Intentemos comprender qué es ese concepto tan estudiado por la epistemología.

El sentido común es aquello a lo que nos referimos cuando queremos hablar sobre el conocimiento que todos compartimos. Aquello que consideramos básico y evidente, conclusiones a las que llegamos casi automáticamente al tratar de analizar lo que percibimos.

Sin embargo, a la hora de la verdad es difícil comprender exactamente qué es el sentido común. De ello hablaremos en este artículo.

¿Qué es el sentido común?

Hay varias maneras de definir filosóficamente lo que es el sentido común. Veámoslas.

Aristóteles

Por ejemplo, Aristóteles lo atribuía a nuestra capacidad de percibir de manera casi idéntica los mismos estímulos sensoriales cuando estos hacen diana en nuestros sentidos. Cuando alguien escucha el crujido de una rama al romperse, está percibiendo lo mismo que habría percibido cualquier otra persona en su lugar.

En cierto sentido, esto indica que todos compartimos esa manera de sentir el impacto que el entorno tiene en nosotros, pero solo si nos estamos refiriendo a los aspectos más específicos y menos abstractos de lo que vivimos en el día a día: el sabor del café, las vistas desde un balcón, etc.

Sin embargo, como veremos, otros pensadores utilizaron el concepto de sentido común para sostener que más allá de los sentidos, todos tenemos una matriz psicológica común que hace podamos analizar críticamente varias cosas y extraer ideas similares a partir de esto. Por ejemplo, que si un camión se dirige a toda velocidad hacia nosotros, es urgente apartarse.

René Descartes

Para este famoso filósofo francés, el sentido común era aquello que actúa de puente entre el ser racional e inmaterial que según él gobernaba el cuerpo, y el mundo físico, compuesto por el cuerpo humano y todo aquello que lo rodea en el tiempo y el espacio.

Así, mientras que el sentido común le permite al ser espiritual saber que existe una realidad física, a la vez lo imperfecto de este mundo físico hace que no sea directamente comprensible y que se necesite de la racionalidad para comprenderlo. El sentido común es, así, una noción básica de que hay cosas que existen y cosas que ocurren, pero resulta un conocimiento muy vago del cual no podemos extraer grandes verdades capaces de darle significado a lo que nos pasa. El agua moja, el sol brilla… esa clase de ideas son las que emanarían del sentido común.

Pragmatistas

La filosofía pragmatista surgida en el mundo anglosajón a partir del siglo XIX ha generado toda una serie de pensadores que tienden a sostener que el senido común es simplemente un conjunto de creencias sobre aspectos prácticos y básicos del día a día y que resultan útiles para desenvolverse en ellas. Así, el sentido común no está definido tanto por su proximidad a la verdad, como por las consecuencias de creer en ciertas ideas.

En teoría, es posible que una idea nos aproxime a la verdad y que a la vez nos resulte poco útil para vivir bien y siendo felices y, en ese caso, sería discutible que constituyese sentido común. En definitiva, mucho de lo que es o no es sentido común depende del contexto, porque este hace que creer o no creer en ciertas cosas tenga efectos distintos según el lugar y el tiempo en los que vivimos. Como la mayoría de las personas vivimos en lugares que comparten muchas características y reglas, gran parte compartimos esas ideas.

El argumento de autoridad

A veces obviamos que el uso del lenguaje no solo sirve para comunicar ideas, sino que además tienen un efecto, causan fenómenos. Apelar al sentido común para sostener una idea puede ser utilizado, simplemente, para dejar fuera de discusión una creencia u opinión que se considera incuestionable.

Esta es, a la práctica, la única certeza que tenemos sobre la naturaleza del sentido común: una herramienta retórica que sirve para dificultar que alguien cuestione ideas muy extendidas que muchas personas consideran naturalmente evidentes. En definitiva, una manera de empobrecer cualquier debate, dado que la popularidad de una creencia no implica que sea buena, verdadera o útil.

Conclusión

El sentido común es un concepto que utilizamos a diario para referirnos a piezas de conocimientos que parecen evidentes, que en teoría todo el mundo debería tener claro. Sin embargo, el mismo hecho de que relacionemos esta idea con muchas experiencias del día a día es lo que hace que la capacidad del concepto para explicar la manera de pensar del ser humano no sea muy potente.

Dicho de otro modo, si el concepto de sentido común es problemático es porque lo damos por sentado al pensar que al vivir experiencias similares, todos extraemos de ellas conclusiones similares. A la hora de la verdad, no hay nada que nos garantice que esto es así.

Referencias bibliográficas:

  • Bernstein, Richard (1983), Beyond Objectivism and Relativism: Science, Hermeneutics, and Praxis.
  • Maroney, Terry A. (2009). "Emotional Common Sense as Constitutional Law". Vanderbilt Law Review. 62: 851.
  • Sachs, Joe (2001), Aristotle's On the Soul and On Memory and Recollection, Green Lion Press.