Un grupo de disciplinas muy utilizadas en la gestión del trabajo y la revisión de productos. Unsplash.

Imaginemos que trabajamos en una oficina ocho horas al día frente a un ordenador, pero que dicha empresa dispusiera las pantallas de los ordenadores a la misma altura que nuestras piernas.

Obviamente sería una situación incómoda, y que incluso podría provocarnos problemas de espalda y/o visuales. Pensemos ahora en trabajos que requieren concentración, como por ejemplo el de cirujano. No disponer de la luz adecuada podría tener consecuencias catastróficas. Por último, imaginemos que tenemos una discapacidad física y que se nos proporciona una silla de dimensiones inferiores a las propias, o bien exageradamente inclinadas.

En todos los casos, estamos viendo como la existencia o ausencia de determinados elementos pueden modular la eficacia y el grado de dificultad de la realización de una tarea o utilizar un servicio. Es de cara a prevenir y poder solucionar este tipo de situaciones lo que hace que sea necesaria la ergonomía.

¿Qué es la ergonomía?

Tal y como indica la Asociación Española de Ergonomía, recibe el nombre de ergonomía el conjunto de conocimientos provenientes de diferentes disciplinas científicas los cuales se aplican de cara a adecuar los productos, sistemas o entornos a las necesidades y características de las personas que los emplean.

Se trata de una disciplina científica de gran importancia a la hora de velar por la seguridad y la adecuación de bienes, servicios y ambientes a las necesidades de las personas que los utilizan, encargándose de valorar las características de los usuarios o trabajadores y de los productos o ambientes en cuestión de cara a poder establecer los cambios necesarios para optimizar al máximo dicha relación.

La ergonomía pretende mejorar el nivel de seguridad, bienestar y eficacia de trabajadores o clientes, incrementando la calidad de vida a la par que mejoran la productividad. Asimismo, también son su objetivo el control del entorno, el de optimizar el ajuste de las características del puesto o producto a las necesidades de la persona y detectar y solucionar amenazas a su bienestar.

El tipo de conocimientos que se tienen en cuenta para lograr dichos objetivos son múltiples: medicina, anatomía, psicología, ingeniería o diseño son algunas de las disciplinas de las que la ergonomía toma conceptos y conocimientos de cara a realizar su función.

Su aplicación en el trabajo

Cómo hemos indicado anteriormente, uno de los principales ámbitos de aplicación de la ergonomía es el entorno laboral.

En este sentido, se pretende hacer que los materiales, instrumentos, vestuario o incluso ambientes de trabajo sean lo más seguros posibles, así como que permitan potenciar las capacidades y la productividad de los empleados. Se intenta asimismo producir un ambiente de trabajo sano y motivante, que favorezca la satisfacción del empleado y que permita el correcto desempeño de sus funciones.

Se valoran aspectos como la luminosidad, exposición a ruido, tamaño de los espacios, temperatura, uso de vestuario adecuado y que permita la protección del empleado en caso de que su trabajo implique algún peligro, separación de fuentes de luz, posición de materiales e instrumentos (por ejemplo separación silla-mesa o inclinación del respaldo de la silla).

Y no solo respecto a lo que está presente: también se ha valorar la posible afectación y adecuación de la introducción de nuevas metodologías e instrumentos por parte de los empleados. La postura del cuerpo, los horarios y descansos y el instrumental en sí son otros aspectos importantes.

En caso de necesidades más concretas como en caso de discapacidad o diversidad funcional, se busca generar adaptaciones que permitan que no exista una afectación que impida el normal desempeño de sus funciones sin que aparezcan dificultades.

Tener en cuenta el diseño ergonómico del puesto de trabajo y los materiales tiene grandes ventajas, dado que permite reducir la posibilidad de padecer enfermedades y lesiones laborales y accidentes. También reduce el absentismo laboral y aumenta la producción, bienestar, compromiso y clima laboral.

En otros contextos

Generalmente se asocia con el ámbito laboral, que se donde más suele hacerse hincapié en este aspecto debido a la responsabilidad existente para con la seguridad y bienestar de los empleados, si bien también se aplica en el diseño y elaboración de productos y bienes de consumo.

Además de ello también se utilizan los conocimientos de esta disciplina para la adecuación de materiales y ambientes de trabajo o evaluación y prevención de problemas (por ejemplo problemas de salud) en estos y otros contextos.

Tipos de ergonomía

La ergonomía es una disciplina diversa, que trata con diferentes aspectos de la realidad y la relación u adecuación persona-producto-entorno. Esta amplia diversidad hace que podamos valorar la existencia de diversos tipos de ergonomía. Si bien existen muchas más, las cuatro más conocidas son las siguientes.

1. Ergonomía física

Cuando hablamos de ergonomía la mayor parte de las personas imagina la adecuación física del entorno o de los productos. Es la que se encarga de valorar el material de trabajo, la postura corporal durante el horario de trabajo o los espacios de cara a evitar la aparición de problemas físicos o facilitar el desempeño en el trabajo, teniendo especialmente en cuenta el factor fisiológico/mecánico.

2. Ergonomía cognitiva

Este tipo de ergonomía es muy diferente del anterior, estando centrado en las implicaciones y la adecuación del puesto o producto a las capacidades y necesidades psicológicas del sujeto.

Estamos hablando de aspectos como la gestión del estrés y la presencia de dispositivos o servicios para reducirlo, la carga de trabajo, el tratamiento del impacto emocional de algunos puestos (por ejemplo el cirujano del ejemplo inicial) o la interacción entre los materiales y las capacidades cognitivas del sujeto.

3. Ergonomía organizacional

En este caso estamos ante un tipo de ergonomía centrado no ya en la relación entre sujeto-puesto de trabajo sino en la relación sujeto-institución. En este sentido se analiza el qué actividades lleva a cabo cada uno, la gestión de los recursos humanos o la comunicación interna de la empresa.

4. Ergonomía ambiental

Dedicada a la evaluación y asignación de espacios, valora elementos como el ruido o el nivel de luminosidad o temperatura que pueden afectar al sujeto.

Referencias bibliográficas:

  • Asociación Española de Ergonomía (s.f.). ¿Qué es la ergonomía? Disponible en: http://www.ergonomos.es/ergonomia.php.