Varias plantas de tallo blando que sirven para mejorar el bienestar de las personas.

Hoy en día y gracias a los avances de la ciencia, la medicina es capaz de curar una gran variedad de enfermedades. Pero antes de que la medicina se desarrollara hasta un nivel aceptable, los diferentes pueblos del mundo utilizaron el conocimiento que la tradición y la observación de los efectos de diversos productos presentes en la naturaleza con el fin de tratar de aliviar dolencias.

Uno de los principales elementos empleados son las llamadas hierbas curativas o medicinales, las cuales tienen propiedades que pueden ayudar a aliviar molestias y alteraciones menores diversas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas suponen un alivio de los síntomas y una ayuda a la mejora de la cicatrización de heridas, pero no pueden sustituir los tratamientos médicos convencionales ni hacer desaparecer enfermedades graves.

Existe una gran variedad y diversidad de estas plantas, dada la diversidad de las especies descritas por la botánica. A continuación veremos una selección de las mejores hierbas curativas.

¿A qué se le llama hierba curativa?

Antes de entrar a comentar algunas de las hierbas curativas más relevantes cabe definir qué es una hierba curativa o medicinal, la cual a menudo es identificada como planta medicinal. Pese a que generalmente se usa como sinónimo de este último concepto (incluyendo también, por ejemplo, árboles), técnicamente cuando hablamos de hierbas curativas estamos haciendo referencia a todo aquel tipo de planta con tallo configurado por tejido blando y verde (nunca leñoso) y que mueren una vez han producido descendencia, por lo general al terminar la estación, las cuales poseen propiedades medicinales beneficiosas para la salud del ser humano.

Pese a ello, jamás deben emplearse como sustitutivas de un tratamiento médico, y en caso de tomarse deben consultarse las posibles interacciones con fármacos y otras intervenciones con las cuales podrían tener interferencias peligrosas. Además, hay que tener en cuenta que algunas de las propiedades atribuidas a muchas de estas hierbas no se han comprobado científicamente, y en otros casos sus efectos beneficiosos se han demostrado menos eficientes de lo esperado.

Una selección de las mejores hierbas curativas

Esta es una lista con una veintena de las mejores hierbas curativas, la mayoría de ellas ampliamente conocidas e incluso en muchos casos de gran utilización por gran parte de la población. Hay que tener en cuenta que pese a que tienen efectos positivos sobre la salud, la mayoría de ellas tiene alguna contraindicación o no resulta recomendable en situaciones específicas, e incluso algunas de ellas tienen propiedades abortivas.

1. Manzanilla

La reina de las infusiones, la manzanilla o camomila es una de las hierbas curativas más conocidas y utilizadas a la hora de intentar tratar y reducir el dolor y malestar del tracto gastrointestinal. También tiene un efecto relajante y antiinflamatorio, algo que la hace útil para tratar dolores musculares o de cabeza. Además posee propiedades antibacterianas que hacen que se utilice también para limpiar heridas o como enjuague..

2. Romero

Condimento habitual en nuestras cocinas, el romero es otra hierba que tiene propiedades medicinales relevantes. Rico en antioxidantes y con una gran cantidad de componentes esenciales para la salud, esta planta contribuye a retrasar el envejecimiento y muerte celular causado por radicales libres, además de contribuir a mejorar la concentración y el rendimiento y aliviar y potenciar la recuperación ante problemas respiratorios o digestivos (incluyendo la facilitación de la expulsión de gases), facilitar la menstruación y aumentar los niveles de energía.

También tiene, entre otras, propiedades antibacterianas, protectoras del hígado, cicatrizantes, expectorantes y analgésicas. Eso sí, como la mayoría del resto de exponentes de esta lista, en exceso puede resultar tóxico.

3. Salvia

Otra hierba medicinal conocida es la salvia, la cual pese a tener propiedades abortivas y estar contraindicada en personas con problemas renales o en madres lactantes y poder llegar a ser tóxica en cantidades elevadas, tiene propiedades antibióticas y antisépticas, disminuye la diarrea y la glucemia, provoca la activación del apetito y aumenta la energía y ayuda a disminuir inflamaciones y dolores intestinales. Asimismo es relajante a nivel muscular y parece facilitar la estimulación y la actividad cognitiva.

4. Menta

Probablemente un producto que todos hemos utilizado en cocina, la menta es una herbácea que es a menudo utilizado en productos de tipo medicinal. Además de tener propiedades diuréticas, se ha observado que facilita el funcionamiento del sistema digestivo y del hígado, además de ser antiinflamatoria y tener propiedades expectorantes y antitusivas, contribuir a la síntesis del sudor, tener capacidad analgésica y resultar estimulante y activadora.

5. Valeriana

Una hierba especialmente conocida por sus propiedades calmantes y relajantes, de manera similar a la tila. Contribuye a facilitar el sueño y es especialmente utilizada por personas con insomnio. También relaja y permite calmar la angustia, la tristeza o la ansiedad a la vez que disminuye alteraciones como cefaleas, dolor muscular, arritmias o taquicardias. Asimismo, es antiinflamatoria.

6. Hierba de San Juan

La hierba de San Juan o hipérico es una interesante hierba medicinal que es especialmente conocida por el hecho de presentar propiedades que ayudan a combatir problemas psíquicos tan serios como la depresión, teniendo un efecto antidepresivo. Además de ello también contribuye a aliviar problemas de ansiedad, dolor e insomnio, y resulta de utilidad a la hora de ayudar en varios problemas de salud vinculados al ciclo menstrual, problemas estomacales e incluso problemas vinculados a la insulina.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que puede interactuar negativamente con fármacos, especialmente con antidepresivos.

7. Filipendula ulmaria

También llamada reina de los prados, la ulmaria es una de las hierbas curativas o medicinales de las cuales se ha extraído un componente de gran importancia en la medicina, concretamente a partir de sus flores (aunque también está presente en otras plantas): la salicina.

Tal vez este nombre no nos suene, pero si añadimos que de ella sale el ácido acetilsalicílico rápidamente veremos que es el principal principio activo de la aspirina. Este componente tiene pues efecto analgésico. Además también parece tener propiedades antibacterianas, así como anticoagulantes y antiinflamatorios.

8. Hinojo

Esta planta, ampliamente utilizada en cocina, presenta también interesantes propiedades medicinales. En primer lugar se ha observado que ayuda a tratar problemas digestivos, como la pesadez o el estreñimiento. También tiene actividad antiespasmódica a nivel visceral, además de ser diurético y permitir la reducción de la retención de líquidos. Aunque no son las únicas, otras propiedades relevantes son las contribuir a la reducción de la tensión arterial o la de servir de apoyo en la regulación del ciclo menstrual o la hora de disminuir molestias tanto de esta como del climaterio.

9. Regaliz

También llamada orozuz, a esta herbácea que resulta ampliamente conocida en la elaboración del dulce del mismo nombre también se le han atribuido propiedades medicinales. Concretamente posee propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, además de reducir la acidez. También ayuda a reducir la temperatura corporal y tiene un efecto anestésico.

10. Llantén mayor

Esta planta, pese a no estar entre las más conocidas, posee interesantes propiedades que son de utilidad. Entre ellas podemos mencionar el hecho de que ayuda en el tratamiento de problemas renales y de vejiga, problemas intestinales como la diarrea (es astringente), tener propiedades antihemorrágicas y antisépticas, ser antiinflamatoria y saciante y contribuir como expectorante a la recuperación de problemas respiratorios. También es rica en antioxidantes y al parecer ayuda a disminuir la tensión arterial y la glucemia.

11. Malva

La malva es otra de las herbáceas con propiedades curativas o medicinales, en este caso siendo también antiinflamatoria, antitusiva y expectorante, diurética, antiséptica (útil en heridas) y con una muy ligera acción hipoglucémica. También facilita el tránsito intestinal, siendo laxante. Útil en inflamaciones, artritis, dolores dentales, gastroenteritis o estreñimiento, entre otros.

12. Caléndula

Esta hierba tiene potentes propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes y antisépticas, siendo muy útil para el uso sobre heridas cutáneas. Favorece el buen funcionamiento del ciclo menstrual y tiene efectos calmantes y ayuda al tratamiento de problemas dentales y del tubo digestivo, entre otros.

13. Mejorana

Otra de las consideradas hierbas curativas o medicinales es la mejorana, la cual en ocasiones se emplea en cocina pero que además tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas, antisépticas, expectorantes, antiespasmódicas, sedantes y generadoras de apetito. De utilidad para problemas respiratorios y digestivos, reduciendo además la absorción de carbohidratos.

14. Verbena

La verbena es una planta herbácea de la cual algunas de sus variantes tienen interesantes propiedades medicinales. Una de ellas, conocida como hierba de Santa Isabel, se caracteriza por tener efectos calmantes y relajantes, a la par que favorecen un estado de ánimo positivo. Resulta de utilidad para disminuir el nerviosismo, el insomnio o las cefaleas. También se ha observado que es un excelente diurético, así como un astringente que dificulta la diarrea y favorece la retracción de los tejidos. Además de ello es antioxidante.

15. Avena

Cuando pensamos en avena, probablemente imaginamos su uso a nivel culinario en forma de copos. Pero además de ello, esta herbácea tiene propiedades muy relevantes a nivel medicinal. En primer lugar cabe destacar que esta planta posee la capacidad de fortalecer nuestro sistema inmune y aumentar los niveles de energía, entre otras cosas por su elevado número de vitaminas. Contribuye también a disminuir el colesterol malo y aumentar el bueno, además de tener efecto laxante.

16. Cilantro

Usado habitualmente como condimento, el cilantro también tiene propiedades medicinales. Entre ellas destaca el hecho de que contribuye a reducir los niveles de colesterol y reduce la glucemia en sangre, además de ser diurético y favorecer la eliminación de toxinas (especialmente a nivel de metales pesados), tener efecto antiinflamatorio, antiséptico e incluso antiespasmódico. También favorece el apetito, facilita la expulsión de gases y puede servir como expectorante.

17. Diente de león

Ampliamente valorado por su belleza a nivel estético y en ocasiones también consumida a nivel culinario, el diente de león es también una de las hierbas curativas o medicinales. Concretamente se ha observado que es diurética y estimulante, así como que resulta beneficiosa para riñones e hígado (ayudando al filtrado de la sangre y la prevención de hemorragias). Estimula el apetito y es antiinflamatorio y cicatrizante. Sin embargo puede ser nocivo para embarazadas o personas con trastorno bipolar.

18. Albahaca

De nuevo conocida principalmente por su uso como condimento, esta herbácea también posee propiedades medicinales. Entre ellas destaca el hecho que estimula el apetito, dificulta el vómito y tiene propiedades antitusivas, antiinflamatorias y antibióticas, entre otras. Además es rica en antioxidantes, diurética, ligeramente anticoagulante y mejora nuestro sistema inmune.

19. Hierba de San Roberto

Otro exponente de hierbas curativas o medicinales es el Geranium robertianum o hierba de San Roberto. Esta planta es utilizada a menudo con el propósito de contribuir a parar hemorragias. Es además astringente, tanto en lo que se refiere a la sangre como a nivel intestinal (siendo de utilidad en diarreas) y es útil como diurético. Curiosamente y a pesar de que su sabor es bueno, al contrario que la mayoría de los demás exponentes de la lista, la hierba de San Roberto genera un olor aversivo al ser apretada.

20. Orégano

Terminamos la lista con una hierba ampliamente conocida y querida en nuestras cocinas: el orégano. Esta planta es conocida por tener un efecto protector en el hígado, tener efecto antihistamínico y antiinflamatorio, contribuir a la expulsión de gases, fortalecer los huesos y la piel, disminuir el dolor, reducir la glucosa en sangre en diabéticos, tener efecto expectorante, ser rico en antioxidantes e incluso prevenir cánceres como el de mama.

Referencias bibliográficas:

  • Menghini, L., Genovese, S., Epifano, F., Tirillini, B., Ferrante, C. & Leporini, L. (2010). Antiproliferative, protective and antioxidant effects of artichoke, dandelion, turmeric and rosemary extracts and their formulation. International Journal of Immunopathology and Pharmacology, 23(2): 601-610.
  • Sutton, J. (2004). The Gardener's Guide to Growing Salvias. Nueva York: Workman Publishing Company