¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

8 ejercicios para entrenar la memoria en personas de edad avanzada

Ejercicios para entrenar la memoria de personas mayores mediante la estimulación cognitiva.

Ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada

El aumento de la esperanza de vida conlleva consigo una serie de pérdidas a nivel de aptitudes y capacidades, siendo la memoria una de las más afectadas entre las personas de edad avanzada y la percepción de sus propias dificultades suele causarles malestar e insatisfacción.

Ahora bien, en la actualidad se sabe que el cerebro es plástico, lo que permite que se adapte a los cambios durante toda la vida y, a su vez, permite al ser humano continuar almacenando nuevos conocimientos incluso a edades avanzadas. Ello es posible gracias al entrenamiento y a la realización de ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada, siempre manteniendo la mente activa.

En este artículo expondremos brevemente una serie de ejercicios que servirán para entrenarla, estando sobre todo enfocados en personas de edad avanzada.

Ejercicios para entrenar la memoria en la tercera edad

A continuación explicaremos en qué consisten algunos de los ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada, siendo también útiles para personas más jóvenes, sirviendo para prevenir el deterioro cognitivo.

1. Realizar cuadernos de ejercicios

Existen multitud de cuadernos de ejercicios que sirven para la estimulación cognitiva con el fin de prevenir el deterioro cognitivo, los cuales resultan muy útiles para que las personas mayores puedan mantener una rutina regular que les permita mantener el cerebro y la memoria activos en su propia casa, sin necesidad de acudir a ningún centro especializado (por ejemplo, ejercicios de matemáticas, de comprensión lectora, de sinónimos y antónimos, de explicar el significado de una serie de palabras, de clasificación de palabras por categorías, de completar frases, de unir palabras con su definición, etc.).

Esto sería muy recomendable para aquellas personas que no presenten un deterioro cognitivo grave que requiera la supervisión de un profesional, aunque también pueden realizarlo como complemento a un tratamiento aquellas personas que necesiten una supervisión especializada debido a que presentan signos de deterioro cognitivo significativos.

Además, este tipo de cuadernos suelen estar clasificados por diferentes niveles, como el ejemplo de la siguiente clasificación, pudiendo variar dicha clasificación entre las distintas editoriales:

  • Nivel 1: personas con un deterioro cognitivo moderado, que mantiene conservadas su habilidades de dibujo y de lectoescritura.
  • Nivel 2: personas con un deterioro moderado a leve y con un nivel de cultura básico.
  • Nivel 3: para personas con un deterioro cognitivo leve o incipiente.

Asimismo, cuando la persona mayor realice estos ejercicios es conveniente que estén acompañadas de un familiar o alguien que se encargue de su cuidado para que pueda supervisar los ejercicios, así como también es recomendable que convierta esta práctica en un hábito diario y que procure establecer un horario para realizarlos siempre a la misma hora, siempre en un lugar tranquilo, para que se acostumbre a llevar un control y una organización en su día a día, lo cual puede ser muy beneficioso para su memoria.

Ejercicios de memoria para personas mayores

2. Escribir en un diario

Este es otro de los ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada y se trata de que la persona mayor escriba de la forma más detallada posible una serie de acontecimientos importantes que hayan vivido y le hayan marcado, tanto para bien como para mal, debido a que todos esos acontecimientos son recuerdos que permiten que la persona le dé una continuidad a la historia personal que ha vivido.

Además, este diario puede servirle a esa persona para acudir a él y rememorar algunos momentos, lo que supone una herramienta a la que puede recurrir en determinados momentos en los que se le olvide algún detalle de su pasado, de manera que se ralentice la pérdida de memoria además de poder facilitarle el recuerdo de momentos de felicidad que haya vivido tiempo atrás.

Y es que recordarse a uno mismo quien ha sido y, por tanto, se sigue siendo, podría ser un buen recurso para que las personas con cualquier tipo de demencia puedan recobrar en la medida de lo posible la memoria, en este caso episódica.

Por otro lado, escribir un diario puede ayudar a poner en orden la memoria episódica, relativa a los acontecimientos vividos a lo largo de la vida, a la par que mantiene activo el cerebro.

3. Ejercicios interactivos online

Una de las ventajas que nos brindan los avances tecnológicos es la posibilidad de acceder a una serie de plataformas virtuales que han sido desarrolladas para la estimulación cognitiva, habiendo ejercicios enfocados a personas de todas las edades y con cualquier nivel educativos, habiendo ejercicios para entrenar diversas capacidades cognitivas (por ejemplo, la atención, el lenguaje, el razonamiento o la memoria).

Entre todas ellas, vamos a destacar aquellas plataformas que están enfocadas en ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada, habiendo ejercicios muy diversos enfocados en estimular todas las áreas cerebrales que están involucradas en el deterioro cognitivo, como la pérdida de memoria.

Por supuesto es conveniente que cuenten con la ayuda de un profesional, un familiar o un cuidador, dado que lo más normal es que necesiten ayuda para acceder a dichas plataformas.

Se pueden encontrar todo tipo de plataformas del estilo en cualquier buscador de internet. Asimismo, en la era digital en la que vivimos, también existen múltiples juegos para ordenadores, tablets y móviles que sirven para realizar ejercicios de entrenamiento cognitivo, donde se pueden trabajar distintas aptitudes mentales, como puede ser la memoria.

Estos juegos están diseñados para que las personas aprendan a manejarlos de una manera intuitiva sin necesidad de aprenderse un manual de instrucciones; no obstante, partir de ciertas edades es probable que necesiten la ayuda de un familiar o un cuidador que les ayude a acceder a este tipo de juegos y se encargue de enseñarles a manejarlo.

4. Ejercicios de recuerdo de una historia

El objetivo de este ejercicio es que la persona organice la información recibida acerca de una pequeña historia en función de una secuencia temporal.

Por ejemplo, se le cuenta la historia de una persona sin hacer referencia a las palabras clave que denotan la secuencia temporal transcurrida.

Posteriormente se vuelve a recitar la misma historia, pero esta segunda vez se destacan las palabra clave relacionadas con la secuencia temporal transcurrida a lo largo de la historia (p. ej., a la hora de levantarse, a la hora de comer, al atardecer, antes de irse a dormir).

A continuación se le pide a la persona que cuente lo que recuerda de la historia y los detalles ocurridos alrededor de esos momentos temporales clave que fueron destacados al contar la historia.

Este ejercicio sirve para destacar la importancia que tiene ordenar temporalmente una historia para facilitar su recuerdo, siendo una gran herramienta para recordar sucesos acontecidos y noticias.

5. Ejercicios de recuerdo de una lista de palabras

Este es uno de los ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada, enfocado en personas que no presenten un deterioro cognitivo pronunciado.

El ejercicio consiste en presentar a la persona una lista de 16 palabras al azar que debe memorizar. Pero para ello se enseña a la persona una serie de pasos que facilitan su memorización.

El primero consiste en pedirle que ordene las palabras por categorías de palabras que tengan unas características similares (por ejemplo, animales por un lado, plantas por otro, etc.), que pueden anotar en una hoja.

El segundo paso consiste en memorizar cada uno de los grupos de palabras por separado.

A continuación deben intentar recitar las 16 palabras. Lo más común es que las reciten junto con las demás palabras que calificó en el mismo grupo, ya que recitarlas por el orden inicial resultaría más complicado. Pero el objetivo de este ejercicio es que se den cuenta de que la organización ayuda en el aprendizaje y es un buen recurso memorístico.

6. Ejercicios de organización y referencias espaciales

Otro de los ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada, consiste en utilizar referencias espaciales de manera organizada.

Por ejemplo, cuando tratamos de acordarnos de una noticia que leímos hace unos días en el periódico, es posible que nos ayude a recordarla el hecho de que se nos venga a la mente la sección de noticias en la que se encontraba o la parte de la hoja en la que se encontraba esa información.

Otro ejemplo puede ser el que utiliza un profesor para memorizar el nombre de sus alumnos, pidiéndoles que se sienten todos los días en el mismo pupitre, ya que está demostrado que mantener ordenado nuestro entorno nos ayuda a memorizar ciertos detalles y a la vez minimizar los olvidos (p. ej., tener ordenado el armario de nuestra habitación para encontrar con facilidad una determinada prenda a la vez que se minimice el riesgo de “perderla”).

Y es que practicar ejercicios que estimulen nuestra memoria espacial refuerza nuestra capacidad para establecer referencias y también asociaciones espaciales. Esa memoria espacial es la que permite a las personas registrar en la memoria y también recuperar la información relacionada con la ubicación de una persona o un objeto y también sobre la ocurrencia de una acontecimiento.

Un ejercicio muy útil para practicar la memoria espacial con personas mayores consiste en poner un conjunto de fichas boca abajo sobre una mesa. Cada una de esas fichas está repetida de manera que hay un conjunto de parejas de fichas. Entonces la persona en cada intento, cuando le llegue su turno, debe darle la vuelta a dos fichas con el objetivo de conseguir destapar a la vez una pareja de fichas. Si no consigue destapar la pareja debe darle la vuelta otra vez a las fichas e intentar memorizar donde está situada cada ficha para poder destapar la pareja cuando la consiga localizar en futuros intentos.

7. Ejercicios de visualización

Otro de los ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada es la utilización de imágenes visuales, ya que son una buena herramienta para recordar determinadas cosas. Y es que si generamos imágenes visuales asociadas a una determinada información que pretendemos recordar, podremos acceder a esa información con mayor facilidad y, a su vez, mejorar el rendimiento de nuestra memoria, debido a que el recuerdo visual permite evocar en nuestra memoria la información que esté asociada a esa imagen.

Por ejemplo, si una nieta quiere que su abuela conozca a su nueva pareja, contándole cómo se llama, en qué trabaja, el lugar en el que se crió, etc., es más probable que se acuerde de esa persona si también le enseña una foto de su novio, de manera que puede memorizar su aspecto y retener la imagen de su rostro. Así cada vez que le cuente algo nuevo sobre su novio, es más probable que se acuerde de él si se le viene a la mente la imagen de su cara.

Este ejercicio puede ser muy útil para que las personas con una edad avanzada puedan recordar a familiares ya fallecidos o familiares que viven lejos y a los que no puede ver de manera habitual para que no se olviden de ellos.

8. Método de los lugares para recordar las tareas del día a día

Este ejercicio sirve para recordar una serie de recados que debe realizar una persona de edad avanzada en su vida cotidiana con el fin de que se mantenga lo más independiente posible. Para ello, se deben utilizar estrategias internas y externas.

Estrategias internas

Repetición mental de las diferentes tareas que debe realizar, dividiéndolas por orden cronológico (mañana, tarde y noche).

Se debe tratar de asociar un lugar visual a cada una de las tareas (p. ej., asociar el hecho de llegar a la cocina por la mañana con que debe prepararse el desayuno y tomarse las pastillas que le ha recetado el médico).

Estrategias externas

Puede ser útil hacer una lista de las tareas que debe realizar. También puede colocar algunos carteles en lugares estratégicos donde se asegure que los va a leer cuando se necesario y así no se olvide de hacer algo importante (p. ej., colocar un cartel en la cocina que le recuerde las pastillas que debe tomarse y a las horas que debe tomar cada una de ellas, o colocar un cartel en la puerta de la entrada que le recuerde que debe salir siempre de casa con un teléfono móvil, la cartera y las llaves de su casa).

Estas son algunas de las muchas estrategias utilizadas a través de ejercicios para entrenar la memoria a una edad avanzada.

  • Cuidado mayor (s.f.). Ejercicios de memoria para mayores. Cuidado mayor.
  • Martínez, T. (2012). Entrenar la Memoria e Intervenir en Reminiscencias: Dos guías desde dos miradas. Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Sánchez, M. et al. (2014). Guía Esencial de Psicogeriatría. Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados