¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Las 11 claves psicológicas del trabajo en equipo

Claves psicológicas aplicadas a los equipos de trabajo del mundo empresarial.

Las 11 claves psicológicas del trabajo en equipo

Saber trabajar en equipo es una capacidad cada vez más demandada en el mercado laboral, donde muchas veces es necesario el desempeño multidisciplinar de profesionales especializados en diversas áreas. Sin embargo, lograrlo no es simplemente un proceso individual: es posible intervenir en el grupo para potenciar el rendimiento laboral de todo el equipo "desde fuera", o más bien, poniendo en el foco al conjunto de las personas como una unidad.

Así pues, aquí veremos algunas de las claves psicológicas del trabajo en equipo más usadas en el contexto de las organizaciones.

¿Cuáles son las principales claves psicológicas sobre el trabajo en equipo?

Estas son las claves psicológicas del trabajo en equipo que hay que incorporar tanto a nivel individual como colectivo para rendir con eficiencia.

1. Crear canales de información

La canalización de la información es esencial para el correcto funcionamiento de cualquier equipo de trabajo, y su importancia es mayor cuanto más grande sea su número de participantes en el proyecto común. No hay que esperar a que los canales comunicativos surjan de manera espontánea, hay que diseñarlos de antemano, ya que de otro modo tan solo existirá la comunicación informal, que es la que se basa solo en afinidades personales y no en la visión general del equipo.

Muchos proyectos colectivos fracasan debido a una mala organización en la información, a causa de asumir que los datos importantes llegan a su destino espontáneamente; por eso resulta de gran importancia establecer canales de flujo de información estratégica claros y concisos.

2. Estrategias de motivación

La motivación es otro de los elementos esenciales que contribuyen a lograr el éxito en los trabajos de equipo y esta puede lograrse de muchas formas tanto a nivel general entre todos los miembros de la organización como a nivel individual. Es fundamental tener siempre presente que el pago por las horas de trabajo, aunque es uno de los principales pilares motivacionales, está lejos de ser el único.

Así, se puede utilizar el ejemplo de los demás como estrategia de motivación para lograr mejorar el propio rendimiento: ver el progreso que realizan los compañeros ayuda a dar "un empujón" a todo el grupo en general.

3. Objetivos comunes e individuales

Para lograr una mayor implicación en un equipo de trabajo es recomendable que parte de las metas u objetivos finales sean comunes a todos los miembros del mismo, y otra parte sean de carácter individual.

De este modo se logra una doble motivación por parte de cada miembro, que tiene una meta colectiva compartida con todos sus compañeros, y a su vez cuenta con una motivación personal para lograr un objetivo que le compete solamente a él.

Trabajo en equipo en la empresa

4. Saber delegar

En cualquier organización jerarquizada es esencial saber delegar de manera eficiente para asegurar el correcto funcionamiento de la misma y no sobrecargar de trabajo a ninguno de los miembros.

Esta capacidad de delegación es especialmente importante para los líderes y cargos intermedios del equipo, ya que son los encargados de mantener una correcta organización y suelen ser los que deben llevar a cabo más tareas de manera simultánea a lo largo del día.

5. Visión global

Una visión global del trabajo en la que se tienen en cuenta todos los elementos relevantes que forman parte del equipo y también las interacciones entre estos es esencial para identificar posibles sobrecargas de trabajo en algún miembro o bien partes del proceso que no estén funcionando correctamente.

El éxito común depende del rendimiento particular de cada uno de los miembros de la organización, por eso es tan importante realizar un análisis con perspectiva global en el que se integre cada participante del trabajo.

6. Liderazgo efectivo

Un buen líder es aquella persona que sabe organizar las tareas de sus subordinados, que inspira, y que es capaz de marcar el rumbo de la organización en momentos de incertidumbre.

Es por eso que resulta de gran importancia tener claro que un líder no debe ocuparse simplemente de "mandar", ya que su empeño y dedicación marcarán el curso del éxito final del trabajo.

7. Gestión del tiempo

Una correcta gestión del tiempo es otra de las características que definen un trabajo en equipo eficiente, ya que más horas de trabajo no siempre es sinónimo de una mayor producción.

Pero esto no es solo un proceso individual (aunque está claro que cada miembro del equipo debe intentar optimizar su uso de las horas de trabajo); también hay que detectar problemas de workflow para evitar embotellamientos y periodos de espera innecesaria en general (que pueden estar causados por un mal reparto de las tareas). Recordemos que el simple hecho de asignar muchos trabajos a muchos trabajadores no hace que el conjunto de ese reparto tenga sentido.

Para lograr el éxito durante el trabajo en el menor tiempo posible es esencial contar con expertos en gestión del tiempo y productividad, ya que, como afirma la Ley de Parkinson, “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible”.

8. Incentivos claros

Algunos incentivos, como los procesos de promoción y ascenso, son esenciales en cualquier equipo de trabajo, y habitualmente actúan también como mecanismos de motivación para cada uno de los miembros de la organización.

Estos procesos de promoción deben ser claros y transparentes para motivar y no ser istos como herramientas de trato injusto, algo que también favorece la orientación y la búsqueda de objetivos profesionales de cada trabajador.

9. Efectividad en las reuniones

Las reuniones son uno de los elementos clásicos del trabajo en equipo; sin embargo en muchas ocasiones acaban siendo poco productivas, ineficientes y del todo innecesarias, ya que a veces son usadas como "fetiche" como si su simple existencia fuese algo bueno.

La celebración de reuniones de trabajo debe ir siempre ligada a un propósito u objetivo específico y no es recomendable alargarlas demasiado sin un propósito concreto.

10. Tener en cuenta lo emocional

Cualquier organización que se precie tiene en cuenta la vertiente emocional de los miembros del equipo, algo que resulta muy útil para lograr un resultado positivo al finalizar el trabajo.

Inspirar y reconocer las necesidades emocionales de cada trabajador redunda positivamente en su estado emocional, físico y laboral. A fin de cuentas, un equipo no puede ser gestionado tal y como gestionaríamos una máquina compuesta por engranajes: para lobueno y para lo malo, las emociones no pueden ser desligadas de la toma de decisiones por parte de los trabajadores.

11. Diversificación del trabajo

En cualquier trabajo en equipo hay personas con diferentes áreas de expecialización y con trayectorias de formación distinta, y esto debería quedar plasmado en el reparto de tareas. Es por eso que estas deben asignarse en función de las aptitudes y capacidades de cada miembro.

Además, es muy importante que cada persona tenga muy claro dónde empieza y dónde termina su ámbito de intervención, para que en caso de detectarse problemas o una falta de eficiencia, las personas involucradas sepan rápidamente que tienen que tomar la iniciativa para corregir la situación sin esperar instrucciones dadas "desde arriba".

¿Quieres aprender más sobre gestión de equipos?

Si te estás planteando formarte en la gestión de equipos, te puede interesar el Programa Internacional de Coaching de Equipos, un programa de formación organizado por Escuela Europea de Coaching (EEC).

Se trata de un curso 100% online y basado en la mirada sistémica, aprobado como CCE (Continuing Coach Education) por la International Coach Federation (ICF).y 53 horas de duración, divididas en 5 jornadas. Para saber más, ponte en contacto con nosotros o visita nuestra web.

Centro de Formación y Coaching

La Escuela Europea de Coaching, fundada en el año 2003, se sirve del coaching para potenciar el crecimiento y progreso de personas y organizaciones. El objetivo es contribuir a mejorar sus resultados mediante metodologías de aprendizaje que promueven la autonomía de cada participante, de modo que cada uno lidere su propio desarrollo personal y profesional. En estos programas de formación se parte del análisis de oportunidades y retos, y de fortalezas y debilidades, para maximizar las posibilidades de éxito.

Desde la Escuela Europea de Coaching se ha formado a más de 15.000 profesionales, colaborado con más de 400 empresas y dado servicio al 60% de las empresas del IBEX 35. Actualmente trabajan en España, Argentina, Italia, Chile, México y Portugal.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados