La esquizofrenia afecta a muchas vertientes de la vida de las personas, al estar relacionada con una distorsión del modo en el que se percibe la realidad. 

Una de las dimensiones de la calidad de vida que se ven mermadas es lo que se conoce como funcionamiento social.

¿Qué es el funcionamiento social?

El funcionamiento social consiste en la capacidad de la persona de adaptarse a su ambiente social y a sus demandas. Este término se refiere a la capacidad de relacionarnos con otras personas, así como a mantener dichas relaciones, disfrutar del tiempo libre, cuidarnos a nosotros mismos y ser capaces de desarrollar los roles que la sociedad espera de nosotros.

En los trastornos del espectro de la esquizofrenia, el deterioro del funcionamiento social es un aspecto central del problema y puede detectarse en los estados tempranos del curso del trastorno. Además, este fenómeno persiste incluso cuando se ha superado la fase aguda del mismo. Por otro lado, la literatura muestra cómo ciertos factores presentes en los pacientes con trastornos del espectro de la esquizofrenia, como pueden ser el trauma infantil, los síntomas negativos o ciertos rasgos de la personalidad, acentúan este déficit en el funcionamiento social.

Evaluando el funcionamiento social en la esquizofrenia

Es evidente pues que evaluar de forma adecuada el funcionamiento social de los pacientes con trastornos del espectro de la esquizofrenia es de gran importancia, ya que así se pueden proporcionar los tratamientos más efectivos para la situación específica de cada paciente.

Pero no sólo es necesario poder evaluar de forma eficaz el deterioro del funcionamiento social a nivel de la práctica clínica, lo es también para la investigación en este ámbito y así poder entender en profundidad cuáles son los factores y los mecanismos que intervienen y modulan este deterioro.

Las herramientas psicométricas

Para esta evaluación existen herramientas psicométricas, como son los cuestionarios o las entrevistas, que ayudan, tanto al clínico como al investigador, a conocer el grado de déficit en el funcionamiento social de los pacientes. 

Aquí nombraremos cuatro de los instrumentos más utilizados y repasaremos sus características, (tanto de su estructura como en lo relativo a sus características psicométricas). Todos ellos han sido adaptados al español y validados en población con trastornos del espectro de la esquizofrenia.

1. Escala de funcionamiento social y personal (PSP)

Esta escala desarrollada por Morosini, Magliano, Brambilla, Ugolini, y Pioli (2000) evalúa cuatro áreas del funcionamiento social del paciente: a) autocuidado; b) actividades sociales habituales; c) relaciones personales y sociales; y d) comportamientos perturbadores y agresivos. Es puntuada por el clínico e incluye una entrevista semi-estructurada para ayudar a obtener una buena información sobre cada una de las áreas.

En esta escala se puntúan las 4 áreas utilizando una escala Likert de 6 puntos, que va del 1 (ausente) al 6 (muy grave). Se obtienen puntuaciones en cada una de las 4 áreas, de tal manera que las puntuaciones más altas indican un peor funcionamiento, y una puntuación global de la escala en la que los valores más elevados reflejan un mejor funcionamiento personal y social.

La versión española de este instrumento, desarrollada por Garcia-Portilla et al., (2011), presenta una consistencia interna de 0,87 y una fiabilidad test-retest de 0,98. Por lo que es un instrumento válido y fiable para medir el funcionamiento social en pacientes con esquizofrenia.

2. Escala de Funcionamiento social (SFS)

La escala desarrollada por Birchwood, Smith, Cochrane, Wetton, y Copestake (1990) evalúa el funcionamiento social en los tres últimos meses de la vida del paciente con trastornos del espectro de la esquizofrenia, y puede administrarse tanto en forma de cuestionario auto-informado como en entrevista semi-estructurada.

Consiste en 78 ítems donde se miden siete subescalas: aislamiento, comportamiento interpersonal, actividades prosociales, tiempo libre, independencia-competencia, independencia-ejecución y empleo-ocupación. La versión española de Torres y Olivares (2005) presenta coeficientes alfas elevados (entre 0,69 y 0,80) por lo que es un instrumento válido, fiable y sensible.

3. Escala de calidad de vida (QLS)

Se trata de una entrevista semi-estructurada que contiene 21 ítems, con una escala Likert de 7 puntos. Fue desarrollada por Heinrichs, Hanlon, y Carpenter (1984) y evalúa 4 áreas: a) funciones intrapsíquicas; b) relaciones interpersonales; c) rol instrumental; y d) uso de objetos comunes y actividades cotidianas.

Esta escala se utiliza tanto para medir la calidad de vida de los pacientes, como el funcionamiento socio-laboral. La versión española adaptada por Rodríguez, Soler, Rodríguez M., Jarne Esparcia, y Miarons, (1995) es una herramienta válida, con una alta consistencia interna (0.963) y fiable.

4. Cuestionario para la evaluación de discapacidades de la OMS (WHO-DAS-II)

Este cuestionario, con diferentes versiones (36, 12 y 5 ítems), evalúa diferentes áreas de funcionamiento: comprensión y comunicación con el mundo, capacidad para manejarse en el entorno, cuidado personal, relación con otras personas, actividades de la vida diaria y participación en la sociedad. 

Desarrollado por Vázquez-Barquero et al., (2000), fue posteriormente corroborada su utilidad, validez y fiabilidad en pacientes con trastornos del espectro de la esquizofrenia por Guilera et al., (2012)

Referencias bibliográficas:

  • Birchwood, M., Smith, J., Cochrane, R., Wetton, S., & Copestake, S. (1990). The Social Functioning Scale. The development and validation of a new scale of social adjustment for use in family intervention programmes with schizophrenic patients. The British Journal of Psychiatry : The Journal of Mental Science, 157, pp. 853 - 859. Recuperada de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2289094
  • Garcia-Portilla, M. P., Saiz, P. A., Bousoño, M., Bascaran, M. T., Guzmán-Quilo, C., & Bobes, J. (2011). Validación de la versión española de la escala de Funcionamiento Personal y Social en pacientes ambulatorios con esquizofrenia estable o inestable. Revista de Psiquiatría Y Salud Mental, 4(1), pp. 9 - 18.
  • Guilera, G., Gómez-Benito, J., Pino, O., Rojo, J. E., Cuesta, M. J., Martínez-Arán, A., … Rejas, J. (2012). Utility of the World Health Organization Disability Assessment Schedule II in schizophrenia. Schizophrenia Research, 138(2–3), pp. 240 - 247.
  • Heinrichs, D. W., Hanlon, T. E., & Carpenter, W. T. (1984). The Quality of Life Scale: an instrument for rating the schizophrenic deficit syndrome. Schizophrenia Bulletin, 10(3), pp. 388 - 398.
  • Lemos Giráldez, S., Fonseca Pedrero, E., Paino, M., & Vallina, Ó. (2015). Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. Madrid: Sintesis.
  • Lysaker, P. H., Meyer, P. S., Evans, J. D., Clements, C. A., & Marks, K. A. (2001). Childhood Sexual Trauma and Psychosocial Functioning in Adults With Schizophrenia. Psychiatric Services, 52(11), 1485–1488.
  • Morosini, P. L., Magliano, L., Brambilla, L., Ugolini, S., & Pioli, R. (2000). Development, reliability and acceptability of a new version of the DSM-IV Social and Occupational Functioning Assessment Scale (SOFAS) to assess routine social functioning. Acta Psychiatrica Scandinavica, 101(4), 323–9. Recuperada de http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10782554
  • Rodríguez, A., Soler, R. M., Rodríguez M., A., Jarne Esparcia, A. J., & Miarons, R. (1995). Estudio factorial y adaptación de la Escala de Calidad de Vida en la Esquizofrenia (QLS). Revista de psicología general y aplicada: Revista de la Federación Española de Asociaciones de Psicología. Federación española de Asociaciones de Psicología.
  • Torres, A., & Olivares, J. M. (2005). Validation of the Spanish version of the Social Functioning Scale. Actas Españolas de Psiquiatría, 33(4), pp. 216 - 220.
  • Vázquez-Barquero, J. L., Vázquez Bourgón, E., Herrera Castanedo, S., Saiz, J., Uriarte, M., Morales, F., … Discapacidades, G. C. en. (2000). Versión en lengua española de un nuevo cuestionario de evaluación de discapacidades de la OMS (WHO-DAS-II): Fase inicial de desarrollo y estudio piloto. Actas Españolas de Psiquiatría.