La relación entre el perfeccionismo disfuncional y la ansiedad

Estas son las maneras en las que el perfeccionismo disfuncional da lugar a problemas de ansiedad.

Mario Arrimada

Mario Arrimada

La relación entre el perfeccionismo disfuncional y la ansiedad

El perfeccionismo como tendencia a querer conseguir obtener el mejor resultado posible no tiene por qué ser perjudicial en sí mismo; incluso puede que aporte muchos beneficios a diversas personas que presentan este rasgo (por ejemplo, sacar muy buenas notas académicas, destacar en algún deporte, etc.).

El problema surge cuando ese perfeccionismo auto-impuesto propicia que la persona traspase la delgada línea entre lo que consistiría en realizar sus tareas eficientemente, con pasión y esmero, y lo que se convertiría en una obsesión por lograr metas sumamente elevadas, incluso inalcanzables en determinados casos.

Esto último caracteriza el término conocido como perfeccionismo disfuncional; en detrimento del caso de aquellos que se esfuerzan por conseguir realizar sus tareas con energía, pero sin que ello les cause agotamiento y frustración cuando no hayan podido obtener el resultado esperado, en cuyo caso hablaríamos de un perfeccionismo más bien funcional. En este artículo veremos cuál es la relación entre el exceso del perfeccionismo y los problemas de ansiedad.

¿Qué es el perfeccionismo disfuncional?

Se ha considerado el perfeccionismo como un proceso transdiagnóstico. Esto quiere decir que es un rasgo característico en diversas patologías mentales, tales como diversos trastornos relacionados con la ansiedad (p. ej., trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de la personalidad obsesivo compulsivo, el trastorno de la ansiedad generalizada y el trastorno de estrés postraumático.

Actualmente no hay un diagnóstico establecido para el perfeccionismo disfuncional en ninguno de los manuales diagnósticos y estadísticos (DSM y CIE). No obstante, este rasgo de la personalidad sí que está ampliamente reconocido por los profesionales de la salud mental debido al malestar físico y mental que genera en las personas que lo presentan.

El perfeccionismo disfuncional está caracterizado por el afán de obtener continuamente unos resultados exitosos en todo lo que la persona se propone y sin cometer ningún fallo, ya que, de cometerlo, aunque haya conseguido un resultado positivo, sentiría que ha fracasado, y ello les generaría mucha ansiedad.

Por ello es muy característico que estas personas tengan pensamientos dicotómicos de “todo o nada”, que consisten en que si consiguen los resultados deseados se sienten invencibles; en cambio, si las cosas no salen como esperaban, piensan que lo han hecho todo mal.

Es frecuente que estas personas sean muy competitivas, que sólo se centren en sus metas y se aparten un poco de su entrono social y además tengan baja tolerancia a la incertidumbre, lo cual a la larga les genera muchos síntomas de ansiedad y estrés.

Las consecuencias físicas y mentales de las personas con un perfeccionismo disfuncional son las siguientes.

1. Síndrome de burnout

También conocido como “síndrome del trabajador quemado”, se caracteriza por un extremo decaimiento físico y mental y por una sensación de insatisfacción con el trabajo que desempeña, así como también una sensación de despersonalización, caracterizado por un sentimiento de estar distanciado con respecto a sus compañeros de trabajo.

Querer obtener resultados excelentes conlleva tener que dedicar demasiado esfuerzo, lo que a la larga puede propiciar un estrés crónico que desencadene en este síndrome.

2. Depresión

Es frecuente que desarrollen episodios depresivos debido a que se exigen a sí mismos unos estándares muy altos en todas las facetas de su vida y, como es normal, hay etapas en las que no saldrán las cosas como esperaban, y por ello se sentirán fracasados, con poca esperanza de mejorar.

3. Trastornos de la conducta alimentaria

Una característica muy común en estos trastornos es el perfeccionismo llevado al extremo. Es más frecuente de lo normal que se pesen y se miren al espejo varias veces al día, que controlen minuciosamente los alimentos que comen y que sean muy exigentes en otros ámbitos de su vida, como puede ser el académico o el laboral.

4. Ansiedad

La baja tolerancia a la incertidumbre y la imperiosa necesidad de hacer las cosas a la perfección genera en estas personas una ansiedad muy elevada.

Este desorden es sumamente común en las personas con perfeccionismo disfuncional y, por tanto, dedicaremos un apartado especifico a continuación para explicarlo con más detalle.

Exceso de perfeccionismo

La ansiedad en personas con perfeccionismo disfucional

La ansiedad en personas altamente perfeccionistas viene desencadenada por diversos motivos. Algunos de ellos son los que vienen propiciados por los instigadores internos, que consisten en pensamientos rumiativos que generan una alta presión en el individuo; tales como “debo ser el mejor en todo”, “todo me debe salir a la perfección”, y ese afán por llegar a serlo origina síntomas de ansiedad (p. ej., inquietud, alarma, nerviosismo), todo ello pudiendo interferir negativamente en su vida cotidiana.

El miedo al fracaso, otra característica muy común, podría venir propiciado por una baja autoestima y, a su vez, genera altos niveles de ansiedad. Esto conlleva que realice conductas de evitación del fracaso cómo dedicar un excesivo tiempo y esfuerzo en realizar sus tareas e incluso evitar realizarlas en momentos en los que considera que no va a alcanzar el nivel de éxito esperado, llevando al individuo a procrastinar hasta que considere que se encuentra preparado.

La alta intolerancia a la incertidumbre también genera gran ansiedad a estas personas. Cuando tienen que esperar un tiempo razonablemente prolongado para obtener los resultados de su esfuerzo es característico que sufran tensión, activación fisiológica, pensamientos anticipatorios negativos en relación a un desenlace de aquello que ansían ver resuelto satisfactoriamente. La intolerancia a la incertidumbre también se ha relacionado con la preocupación excesiva y la rumiación.

Un alto grado de neuroticismo es una rasgo de la personalidad caracterizado por la tendencia experimentar ansiedad y emociones negativas de forma intensa en respuesta a situaciones de estrés. Hay estudios que han demostrado la relación que hay entre el neuroticismo, el ambiente social-familiar, el estilo de crianza recibido y el grado de perfeccionismo de los progenitores con el posterior desarrollo de un perfeccionismo desadaptativo entre los rasgos de la personalidad de la persona.

Prevención del perfeccionismo disfuncional y sus problemas psicológicos

No resulta una tarea fácil para aquéllos que siempre dan el máximo de sus capacidades en todo lo que hacen en su día a día bajar el pistón para intentar trabajar de forma eficiente sin que les lleve a la saturación física y mental. Con todo, sería aconsejable que intentaran bajar poco a poco la carga de trabajo e incluso posponer determinadas tareas que no sean acuciantes.

De acuerdo con Altstötter-Gleich podrían comenzar por una tarea conocida, como ejercicio de mediocridad en el que las personas deben esforzarse menos al llevar a cabo una tarea, y después observar lo que sucede, bajo la supervisión de un profesional, pudiendo ser de gran ayuda para que comprendan que no pasa nada grave por no dar siempre el cien por cien en todo lo que hacen.

Podría ser de gran utilidad que se permitieran momentos de desconexión total en los que solamente se centren en disfrutar del aquí y del ahora, en el proceso de realizar una determinada actividad placentera e, incluso, no hacer absolutamente nada.

También sería importante trabajar para cambiar los pensamientos y conductas desadaptativos que mantienen ese perfeccionismo disfuncional. Sería conveniente empezar abordando sus pensamientos dicotómicos de todo o nada acerca del éxito y el fracaso en todo lo que hacen.

Tratamiento

Actualmente no hay un tratamiento psicológico diseñado específicamente para las personas con un elevado nivel de perfeccionismo. No obstante, dado que este rasgo ha sido reconocido como una característica psicológica transdiagnóstica y, más concretamente, muy común en los trastornos de ansiedad, podríamos aplicar el Protocolo unificado para el tratamiento transdiagnóstico de los trastornos emocionales diseñado por Barlow.

Los módulos del tratamiento son los siguientes:

  • Módulo 1: hay que centrarse establecer unos objetivos par que vaya realizando poco a poco y a su vez es importante que se mantenga motivado para ello.
  • Módulo 2: debe entender que las emociones no son malas o buenas, sino que todas ellas tienen una funcionalidad y por ello son igualmente importantes.
  • Módulo 3: desarrollar una conciencia emocional plena para comprender la relevancia que tienen a la hora de ayudar a aprender de sus propias experiencias vividas. Centrarse en el momento presente sin emitir ningún juicio.
  • Módulo 4: conocer la influencia que tienen los pensamientos en las emociones que experimentan.
  • Módulo 5: comprender las conductas que realiza para evitar sentir emociones desagradables.
  • Módulo 6: entender la forma en que procura llevar a cabo determinadas conductas con el fin de evitar un fracaso.
  • Módulo 7: desarrollar una tolerancia a determinadas sensaciones físicas, emocionales y situacionales que antes procuraba evitar.
  • Módulo 8: ir reconociendo los logros obtenidos a lo largo del proceso, aprendiendo de ellos, de manera que le sirvan para futuras situaciones y así poder prevenir recaídas.
  • Altstötter-Gleich, C. (2020, enero). Perfeccionismo disfuncional. Cuadernos. Mente & Cerebro, 25, 50-54.
  • Egan, S.J., Wade, T.D. & Shafran, R. (2012, marzo). Perfectionism as a transdiagnostic process: a clinical review. Clin Psychol Rev, 31(2), 203-12.
  • Maloney, G.K., Egan, S.J., Kane, R.T., & Rees, C.S. (2014, mayo). An etiological model of perfectionism. PloS one, 9(5), e94757.
  • Sandín, B., Chorot, P. y Valiente, R. M. (2020). Psicopatología de la ansiedad y trastornos de ansiedad: Hacia un enfoque transdiagnóstico. EN A. Belloch, B. Sandín y F. Ramos, Manual de psicopatología (pp. 3-34). Madrid: McGraw-Hill.
Mario Arrimada

Mario Arrimada

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados