Un medicamento con efectos en la regulación de acetilcolina. Wikimedia Commons.

Debido a la gran cantidad de síntomas y la naturaleza gradual de estos, las enfermedades neurodegenerativas resultan prácticamente imposibles de frenar o de curar. Sin embargo, en la actualidad, existen fármacos que posibilitan la mejora de las funciones, otorgando al paciente mayor autonomía y, en consecuencia, mayor calidad de vida.

Es el caso del donepezilo, un fármaco recetado en el tratamiento de la enfermedad del Alzheimer que, a pesar no conseguir la remisión de los síntomas, favorece la mejora de funciones psicológicas tales como la memoria, la capacidad de comunicación e, incluso, la movilidad.

¿Que es el donepezilo?

El donepezilo, conocido comercialmente bajo el nombre de Aricept, es un fármaco perteneciente a los llamados inhibidores de la colinesterasa y administrado para el tratamiento paliativo de la enfermedad de Alzheimer.

Los principales efectos que este fármaco ejerce sobre el paciente con Alzheimer están relacionados con la mejora de las funciones mentales. Sus efectos sobre la cognición y el comportamiento de los pacientes son notables, mejorando funciones como la memoria, la atención, la interacción con otras personas, el habla y la capacidad de raciocinio.

No obstante, a pesar de estas mejoras en donepezilo no ralentiza la progresión de la enfermedad ni puede ser considerado una cura para el Alzheimer, sino que es utilizado como un medicamento paliativo que mejore en nivel de dependencia y la calidad de vida de los pacientes.

La investigación que tuvo como fruto el desarrollo del donepezilo se inició en el año 1983, pero no fue hasta 1996 cuando recibió la aprobación de la Administración americana de alimentos y medicamentos (FDA). Tras catorce años, el donepezilo comenzó a ser comercializado por la farmacéutica Pfizer y en 2011 se convirtió en el tratamiento para la enfermedad de Alzheimer más vendido en el mundo, siendo vendido también en formato genérico.

¿En qué casos se utiliza?

Tal y como se comenta anteriormente, el donepezilo se administra en la mayoría de los casos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Esta afección ocasiona una destrucción o degeneración neuronal progresiva que afecta tanto a los procesos de memoria como a la capacidad de razonar, aprender, hablar o realizar un gran número de actividades diarias.

Además, este fármaco también puede ser administrado para el tratamiento de cierto tipo de demencias en las que las capacidades que posibilitan el recuerdo, el raciocinio, la comunicación, así como la estabilidad emocional y la personalidad se ven afectadas.

No obstante, como se especifica anteriormente, todavía no hay evidencias de que el donepezilo altera el curso o la progresión de la enfermedad de Alzheimer. Se recomienda la administración de este medicamento en demencias de leves a moderadas pero en cualquiera de los casos la persona debe ser sometida a revisiones y seguimiento contínuo, así como a una terapia psicológica que acompañe a los efectos de la medicación.

En cualquier caso, el donepezilo nunca cura el Alzheimer, enfermedad neurodegenerativa irreversible; ha sido diseñada para frenar el avance de sus efectos.

¿Cuál es su mecanismo de acción?

El principio activo del donepezilo se une y paraliza la acción de colinesterasas de manera irreversible, inhibiendo así la hidrólisis de la acetilcolina. Como resultado, el donepezilo aumenta las concentraciones de acetilcolina en las sinapsis colinérgicas. Lo que favorece el correcto funcionamiento de las transmisiones neuronales.

La enfermedad de Alzheimer implica una pérdida sustancial de ciertos elementos del sistema colinérgico por lo que se hipotetiza que los síntomas de esta están relacionados con un déficit de acetilcolina, sobre todo en la corteza cerebral y otras áreas del cerebro como la formación hipocampal. Esta pérdida de neuronas colinérgicas en el sistema nervioso central genera un deterioro cognitivo que provoca los síntomas relacionados con la atención, la memoria y el aprendizaje.

¿Cómo se administra?

El donepezilo se administra en dos formatos diferentes: comprimidos y tabletas orales solubles en boca, ambas para consumir por vía oral. La dosis recomendada suele ser de un comprimido o tableta al día, consumida preferiblemente siempre a la misma hora y por la noche justo antes de acostarse. No obstante, estas son unas recomendaciones generales, por lo que el paciente deberá ceñirse siempre a las indicaciones aportadas por el profesional médico, el cual ajustará el tratamiento a cada caso concreto. Por lo tanto, en ningún caso el paciente deberá alterar por su cuenta las dosis indicadas y solamente podrá dejar de tomarlo bajo la supervisión del médico pertinente.

Es posible que el donepezilo tarde unas semanas en hacer efecto. Sin embargo, el paciente deberá continuar con su consumo. De lo contrario cabe la posibilidad de que aparezcan toda una serie de efectos adversos que perjudiquen el estado de salud de la persona.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Al igual que en todos los fármacos y medicamentos, el donepezilo puede generar una serie de efectos adversos que, según con el grado de intensidad en el que se presenten pueden llegar a resultar realmente molestos para el paciente.

¿Por qué aparecen estos efectos secundarios? La explicación es la misma para todo principio activo utilizado en un fármaco: estos son solamente moléculas, no nanobots teledirigidos y diseñados para actuar solamente en ciertas partes de algunas células y no en otras. Al contrario, estas moléculas interactúan con todo aquello con lo que pueden interactuar de una manera significativa, y algunos de estos elementos están fuera del circuito que mantiene y alimenta la aparición de los síntomas a tratar con el fármaco.

Estas reacciones propias del tratamiento pueden dividirse en aquellos efectos secundarios que no resultan de gravedad, por lo que no siempre requieren de atención médica, y aquellos otros efectos más graves, en los cuales sí es necesario acudir a la consulta del facultativo lo antes posibles; para así ajustar la medicación.

1. Efectos secundarios no graves

  • Náuseas y/o vómitos.
  • Alteraciones gástricas como diarrea.
  • Pérdida del apetito y la consiguiente pérdida de peso.
  • Aumento de la necesidad de orinar.
  • Calambres musculares.
  • Dolor articular.
  • Sensación de cansancio y fatiga.
  • Problemas de sueño.
  • Cefaleas.
  • Mareos.
  • Sensación de nerviosismo.
  • Síntomas depresivos.
  • Confusión.
  • Alteraciones en el estado de ánimo.
  • Alteraciones cutáneas como enrojecimiento o picazón.

2. Efectos secundarios graves

Estos son los efectos secundarios que tienen que ser detectados y atendidos más rápidamente.

  • Alucinaciones.
  • Desmayos.
  • Disminución del ritmo cardiaco.
  • Dolor en el pecho.
  • Problemas respiratorios.
  • Heces más oscuras de lo habitual.
  • Sangre en las heces.
  • Vómitos con restos de sangre o con gránulos similares al café.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor lumbar.
  • Fiebre.
  • Convulsiones.
  • Decoloración o cardenales sin justificación aparente.

¿Qué precauciones se deben adoptar con su consumo?

El paciente deberá informar a su médico de cualquier condición especial de salud en la que se encuentra, incluyendo el embarazo, tanto antes como durante el tratamiento. Además, el donepezilo debe ser administrado de manera precavida en pacientes con enfermedades cardíacas, trastornos de la conducción cardíaca, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, asma, arritmias cardíacas graves y síndrome del seno enfermo.

Por otro lado, este medicamente solo puede ser consumido bajo indicación y supervisión médica. De la misma manera, el facultativo debe tener constancia de cualquier otro tratamiento al que se encuentre sometido el paciente. Esto incluye fármacos con o sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales y combinados naturales de hierbas.

Precio

El precio del donepezilo, para una caja de 30 comprimidos de 10 miligramos, es de unos 30 euros en España y de 1430 pesos mexicanos en México. En cualquier caso, su consumo siempre debe estar indicado por el médico, debido a sus efectos secundarios.

Referencias bibliográficas:

  • Birks, J.S.; Harvey, R.J. (2018). Donepezil for dementia due to Alzheimer's disease. The Cochrane Database of Systematic Reviews. 6: CD001190.
  • Davies P., Maloney A.J. (1976). Selective loss of central cholinergic neurons in Alzheimer's disease. Lancet. 2 (8000): 1403.
  • Elbe, D. (2019). Clinical handbook of psychotropic drugs for children and adolescents. Boston, MA: Hogrefe. p. 366 - 369.
  • Knowles, Joanne (marzo de 2006). «Donepezil in Alzheimer’s disease: an evidence-based review of its impact on clinical and economic outcomes. Core Evid (en inglés) (Dove Press) 1 (3): pp. 195 - 219.
  • Lee, J.-H.; Jeong, S.-K.; Kim, B. C.; Park, K. W.; Dash, A. (2015). Donepezil across the spectrum of Alzheimer's disease: dose optimization and clinical relevance. Acta Neurologica Scandinavica. 131 (5): 259 - 267.
  • Maurice, T.; Su, T.P. (2009). The pharmacology of sigma-1 receptors. Pharmacology & Therapeutics. 124 (2): 195 - 206.
  • Rodrigues Simões, M.C.; et al. (2014). Donepezil: an important prototype to the design of new drug candidates for Alzheimer's disease. Mini Rev Med Chem. 14 (1): 2–19.