Pixabay

Cuando pensamos en el término “psicópata”, ¿qué imagen nos viene a la mente? Probablemente, la de un varón, entre veinte y treinta años, carente de remordimientos y frío como un témpano de hielo; y con irrefrenables impulsos hacia los actos más barbáricos y sádicos que podamos imaginar.

Ahora bien, ¿hasta qué punto proyectamos un estereotipo promovido por los medios de comunicación?, ¿se trata realmente de una patología con mayor incidencia en el género masculino? Investigaciones recientes arrojan nuevas informaciones sobre los sujetos con este trastorno, incluyendo cómo es en realidad el enamorarse de uno de ellos.

Artículo relacionado: "Psicopatía: ¿qué ocurre en la mente del psicópata"

El amor y la psicopatía: ¿un binomio imposible?

La psicopatía adopta muchas formas, una de las cuales incluye una variedad subclínica de personas con puntuaciones destacadas en tests de personalidad que miden su predisposición hacia tendencias psicopáticas (aunque no como comportamiento per se). Si se interpreta como un continuo en el que las puntuaciones a obtener son modificables, se puede percibir cómo el grado en el que el sujeto tiene tendencias psicopáticas está vinculado a otros aspectos de su psicología y relaciones interpersonales.

Psicópatas y relaciones amorosas: literatura científica

Existe una razón para pensar que los psicópatas subclínicos podrían tener dificultades en sus relaciones íntimas. De acuerdo con un estudio llevado a cabo en la Universidad Laval (Quebec) en 2015, los delincuentes comunes adoptan un estilo inseguro de apego (evitativo), que les acarrea dificultades para crear relaciones profundas con los demás.

Aquellos que encajan en la clasificación de “trastorno de personalidad psicopática” (independientemente de que incurran o no en comportamientos delictivos) suelen manifestar comportamientos asociados con un estilo de apego evitativo, siendo así torpes para establecer ningún tipo de relación íntima. Dos de los indicadores claves de este trastorno, el desapego emocional y la carencia de empatía, también se asocian con estilos de apego desadaptativos.

Sí, los psicópatas también pueden tener relaciones sentimentales

Aun así, los sujetos con manifestaciones psicopáticas típicas sí pueden comprometerse en relaciones románticas, sin implicar necesariamente que luego se casen o no, o que vayan a establecer un vínculo de compromiso más serio. Cierto es que estas relaciones pueden no ser resultado de una intimidad psicológica real en el sentido estricto, sino de la conveniencia de una pareja con un punto de vista común del mundo que justificaría que ambos intentasen sacar el mayor provecho posible del resto de personas.

La carencia de empatía y la incapacidad para expresar emociones de cierta profundidad psicológica les podría llevar a la desintegración de su vínculo debido a la adopción de patrones destructivos de interacción entre ambos que irían en aumento. En casos extremos, hasta podría existir maltrato y violencia, pero no sería algo frecuente.

Incluso aquellas parejas que a priori parecen condenadas al fracaso son aptas para prosperar si el individuo más equilibrado psicológicamente es capaz de ejercer su influencia sobre el otro. Con el tiempo, esto les permitiría formar un vínculo que favorecería el desarrollo de un mayor grado de confianza, incluso llegar a poder observar las situaciones desde la perspectiva del otro.

Apego y psicopatía

Para descubrir la manera en que el estilo de apego y la psicopatía pueden evolucionar con el tiempo, el equipo de investigadores de la Universidad de Laval utilizaron una muestra de parejas que llevaban casadas un año. Esto posibilitó el examinar los efectos e influencias mútuas durante el tiempo de estudio. En total fueron 140 parejas, de edades comprendidas entre los dieciocho y treinta y cinco años, que llevaban juntas una media de siete años.

Los participantes completaron una serie de cuestionarios de forma separada, puntuándose a sí mismos en escalas que fueron diseñadas para medir sus tendencias hacia la empatía baja y a la manipulación (rasgos de la conocida como “psicopatía primaria”); así como su inclinación a llevar a cabo comportamientos antisociales (atributos propios de la “psicopatía secundaria”). Añadido a esto, se midió el estilo de apego de cada uno, junto con su grado de ansiedad ante el abandono y la evitación, entendida como la incapacidad de querer acercarse a los demás.

El fin de que los sujetos se “autopuntuasen” en dos categorías diferentes permitió al equipo de investigadores valorar la influencia de cada miembro de la pareja sobre las puntuaciones de su compañero/a. Todas las parejas eran heterosexuales, por lo que el diseño del estudio favoreció el contemplar la influencia entre ambos sexos.

Los autores pudieron comparar la intensidad de la relación del “actor” (el que ejercía la influencia”) sobre el otro (el que la recibía). También tuvieron que considerar los cambios temporales propios de cada hombre y mujer separadamente del efecto que el cónyuge les causaba y que, a su vez, cada uno tenía sobre el otro.

La personalidad psicopática, muy vinculada al miedo a la intimidad en la pareja

¿Qué pudo deducirse de todo esto? Los efectos “actor-actor” demostraron que, en el caso los varones (pero no en las mujeres) con puntuaciones más elevadas en psicopatía primaria en la primera prueba (insensibilidad), era posible predecir mayores niveles de evitación del apego en el momento de llevar a cabo la segunda prueba. Los hombres, además, expresaron relaciones más fuertes a lo largo del tiempo entre psicopatía primaria y la ansiedad derivada del apego, lo que significa que cuanto más psicopático sea el hombre, con mayor magnitud se mostrará receloso hacia la intimidad.

Tanto para hombres como para mujeres, los atributos inherentes a la psicopatía (aquellos que desembocan en actos antisociales) predijeron mayores cotas de evitación del apego y ansiedad con el aumento del tiempo. Las conductas impulsivas e irresponsables estuvieron intrínsecamente vinculadas al miedo al rechazo y a una tendencia a dejar a la propia pareja.

De acuerdo con los resultados de los efectos del patrón “actor-pareja” de hombres hacia mujeres, se concluyó que, para ellas, tener una pareja varón con niveles de psicopatía más sobresalientes en las dos dimensiones (impulsividad e insensibilidad) ya desde el principio de la relación, las lleva a acabar separándose de él. Contrariamente, los hombres emparejados con mujeres con puntuaciones elevadas únicamente en la dimensión impulsividad, se volvieron más ansiosos en su estilo de apego. Por otro lado, aquellas mujeres con propensiones antisociales infundieron a sus cónyuges el miedo ante la posibilidad de ser repudiados, además de volverlos más dependientes y emocionalmente inestables.

Tendencias generales, no causalidades

¿Tenemos que pensar que esta correlación implica necesariamente una relación causa-efecto? La estructura del estudio permitió examinar de forma concluyente aquellos senderos de la psicopatía que predicen el apego e, inversamente, cuáles son los caminos del apego que predicen dicho trastorno. En resumen, las cualidades de la personalidad psicopática deben entenderse desde una perspectiva binómica y más como predictores de estilos inseguros de apego, y no a la inversa.

A modo de conclusión

Así pues, de todo lo dicho hasta ahora, ¿con qué ideas tenemos que quedarnos?

Para aquellas mujeres que salen con hombres que tienden a la insensibilidad y a la dureza emocional propias del final del espectro psicopático: estad alerta, pues lo peor está por llegar. La incapacidad de vuestra pareja para empatizar con vosotras únicamente provocará que acabéis encontrando refugio en vosotras mismas.

Independientemente de si sois el hombre o la mujer en la relación y si vuestro cónyuge es altamente impulsivo/a, la pareja tenderá a sufrir altibajos importantes. Si sois vosotros los que mostráis conductas típicas de la psicopatía, vuestra (ya de por sí poca) habilidad para relacionaros íntimamente con la persona con la que os habéis comprometido se verá mermada según pase el tiempo.