Mala praxis en psicoterapia: qué es, ejemplos y sanciones que implica

Veamos qué tipos de mala praxis en psicoterapia existen y qué sanciones conllevan.

Mario Arrimada

Mario Arrimada

Mala praxis en psicoterapia

La profesión de los psicólogos y psiquiatras en un contexto clínico debe ser llevada a cabo en concordancia con la lex artis, que significa que deben cumplir sus labores profesionales en psicoterapia de una manera que se considere correcta para llevar a cabo el tratamiento de sus pacientes.

En caso de incumplir con con la lex artis, estaríamos hablando de una mala praxis en psicoterapia, lo que podría perjudicar al paciente y a su correcta superación, así como también podría llegar a afectar a compañeros del trabajo o incluso al mismo centro o institución donde trabaja, pudiendo el grado de gravedad de la mala praxis de las infracciones cometidas.

Las acciones de mala praxis podrían llegar a sancionarse por el código penal, la institución en la que trabaja y también por el colegio profesional de la comunidad autónoma en la que desempeña su profesión.

¿Qué se entiende por mala praxis en psicoterapia?

La mala praxis en el área de la salud mental se da cuando un profesional desempeña alguna o varias acciones que no respetan los estándares éticos, las normas del centro o institución donde trabaja, el incumplimiento de la Ley dentro contexto psicoterapéutico o la aplicación incorrecta de los conocimientos científico-técnicos relacionados con la práctica de su profesión.

La gravedad del incumplimiento de cualquiera de las funciones relacionadas con la profesión del psicoterapeuta quedan clasificadas en función de su gravedad.

Ejemplos de mala praxis en psicoterapia

A continuación se comentarán las distintas faltas que se podrían cometer por parte de los psicoterapeutas en una clasificación que va desde leves, pasando por graves y pudiendo llegar a ser consideradas como muy graves.

1. Faltas leves de mala praxis en psicoterapia

Estas son las faltas leves en psicoterapia que infringen una buena praxis en el desempeño de la profesión del psicoterapeuta.

Incumplir de manera injustificada el horario de la jornada laboral o la ausencia en el lugar de trabajo sin haber una justificación para ello, siempre y cuando no lleguen a suponer una falta grave o muy grave.

Falta de conformidad en el trato social con los compañeros de trabajo o la negligencia a la hora de cumplir algunas de las funciones de su profesión, siempre y cuando no afecte a temas administrativos o a los clientes, siempre y cuando no llegue a ser consideradas por el organismo correspondiente como faltas graves o muy graves.

Cuando hay un incumplimiento de las normas o leyes expresas relacionadas con la salud y la seguridad en el ámbito terapéutico o el hecho de no cumplir el terapeuta con los deberes y obligaciones con respecto a su deber con respecto a su profesión, siempre y cuando no lleguen a ser una falta grave o muy grave.

Otra falta leve sería el hecho de consentir, encubrir o incluso llegar a cooperar con algún acto en la comisión de faltas graves por parte de un colega de profesión, siempre y cuando no llegue a ser considerado como una falta grave o muy grave por el organismo encargado de determinarlo, siendo normalmente el colegio oficial de la comunidad autónoma en la que desempeña su profesión sanitaria.

2. Faltas graves de mala praxis en psicoterapia

Ahora se comentarán las causas que podrían ser sancionadas como faltas graves en la práctica de la psicoterapia.

Entre las faltas graves se encuentran la grave desconsideración con los pacientes, y compañeros de trabajo, abusar de su autoridad en su ámbito laboral, dañar o deteriorar el equipamiento o las instalaciones de su puesto de trabajo causado por una negligencia injustificada, una bajada de rendimiento en su trabajo, sin llegar a constituir una falta muy grave o incumplir las normas que regulan su profesión, en el caso de no llegar a ser calificada como falta muy grave.

Otras de las faltas graves serían el hecho de incumplir sin justificación alguna la jornada de trabajo estipulada, llegando a acumular más de 20 horas al mes por debajo de las que debería trabajar, al igual que supondría un falta grave la negación por parte del psicoterapeuta a utilizar los medios disponibles en su centro de trabajo con el don de prevenir ciertos riesgos laborales, habiendo recibido dichos medios y la información adecuada al respecto.

También se encuentran entre los actos sancionados como falta grave aceptar alguna contraprestación a cualquier paciente por los servicios prestados o faltar a su puesto de trabajo durante un periodo mayor de 3 días seguidos o cinco días alternos en 2 meses, siempre y cuando esto no llegue a ser considerado como una falta muy grave por algún motivo.

Características de la terapia centrada en soluciones

3. Faltas muy graves de mala praxis en psicoterapia

En el presente apartado se explicarán brevemente algunas de las faltas con la consideración de ser muy graves por parte de los profesionales de la salud mental.

Cuando el psicoterapeuta incumple su deber profesional en el contexto terapéutico de la salud mental, llegando a infringir alguna ley de la Constitución o del respectivo Estatuto de Autonomía, o en aquellos casos en los que llegue a discriminar a un paciente o compañero de profesión por cualquier razón (p. ej., racial, de género, religión, estatus social, situación económica, entre otras).

Abandonar su servicio profesional sin causa justificada, dejando a sus pacientes sin recibir la ayuda profesional que merecen, cuando tenga faltas de asistencia durante un periodo superior a 5 días sin ninguna causa que lo justifique, tener un rendimiento notablemente inferior en el desempeño de las funciones que requiere su profesión o incumplir su obligación de prestar unos servicios esenciales que han sido estipulados en caso de haber huelga.

Revelar datos privados con respecto a la institución o el centro en el que trabajo, o sobre la información revelada por sus pacientes en las sesiones de psicoterapia o durante cualquier momento de su estancia en el centro sanitario, que rompa su intimidad, quebrantando la obligación por parte del psicoterapeuta a guardar secreto profesional.

Supondría una grave falta que el psicoterapeuta incumpla las funciones de su puesto de trabajo y/o las normas que regulan su profesión, al igual que si incumpliera las órdenes de un superior de manera manifiesta y notoria infringiendo de esta manera alguna ley que regule su profesión o la del centro o institución donde trabaja, así como también el hecho de realizar algún acto ilegal con respecto a sus funciones que perjudique de manera grave a los pacientes, compañeros de profesión y/o a la institución o centro sanitario en el que trabaja.

Otros motivos de sanción por falta grave sería cuando un profesional sanitario se aprovecha de su condición de personal estatutario para conseguir algún tipo de beneficio para sí o para terceras personas o la exigencia de alguna compensación por sus servicios a cualquier paciente de los servicios de salud.

También serían sancionadas como faltas graves las agresiones a otra persona con la que tenga relación a través de su profesión como profesional de la salud (p. Ej., algún paciente o compañero de trabajo), al igual que el acoso sexual.

Prescripción de faltas que lleven a una mala praxis en psicoterapia

De acuerdo con la Ley 55/2003, las faltas que incumplen las leyes prescriben al transcurrir un tiempo determinado en función del grado de gravedad de la mala praxis en psicoterapia que se haya llevado a cabo, siendo dichos plazos los siguientes:

  • Faltas leves: habiendo transcurrido 6 meses desde que se cometió la falta.
  • Faltas graves: después de 2 años.
  • Faltas muy graves: 4 años después.

Sanciones por haber llevado a cabo una mala praxis en psicoterapia

A continuación se expondrán brevemente las distintas sanciones que pudieran aplicarse en caso de cometer faltas los profesionales de la salud mental.

1. Quedar apartado del servicio

En los siguientes 6 años después de haber recibido la sanción no podrá ejercer en el ámbito de la sanidad pública, ni tampoco podrá trabajar en ninguna administración u organismo público.

Por ello, perdería su condición de personal estatutario, pudiendo recibir esta sanción en caso de cometer faltas muy graves que supongan una mala praxis en psicoterapia.

2. Tener que cambiar forzosamente de localidad y de lugar de trabajo

En este caso el terapeuta tendría que desplazarse a otra localidad y tendría prohibida su participación en cualquier procedimiento de movilidad con el fin de poder reincorporarse a la localidad de la que ha sido “expulsado” durante el periodo de 4 años tras haber recibido la sanción. Asimismo, tampoco tendría derecho a recibir ninguna indemnización.

Dicha sanción podría ser impuesta solamente en el caso de cometer faltas muy graves.

3. Estar suspendido de sus funciones profesionales

Quedaría vetado de desempeñar su profesión como sanitario en un periodo comprendido entre 2 y 6 años por haber cometido faltas muy graves. En caso de cometer faltas graves, la suspensión sería durante un periodo inferior a los 2 años.

En caso de quedar suspendido de sus funciones durante un periodo inferior a 6 meses, no llegaría a perder su destino en el centro en el que está trabajando, pudiendo reincorporarse al mismo al haber cumplido la sanción.

4. Tener que trasladarse forzosamente a otro centro de trabajo

La sanción que implica un traslado forzoso a otro lugar de trabajo sería aplicada durante un periodo que no superaría los 2 años, siendo aplicada en el caso de haber cometido faltas graves.

5. Amonestación

El profesional de la salud mental recibiría un apercibimiento por escrito en caso de haber cometido faltas leves que lleguen a influir en una mala praxis en psicoterapia.

Responsabilidad penal y deontológica

Al cometer una mala praxis en psicoterapia, sus acciones podrían ser penalizadas a nivel penal, civil y/o deontológico, como veremos a continuación.

Responsabilidad penal

Hay actos de mala praxis que podrían suponer alguna omisión o acción imprudente que se encuentre pensada por la Ley, en cuyo caso se podrían dividir en dos tipos:

  • Acción imprudente o culposa: causar daño a otros sin intencionalidad, por alguna negligencia o imprudencia.
  • Acción u omisión dolorosa: causar daño a otra persona en el contexto profesional de manera intencional.

Responsabilidad deontológica

Como bien es sabido, los profesionales sanitarios en el ámbito de la salud mental deben cumplir una serie de normas éticas en la práctica de su profesión.

En el caso de no cumplir dichas normas éticas que se encuentran regidas por el código deontológico de la profesión, podrían ser denunciados por otros profesionales en el Colegio Oficial de Psicólogos, en el caso de los psicólogos, o en el Colegio Oficial de Médicos en el caso de los psiquiatras, en cuyo caso serían estos organismos los que se encargaría de juzgar si hay o no una mala praxis en psicoterapia por parte del profesional denunciado y, de ser así, llevarían a cabo la clasificación y sanción disciplinaria correspondiente.

  • Pastor, J. M. y Del Río, C. (2018). Ética profesional en salud mental. Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Del Río, C., Borda, M., Pérez, M. A., Martín, A. y Torres, I. (2003). Ética de las relaciones duales en psicoterapia. Psicothema, 15 (1), pp. 58-64.
Mario Arrimada

Mario Arrimada

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados