Las 8 características del enamoramiento (y cómo nos afectan)

Estas son las características del enamoramiento y el modo en el que afectan a nuestra mente.

Nahum Montagud Rubio

Nahum Montagud Rubio

Enamoramiento

Cuando nos enamoramos nuestro cuerpo experimenta muchas sensaciones. Muchos son quienes pierden el hambre debido a esta emoción pues el estómago, invadido por unas metafóricas mariposas, no está para mucho trote.

Decimos que hemos caído en el enamoramiento cuando no podemos dejar de pensar en alguien, pensando en sus muchas cosas buenas e ignorando o restándole importancia a sus defectos. Queremos que nos quiera, no podemos vivir sin él o ella.

Describir en pocas líneas una emoción es complicado, y más si tenemos en cuenta que son muchas las ideas equivocadas que se tienen sobre lo que significa enamorarse. A continuación profundizaremos un poco más sobre cuáles son las características del enamoramiento, explicando cómo nos afecta este fenómeno psicológico vinculado al amor y qué procesos bioquímicos se dan nuestro cerebro cuando aparece.

¿Qué es el enamoramiento?

Es frecuente que se suelen confundir algunos estados emocionales y psicológicos, siendo el caso del amor y del enamoramiento. Estas dos emociones son sin lugar a dudas muy parecidas, pero no son lo mismo.

De primeras, podemos decir que el amor aparece cuando se conoce a una persona profundamente, cuando se quiere a otro y se aceptan sus cosas buenas y sus cosas malas. En cambio, el enamoramiento lo podemos considerar como el estado inicial, aquel en el que aparece la atracción, las ganas de conocer en mayor profundidad a la otra persona.

Por otro lado, el amor es un sentimiento que siente una persona hacia otra que conoce de manera íntima y personal. Para querer a alguien en el sentido amoroso, es necesario haber pasado mucho tiempo con esa persona, haber compartido experiencias juntos y conocer todo lo bueno y todo lo malo del otro, aceptándolos en la máxima plenitud.

Características del enamoramiento

Principales características del enamoramiento

El enamoramiento es el momento previo al establecimiento de una relación de amor. Las dos personas no se conocen aún del todo. Solo se valora una parte, la parte buena y bonita, la parte más atractiva tanto en lo físico como en lo psicológico. A medida que vaya pasando el tiempo estas emociones intensas irán desvaneciéndose, dejando espacio para emociones igualmente placenteras pero más moderadas y que se asocian con la relación de amor.

Teniendo en cuenta lo anterior, veamos un breve resumen de las características del enamoramiento.

1. Deseo de contacto físico

Se presenta un fuerte deseo de contacto físico e intimidad con la persona de la que uno se ha enamorado, ya sea en forma de abrazo, en besos, caricias y/o relaciones sexuales.

2. Deseo de reciprocidad

Con deseo de reciprocidad nos referimos al anhelo de que el otro individuo también esté enamorado de nosotros.

3. Temor al rechazo

Cuando uno se enamora de alguien no puede concebir la idea de que el otro no sienta lo mismo. Se teme ser rechazado por la otra persona.

4. Falta de concentración

Cuando uno se enamora es normal que pierda la concentración, teniendo descuidos y despistes frecuentes en sus quehaceres cotidianos.

5. Pensamientos frecuentes sobre la otra persona

Es inevitable que se esté pensando constantemente en la otra persona de la que se está enamorado. "

6. Nervios y ansiedad

Cuando se tiene cerca a aquella persona de la que se está enamorado se sienten signos de ansiedad y nerviosismo, como aceleración del corazón, tartamudeos e incapacidad para hablar con claridad de lo nervioso que se está.

7. Interés por los gustos de la otra persona

La atracción hacia aquella persona especial nos hace interesarnos por cuáles son sus gustos, intentar imitarlos para así hacer que él o ella también sienta interés por nosotros.

8. Idelaización de la otra persona

Durante los primeros momentos de estar enamorado de alguien solo se es capaz de ver lo positivo de la otra persona, esto es, se idealiza a la persona de la que se siente atracción. Se tiende a ignorar los aspectos negativos de la otra persona.

¿Cuánto dura este estado emocional?

El enamoramiento es una fase de mucha lujuria, pasión y sentimientos desenfrenados. Solo es posible cuando se está inmerso en una situación de incertidumbre y cierta obsesión hacia otra persona, sin dejar de pensar en él o ella. Es este estado de incertidumbre lo que posibilita la aparición y el mantenimiento de la pasión.

La unión de amor entre dos personas es un proceso dinámico, en constante cambio y que, a través del tiempo, va adoptando diferentes formas. El tipo y durabilidad de la relación dependerá de aspectos varios, como los rasgos de personalidad, las circunstancias del momento y la evolución de la relación.

Son muchas las parejas que caen en la creecia de que si no están enamoradas, eso significa que no se quieren. Como hemos comentado, el enamoramiento es la emoción propia de las primeras etapas de la relación y es cuestión de tiempo que vaya decayendo, pasando de la pasión al cariño, respeto mutuo y vivencia de muy buenos momentos y otros que no lo son tanto.

Hay personas que necesitan esas emociones intensas propias del enamoramiento y que, cuando su relación de pareja ya no se las ofrece, tienen dudas acerca de seguir con él o ella. Son adictas al chute de serotonina que el cerebro libera durante las primeras fases de estar saliendo con alguien.

El enamoramiento tiene fecha de caducidad. Hay cierto debate sobre cuándo se deja de estar enamorado, pero de lo que no hay duda es que habrá un momento en el que se dejará de sentir las emociones tan intensas que habían al principio, y es totalmente normal. Hay quienes dicen que esta fase debe durar entre 2 o 3 años, como mucho 4, mientras que los hay más pesimistas pero basados en la evidencia científica que es que el enamoramiento dura entre 6 y 8 meses.

Desde el enamoramiento se puede llegar a una relación de pareja estable. La pasión va tomando un plano secundario y cede su puesto de importancia al intercambio afectivo y la reciprocidad, además de sentir preocupación por si la otra persona está bien y querer cuidarla cuando esté pasando por una mala racha. Es aquí donde muchas parejas tienen problemas, sienten desilusión y dudas acerca si les renta continuar con la relación. Estas dificultades se pueden superar acudiendo a terapia de pareja, adquiriendo un aprendizaje para mejorar la relación, aunque a veces la única solución es la ruptura de pareja.

La bioquímica del amor

Ocurren muchas cosas en nuestro cerebro cuando nos enamoramos. La bioquímica cerebral se ve profundamente alterada cuando conocemos a alguien y él o ella nos hace “tilín”. Inicialmente, nuestro cerebro segrega serotonina, conocida como la hormona de la felicidad. Poco a poco, este se adapta a esta sensación de euforia, similar a la que tienen los drogodependientes ante sus dosis de droga, y los niveles de serotonina disminuyen.

Con ello, el enamoramiento inicial va decayendo hasta desaparecer, pues el cerebro se acostumbra a los niveles de serotonina y ya no se muestra tan excitado. Es entonces cuando aparecería el amor de pareja anteriormente mencionado, aquel en el que ya no hay tanta pasión ni lujuria pero sí se va asentando una relación de preocupación mutua y aceptación de lo bueno y lo malo de ambos amantes.

La serotonina no es la única implicada en el enamoramiento. Durante esta fase también aparecen sensaciones de gran intensidad que se asocian con manifestar altos niveles de dopamina, testosterona y norepinefrina en el cerebro. Toda esta química cerebral sería la responsable de hacernos sentirnos eufóricos, hiperactivos y sin ganas de comer durante los primeros momentos del enamoramiento.

  • Fisher, Helen (1993). Anatomy of Love – a Natural History of Mating, Marriage, and Why We Stray. Quill.
  • Hatfield, E. (1987). Love. In R. J. Corsini (ed). Psychological Review, 93: 258-268.
  • Martín, L. (2009). Erotomanía, amor y enamoramiento. Contradicciones. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 29(103): 157-169.
  • Ortega y Gasset, J. (2006). Estudios sobre el amor. Madrid. Alianza.
  • Sternberg, R.J. (1999). El amor es como una historia. Grupo Planeta (GBS), Paidós. Nueva York.

Artículos relacionados