciones muy diversas independientemente del nivel socioeconómico o del tipo de familia.

24. ¿Consideras que la violencia y el maltrato se dan solo cuando hay golpes?

Muchas mujeres y muchos hombres creen que el uso de insultos o minusvaloraciones no se pueden considerar violencia de género, considerando que solo las agresiones físicas son maltrato.

25. ¿Tienes miedo o alguna vez has tenido miedo de él?

Una pregunta directa, pero que permite una contestación sencilla y que la víctima reflexione sobre qué siente por su pareja. A pesar de ello hay que tener en cuenta que en algunos casos pueden sentir que el agresor las necesita o bien incluso expresar agradecimiento por el maltrato.

Referencias bibliográficas:

  • Jara, P. y Romero, A. (2009). Escala de Evaluación del tipo y fase de violencia de género. Jornades de Foment de la Investigació. Universitat Jaume I.
  • Pérez, J.M. y Montalvo, A. (2010). Violencia de género: análisis y aproximación a sus causas y consecuencias. Violencia de género: prevención, detección y atención. Editorial Grupo. p. 322.
  • Tourné, M.; Ruiz, M.; Escribano, M.C.; Gea, A. y Salmerón, E. (2007). Protocolo para la detección y atención de la violencia de género en atención primaria. Servicio Murciano de Salud.