Varios consejos para familiares o cuidadores de personas con demencia. Pxhere.

Cumplir funciones de cuidador no resulta una tarea sencilla, sobre todo cuando se trata de velar por el bienestar de un paciente que presenta algún tipo de demencia.

En este artículo encontrarás consejos sobre cómo ayudar a una persona con demencia a través de una serie de consejos prácticos y útiles que podemos aplicar en casa. El objetivo disminuir significativamente el nivel de desgaste que presentan las personas que se dedican al cuidado del paciente con demencia.

¿Qué es la demencia?

Antes de pasar a ver cómo ayudar a una persona con demencia, es importante conocer en qué consiste esta enfermedad.

La demencia es el deterioro paulatino de las funciones cognitivas del cerebro, lo que implica complicaciones de la memoria, el pensamiento, y la conducta. Dependiendo del nivel y el tipo de demencia, el sujeto podría presentar una pérdida total o parcial de dichas funciones cognitivas, o incluso tener episodios de tipo intermitentes en los que tenga momentos de lucidez intercalados con momentos de pérdida de memoria o desconexión de la realidad.

Principales tipos de demencia

Existen varios tipos de demencia, y dependiendo de cada uno de ellos el sujeto puede presentar una sintomatología distinta. Veamos brevemente cómo son los tipos de demencia más comunes, y cuáles son algunas de sus características principales.

1. Demencia de Alzheimer

Este es el tipo más común entre las demencias, y se caracteriza por el hecho de que el número de neuronas comienza a reducirse gradualmente provocando una pérdida del volumen encefálico, los primeros síntomas de alarma son la pérdida de memoria, y la dificultad para resolver problemas cotidianos.

2. Demencia de cuerpos de Lewy

Representa aproximadamente entre el 10 y el 15 % de todos los casos, y se caracteriza por depósitos pequeños y anormales de una proteína (alfa-sinucleína) que genera interrupción entre las conexiones (sinapsis) neuronales. Los síntomas principales son; problemas de memoria, del lenguaje, y del razonamiento.

3. Demencia vascular

Este tipo de demencia es producto de complicaciones vasculares. Específicamente, ocurre cuando se reduce el flujo de sangre hacia el cerebro, por obstrucciones en los vasos sanguíneos. Por ejemplo, durante un accidente cerebro vascular (ECV). Los síntomas dependen del área del encéfalo donde se produzca el daño.

¿Cómo ayudar a una persona con demencia?

En estas líneas veremos algunas maneras efectivas de ayudar a alguien con demencia, y a promover su calidad de vida.

1. Mantener comunicación con el médico

Lo principal será que mantengamos un buen canal de comunicación con el médico que está tratando a la persona con demencia, y que le consultemos cualquier duda puntual que podamos tener respecto a su conducta y su cuidado. Es importante recordar que no todos los casos son iguales.

2. Ayudar al sujeto a permanecer calmado

Los pacientes con demencia suelen ser bastante propensos a perder la calma, debido a la confusión y pérdida de memoria que presentan. Es necesario que entendamos su situación de una manera empática, sin dejarnos afectar por el estado de estrés que ellos presentan, y ayudarlos a mantenerse en calma.

3. Simplificar las rutinas

Una forma bastante efectiva de mejorar la calidad de vida y disminuir los niveles de frustración en personas con algún tipo de demencia es contribuir a la simplificación de sus rutinas diarias. Por ejemplo, el aseo diario, las comidas, etc. La idea es buscar nuevas maneras de hacerlo, mediante las cuales los sujetos se sientan menos estresados.

Ayuda tener mudas de ropa completas para cada día, de manera que la persona no tenga que esforzarse demasiado en seleccionar sus atuendos. Con respecto a las comidas, es útil establecer una relación entre cada comida con alguna otra cosa (por ejemplo, un sonido o melodía), para que la persona tenga una referencia clara de que es hora de comer.

4. Mantener un diálogo frecuente

El diálogo con las personas ayuda a mantener activa su memoria declarativa, sobre todo si hablamos con el sujeto acerca de anécdotas en las que él haya participado. Es importante que mantengamos una comunicación frecuente con la persona para evitar los sentimientos de abandono; podemos establecer horarios para ello.

5. Usar juegos de memoria

Existe una gran variedad de estos juegos, que contribuyen a disminuir la intensidad del deterioro cognitivo de las personas con demencia. Por supuesto, los resultados dependen del grado de afección del sujeto, pero siempre son una buena alternativa para alargar la calidad de vida de los pacientes.

6. Tener objetos familiares cerca

Colocar objetos familiares en el entorno del sujeto ayuda a que se mantenga evocando recuerdos, lo cual también es útil para disminuir su desgaste cognitivo. Además, contribuye a disminuir los síntomas relacionados con la confusión.

7. Informar sobre actualidad

Ayudar al sujeto a estar informado en lo referente a los sucesos de actualidad es una manera de mantenerlo enfocado en el presente y evitar que pueda confundirse respecto a la época en que se encuentra.

8. Caminatas regulares

Acompañar a tener caminatas terapéuticas ayuda a que la persona con demencia se mantenga en contacto con sus alrededores, y contribuye en gran medida a mejorar las habilidades comunicativas que suelen verse afectadas en personas con esta alteración neurológica.

9. Musicoterapia

Las sesiones de musicoterapia relajan y ayudan a estimular los procesos cognitivos de los pacientes, contribuyendo significativamente a su estabilidad mental. Cuando estamos al cuidado de una persona con demencia, debemos tratar de involucrarla en actividades que la ayuden a mantenerse calmada.

Referencias bibliográficas:

  • Feldman, Robert S. (2005). Psicología con aplicaciones en países de habla hispana. México: McGraw Hill.
  • Santos, J.L. ; García, L.I. ; Calderón, M.A. ; Sanz, L.J.; de los Ríos, P.; Izquierdo, S.; Román, P.; Hernangómez, L.; Navas, E.; Ladrón, A y Álvarez-Cienfuegos, L. (2012). Psicología Clínica. Manual CEDE de Preparación PIR, 02. CEDE. Madrid.