Una manera de detectar las señales de química en una pareja. Unsplash

El ser humano es un ser social y gregario que a lo largo de la historia ha construido vínculos con sus semejantes con el fin de sobrevivir. La necesidad de contactar con otros y de relacionarnos nos es algo innato.

Pero dichas interacciones no son siempre iguales: en ocasiones podemos sentirnos más semejantes, identificados o compatibles con un grupo o persona que con otros.

A veces nos encontramos con alguien con quien nos sentimos vinculados profundamente, cuya presencia nos atrae y nos genera bienestar, emoción y alegría. Y aunque en ocasiones puede resultar difícil de ver para nosotros, existen una serie de elementos que nos pueden dar pistas de si dicha química existe o no. ¿Cómo se nota la química entre dos personas? Veámoslo.

La química en las relaciones

Antes de entrar a valorar diferentes indicios que nos pueden señalar la existencia de química o atracción mútua, puede ser de utilidad hacer una breve mención respecto al significado del concepto al que estamos haciendo referencia.

La consideración de existe química entre dos personas se realiza entre ambas puede observarse una serie de manifestaciones conductuales y físicas/fisiológicas que muestran la existencia de una afinidad profunda entre ambas.

Estas manifestaciones, visibles en la manera de interactuar, se producen de manera inconsciente o semiinconsciente. Es decir, no son producto de una manipulación voluntaria por parte de alguno de los implicados. Además, para que exista química entre dos esta debe ser bidireccional: lo contrario sería mera atracción de uno hacia el otro.

El origen de esta afinidad mutua es objeto de discusión desde la antigüedad, pero entre las diversas explicaciones que se han ofrecido al respecto podemos encontrar factores tanto biológicos como ambientales.

Por ejemplo, algunos autores proponen que la química es producto de una identificación con el otro derivada de la observación de patrones de personalidad y conducta los cuales coinciden o se asemejan a lo que a lo largo de la vida hemos aprendido que nos genera bienestar y felicidad.

Esta coincidencia nos predispone positivamente hacia la otra persona, algo que a su vez puede llegar a facilitar que a esta le ocurra lo mismo. A ello hay que agregarle la existencia de atracción a nivel emocional y/o físico. En esta sensación de proximidad e interés participan diversos neurotransmisores y núcleos cerebrales, destacando el papel de la dopamina, feniletilamina o la noradrenalina. También se ha propuesta la influencia de las feromonas en dicho proceso.

Cabe destacar que aunque es un concepto que por lo general se emplea principalmente al hablar de relaciones de pareja o de atracción afectivo-sexual, la idea de la existencia de química entre personas no se limita a este área. De hecho podemos hablar de la existencia de química con amistades, familiares o incluso en el ámbito laboral.

Señales de esta compatibilidad entre personas

A continuación veremos una serie de aspectos a tener en cuenta que pueden servir como indicios de la existencia de atracción y química entre dos personas, o bien por parte de una de ellas hacia la otra. Hay que tener en cuenta que se habla de indicios, no de una señal clara y unívoca de atracción.

Asimismo, dicha atracción no tiene porqué ser únicamente o incluso puede no llegar a incluir atracción física o sexual.

Por último, los indicios a los que vamos a hacer referencia van a ser conductas o cambios físicos que pueden observarse independientemente del sexo de dichas personas; son válidos tanto para hombres como para mujeres.

1. Mirada centrada en el otro

Cuando existe química entre dos personas uno de los indicios más claros del interés existente puede observarse en la mirada de ambos.

Concretamente, en el tiempo dedicado a mirar al otro. Generalmente al sentir atracción hacia otra persona se tiende a mirar (no necesariamente a los ojos) durante una gran proporción de tiempo a dicha persona, en comparación a la atención prestada al resto.

Resulta algo relativamente fácil de observar, especialmente en situaciones en las que se está en grupo.

2. Dilatación pupilar

La atracción genera que de manera inconsciente nuestras pupilas se dilaten de tal modo que entre toda la luz posible en el interior del ojo, de manera que podemos observar en más detalle al otro.

3. Búsqueda del otro

Una señal de la existencia de química entre dos personas es el hecho de que tienden a buscarse entre sí, es decir, que incluso a nivel inconsciente buscan un contacto o encuentro con la otra persona. Ello es más revelador si se producen encuentros frecuentes entre dos personas que viven en puntos muy diferentes.

4. Sonrisa y risa

Otra señal la encontramos en el hecho de que dos personas que sienten atracción mútua van a tender a sonreirse constantemente de manera natural, como reflejo de las sensaciones de bienestar que implica la presencia de la otra persona.

Asimismo, es habitual que si hay interés entre dos personas el sentido del humor esté más elevado y que exista una tendencia a reirse con facilidad de cualquier comentario positivo o humorístico.

5. Búsqueda de intereses compartidos

Entre las señales conductuales que revelan la existencia de interés y química entre dos personas es la presencia y/o búsqueda de múltiples intereses compartidos. En este sentido se observa un interés mutuo por conocer la opinión y gustos del otro, aún sin un propósito determinado. Además, si se encuentran elementos comunes ellos pueden ser empleados para fomentar una interacción.

6. Conversaciones prolongadas

Cuando hay química entre dos personas es habitual que la conversación mantenida con la otra persona pueda prolongarse indefinidamente, e incluso puede existir la sensación de perder la noción del tiempo.

En este punto hay que tener en cuenta sin embargo que personas tímidas pueden temer prolongar la conversación y ser bastante escuetos, sin que por ello haya falta de interés (de hecho, precisamente por él les puede resultar más difícil).

Ahora bien, es posible que lo que despierta el interés sea el tema de conversación y la no propia persona, así que debe tenerse en cuenta este hecho y no saltar a establecer conclusiones precipitadas.

7. Distancia física

Otro factor que nos puede indicar la presencia de atracción o química entre dos personas se encuentra en la distancia que les separa.

Es habitual que dos personas atraídas entre sí tiendan a acercarse y reducir la distancia entre ellos. De hecho, en muchos casos ambas personas pueden llegar a entrar dentro del espacio personal (la distancia que solemos guardar con los demás y que si alguien traspasa puede llegar a incomodar) del otro sin que les resulte invasivo.

8. Contacto físico directo

Vivimos en una sociedad en que el contacto físico no es tan frecuente como podría parecer. Por lo general, y salvo a la hora de saludarse, no solemos tocarnos con otras personas a menos que sean muy cercanas a nosotros. Sin embargo cuando existe atracción o química es común que pueda existir de manera espontánea contacto físico, como por ejemplo tocar o rozar el brazo, la cara, la espalda o las manos.

9. Orientación los pies

Otro indicio de atracción entre dos personas se encuentra en la orientación de sus pies. Es habitual que de manera inconsciente apuntemos con uno o ambos pies en dirección a la personas que despierta nuestro interés.

10. Orientación del cuerpo

Asimismo, es habitual que tendamos a orientar nuestro cuerpo de tal manera que ambas personas se encuentren frente a frente, con los hombros y el torso alineados con los de la otra persona. Esto no implica una química mútua per se dado que puede suceder por numerosos factores, pero si ambas personas buscan estar frente a frente podría ser un indicio.

11. Imitación

Cuando existe química entre dos personas estas suelen imitar, a nivel inconsciente, las conductas del otro. Copiamos o adquirimos hábitos o acciones, pero también de aspectos como modular el tono de voz para ajustarla a la del otro, gestos, maneras de hablar e incluso de desplazarse (por ejemplo imitamos el ritmo al que el otro camina).

12. Complicidad y confianza

Otro aspecto que nos habla de la existencia de química entre dos personas es la existencia de complicidad y facilidad para confiar en el otro. Resulta frecuente que ante una persona con quien tenemos química tendamos de manera inconsciente a ser capaces de confiarle más cosas que al resto. Del mismo modo, es más fácil que nos sintamos entendidos por el otro.

13. Empatía

Profundamente vinculado con el punto anterior, es habitual que cuando hay interés mútuo y química exista mayor facilidad para intentar comprender los pensamientos, opiniones y emociones del otro, además de resultar relativamente más sencillo ponerse en su lugar e imaginar lo que puede estar pasando por su mente.

Este hecho es relevante al comparar a la que existe con esa persona con la que se tiene normalmente con la mayoría de la gente.

14. Disposición hacia el otro

Finalmente, es habitual que entre dos personas que se atraen también aumente en gran medida la disposición hacia el otro. Somos más prolijos y generosos y dedicamos más tiempo y esfuerzo a pasar tiempo y/o realizar actos que agraden o ayuden a la persona por la que tenemos interés.

Referencias bibliográficas:

  • Buss, D. M., & Shmitt, D. P. (1993). Sexual strategies theory: A contextual evolutionary analysis of human mating. ‘’Psychological Review’’: 100, 204-232.
  • Carreño, M. (1991). Aspectos psicosociales de las relaciones amorosas. Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela.