Personas con autoestima alta: 8 características que las definen

Un repaso a las características de personalidad de quienes gozan de una autoestima alta.

Andrés Carrillo

Andrés Carrillo

Personas con autoestima alta
Una descripción de sus rasgos psicológicos característicos.Unsplash.

Es importante tener una autoestima bien establecida que nos permita afrontar las situaciones complicadas, teniendo en cuenta que las personas seguras de sí mismas y de sus capacidades reaccionan mejor ante las adversidades.

En este artículo veremos cómo son las personas con autoestima alta y conoceremos algunas de sus principales características.

¿Cómo se comportan las personas con alta autoestima?

En términos generales, las personas con autoestima alta tienden a actuar de una manera en la que no existen muchos momentos de duda, aunque sea de manera inconsciente. Pero eso no significa que todas las personas con alta autoestima sean presumidas o fanfarronas; esta es una creencia que se suele prestar para malos entendidos, y aquí vamos a aclararlo.

Cuando tenemos una autoestima elevada, somos personas que confiamos en gran medida en nuestras capacidades; nos sentimos orgullosos de nosotros mismos, y en ocasiones nos gusta que los demás lo noten.

El detalle está en que algunas personas no se hacen notar de la mejor manera y pueden dejar una mala imagen ante las demás, al dar la impresión de que presumen de sus virtudes, a pesar de que esa no sea su intención.

Buena autoestima

Características de las personas con autoestima alta

En estas líneas revisaremos cuáles son las características de las personas con alta autoestima.

1. Son personas seguras de sí mismas

Uno de los aspectos primordialmente positivos de este tipo de personas es la seguridad que tienen en sí mismas en el momento de afrontar una situación complicada en sus vidas, o alguna actividad que represente un reto personal para ellas.

Son capaces de salir adelante ante la adversidad gracias a su confianza personal, lo cual resulta una característica de personalidad sumamente positiva, en todos los aspectos.

2. Son personas eficientes

Teniendo en cuenta que a las personas con un elevado grado de autoestima tienden a sentir más interés por ser competitivas, terminan por hacer esfuerzos mayores que la media en relación a las actividades que realizan, lo cual se traduce en un alto grado de eficiencia y efectividad en muchos aspectos de sus vidas: trabajo, deporte, etc.

3. No temen el contacto social

La gran mayoría de los sujetos con alta autoestima no le tienen miedo a las relaciones personales, todo lo contrario, de hecho disfrutan estando en situaciones donde pueden relacionarse con muchas personas, ya que no creen que lo que hagan estas pueda herir sus sentimientos incluso si por algún casual intentan ser crueles.

Este aspecto resulta especialmente positivo si tenemos en cuenta que las relaciones sociales son parte importante de nuestra calidad de vida a mediano y largo plazo.

4. Son líderes naturales

La autoestima eleva en gran medida la capacidad de liderazgo en las personas. Normalmente, a mayor autoestima mayor capacidad de liderazgo, dado que quien se muestra seguro de uno mismo también proyecta seguridad en los demás.

Es decir, que si una persona es capaz de generar la expectativa de que las decisiones y la dinamización de equipos pasan por ella, esa idea se convierte en realidad. Y quienes gozan de una alta autoestima no se acobardan ante esta clase de responsabilidades cuando notan que son las más capacitadas para liderar.

Por supuesto, este potencial de liderazgo debe estar canalizado de una manera correcta para tener éxito. Pero, las personas con alta autoestima son capaces de liderar grandes grupos sin demasiados problemas, a no ser que presenten déficits sociales muy significativos en otros aspectos de su personalidad.

5. Reconocen sus fortalezas y debilidades

Tener una alta autoestima nos hace tener en cuenta nuestras propias virtudes, pero también nos hace capaces de reconocer los aspectos que podemos mejorar de nuestra propia personalidad o nuestro rendimiento ante tareas concretas. Y si tenemos la suficiente capacidad de darnos cuenta de la realidad, entonces podremos hacer algo al respecto para mejorar donde haga falta.

Así, las personas con una autoestima alta pero sana y ajustada a su manera de vivir, no pierden oportunidades para aprovechar sus aptitudes y habilidades, y por otro lado son capaces de salir de su zona de confort porque saben que, incluso si no llegan a las metas que se habían propuesto, habrán aprendido algo y tendrán la capacidad de progresar.

6. Se involucran activamente en las actividades

Cuando estas personas deciden que van a participar en alguna actividad, lo hacen en serio, no solo para pasar el rato y salir de la rutina... Lo hacen porque de verdad están comprometidas con esa causa y por lo general quieren invertir en ello sus mejores esfuerzos para dejar su grano de arena, ya que creen que sus propias acciones como individuos pueden marcar la diferencia en momentos clave.

7. Suelen ser personas autosuficientes

El hecho de detener la autoestima alta hace que las personas tengan la tendencia a querer estar cómodas, y ese deseo las lleva a buscar la manera de que su entorno siempre sea a gusto para ellos.

Pero es esa búsqueda del placer la que los lleva a generarse ellos mismos sus comodidades, lo que las convierte en personas relativamente autosuficientes.

8. Tienden a ser altruistas

Un sujeto con autoestima alta, independientemente de los motivos que tenga para hacerlo, va a presentar una tendencia por querer ayudar a otros para mantener un autoconcepto coherente con esas creencias positivas acerca de uno mismo. Esta voluntad de ayudar a los demás es también un reflejo de la creencia de que pueden ofrecer un apoyo que los demás aprecien.

  • Baumeister, R. F.; Campbell, J. D.; Krueger, J. I.; Vohs, K. D. (2003). Does High Self-Esteem Cause Better Performance, Interpersonal Success, Happiness, or Healthier Lifestyles?. Psychological Science in the Public Interest. 4 (1): 1–44.
  • Coopersmith, S. (1967). The Antecedents of Self-Esteem. New York: W. H. Freeman.
  • Iancu, I.; Bodner, E. & Ben-Zion, I.Z. (2015). Self esteem, dependency, self-efficacy and self-criticism in social anxiety disorder. Comprehensive psychiatry, 58: pp. 165 – 171.
  • Jordan, C.H.; Spencer, S.J.; Zanna, M.P.; Hoshino-Browne, E.; Correll, J. (2003). Secure and defensive high self-esteem. Journal of Personality and Social Psychology, 85(5): pp. 969 – 978.

Graduado en Psicología por la Universidad Bicentenaria de Aragua, Venezuela. Diplomado en Psicología Criminal por la Universidad de Carabobo, Venezuela. Redactor en temas de psicología.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados