¿Cuál es la prevalencia de los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Resumen de los datos disponibles sobre la prevalencia de los Trastornos de la Conducta Alimentaria.

Prevalencia de los TCA

Los trastornos de la conducta alimentaria o TCA son más comunes de lo que pensamos, y seguramente lo sean más de lo que los propios expertos tienen registrado. Los más conocidos son la bulimia y anorexia nerviosas, junto con el trastorno por atracón, todos ellos trastornos en los que se desarrolla una relación malsana con la comida.

Dado que el problema está relacionado con la comida, los TCA son sumamente peligrosos para la salud médica de los afectados. Los síntomas físicos van desde la extrema delgadez y desnutrición hasta la obesidad mórbida y problemas asociados, con una alta tasa de mortalidad por complicaciones médicas.

A continuación vamos a conocer unos cuantos datos sobre la prevalencia de los TCA a nivel español y mundial, descubriendo unos cuantos detalles de los grupos de edad en los que más aparecen.

¿Qué son los TCA?

Los trastornos de la conducta alimentaria o TCA son trastornos mentales cuya problemática central implica un comportamiento patológico con la comida.

El paciente presenta preocupación por su peso, imagen corporal y alimentación, desarrollando una relación patológica con la comida tanto en forma de adicción a ella como total evitación. Ya sea comiendo grandes cantidades de comida o no comiendo nada en absoluto, la salud física del paciente se resiente, desarrollando problemas médicos que van desde la obesidad mórbida hasta la desnutrición. Los TCA tienen alta tasa de mortalidad.

A pesar de su extrema gravedad, los TCA son tratables y la persona que se somete a psicoterapia puede mejorar enormemente, luchando contra su relación malsana con la comida y venciendo tanto su miedo a engordar como aprender a no usar la comida como herramienta para gestionar sus emociones. Para conseguirlo, es fundamental que su familia y amigos les den apoyo, además de recibir la ayuda multidisciplinar de médicos, enfermeros, nutricionistas, psicólogos y psiquiatras especializados en TCA.

Los TCA más importantes

Antes de introducir datos sobre cuál es la prevalencia de los TCA, primero debemos conocer cuáles son los principales. Si bien en los manuales diagnósticos se han propuesto varios TCA, se asume que son principalmente tres: la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón.

1. Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa se caracteriza por un miedo patológico a engordar, lo cual se manifiesta en forma de una escasa ingesta de comida. Esto hace que la persona con anorexia pierda peso de forma drástica, llegando a la delgadez extrema y la desnutrición pero como tiene una imagen distorsionada de sí misma y se percibe como gorda, sigue comiendo poco o nada y tiene escasa conciencia de lo delgada que está.

¿Son comunes los TCA?

2. Bulimia nerviosa

En la bulimia nerviosa se pueden ver atracones, episodios en los que el paciente ingiere grandes cantidades de comida como mecanismo para hacer frente a sus emociones negativas, con escaso o nulo control para detenerlos. El problema es que estos atracones no le sirven para sentirse mejor, más bien al contrario pues, después de hacerlos, se arrepiente profundamente de lo que ha hecho temiendo engordar. Para enmendar lo que ha hecho, la persona con bulimia realiza purgas (p. ej., vomitar, usar laxantes o diuréticos), ayuna y hace ejercicio compulsivamente.

Se diferencia de la anorexia porque realmente el paciente come y, a pesar de los atracones y posteriores purgas, tienes unos hábitos alimenticios lo suficientemente estables como para poder mantener un peso normal. Incluso algunas personas con bulimia nerviosa tienen sobrepeso.

La clave de este trastorno son los atracones y posteriores purgas, no el índice de masa corporal del paciente, aunque este puede suponer también cierta preocupación para el afectado.

3. Trastorno por atracón

El trastorno por atracón, como su nombre sugiere, se caracteriza por episodios de atracones. Al igual que con la bulimia, el paciente ingiere grandes cantidades de comida para manejar sus emociones negativas, pero se diferencia de ese trastorno por el hecho de que no hay purgas ni formas de contrarrestar la enorme cantidad de calorías ingeridas. Como consecuencia de ello, muchos pacientes con trastorno por atracón son obesos mórbidos. Es usualmente llamada adicción a la comida.

¿Cuál es la prevalencia real de los TCA?

Conocer la prevalencia exacta de los trastornos de la conducta alimentaria es complicado, por no decir imposible. Es muy difícil tener acceso a datos exactos del número de personas que están luchando contra un TCA para poder calcular su verdadero alcance. Muchas personas con anorexia, bulimia y trastorno de atracón no buscan tratamiento o nunca llegan a recibir un diagnóstico, tanto por desconocimiento del trastorno como por negación.

En algunos casos afortunados, el trastorno mejora por sí solo, haciendo que la persona y su entorno más cercano no vea necesario acudir a ningún especialista. Esto es sumamente poco común pues los TCA son de los trastornos mentales más complicados de que se solucionen sin ayuda profesional, pero es una posibilidad. También cabe decir que muchos casos no se contabilizan al ser tratados en consultas privadas de psicólogos, psiquiatras, nutricionistas, endocrinólogos o médicos generales

En base a todo esto, y a pesar de que disponemos de datos de prevalencia globales y a nivel español, lo más probable es que tengan un porcentaje mucho mayor en la población. Si se conocieran las estadísticas reales de los TCA se podría demostrar que son trastornos muy, había mayor concienciación sobre ellos y se destinarían más recursos tanto a su detección como prevención y tratamiento. De todas formas, vamos a dar un listado con todos los datos concernientes a la prevalencia de los TCA.

Los TCA son más frecuentes en mujeres que en hombres, con una ratio de 9 de cada 10 casos. Su prevalencia en España ronda entre el 4,1 y el 6,4% en mujeres de 12 a 21 años, y cerca del 0,3% para los hombres. El 94% de los casos son mujeres de 12 a 36 años, aunque cada vez hay más casos de hombres y gente de edades mayores. A nivel mundial, el número de casos de TCA se ha duplicado en las últimas dos décadas. La prevalencia ha pasado del 3,4% a casi el 8%.

En población adolescente, la prevalencia de los TCA es del 6%. El 70% de los adolescentes, tanto chicos como chicas, reconoce no sentirse a gusto con su cuerpo. Muchos adolescentes desearían tener un cuerpo más tonificado, musculoso y fuerte en el caso de los chicos, o más esbelto y delgado en el caso de las chicas. 6 de cada 10 chicas adolescentes creen que serían más felices si fueran más delgadas y cerca del 30% de ellas manifiesta conductas patológicas con la comida y el peso.

Un 11% de los adolescentes ha llevado a cabo comportamientos de riesgo susceptibles a ser reconocidos como parte de los criterios diagnósticos para un trastorno de la conducta alimentaria. Entre estos comportamientos encontraríamos seguir dietas extremas, tener una enfermiza obsesión por las calorías ingeridas, realizar ejercicio para compensar la comida ingerida o, incluso, hacer purgas provocándose el vómito y tomar diuréticos y laxantes. Los TCA aparecen cada vez a edades más tempranas, habiendo un incremento del 15% de TCA en menores de 12 años en las últimas dos décadas.

La población universitaria es también muy susceptible a presentar TCA. Los chicos y chicas que acaban de comenzar la universidad están dando sus primeros pasos en el mundo adulto, descubriendo que tienen que cocinar por sí solos. Entre que muchas veces no tienen tiempo y sus gustos culinarios tienden hacia la comida rápida, su situación es el caldo de cultivo perfecto para desarrollar una relación malsana con la comida. En España se estima que un 21% de las mujeres y un 15% de los varones universitarios están en riesgo de sufrir un TCA.

De entre los TCA, la anorexia nerviosa es la que mayor mortalidad presenta, asociada sobre todo a la desnutrición pero, también, a que las altas expectativas de las pacientes con este trastorno hace que, insatisfechas por su imagen corporal, acaben cometiendo sucidio. La prevalencia de anorexia nerviosa en chicas adolescentes en los países occidentales es del 1%, mientras que la bulimia se encuentra entre el 2 y 4%. La prevalencia del TCA no especificado se sitúa entre el 5 y 10%.

Se calcula que cerca del 6% de los niños y adolescentes de entre 9 y 16 años obesos cumplen criterios de trastorno por atracón, y un 14% manifiestan síntomas subclínicos del mismo.

  • Álvarez-Malé, María Luisa, Bautista Castaño, Inmaculada, & Serra Majem, Lluis. (2015). Prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria en adolescentes de Gran Canaria. Nutrición Hospitalaria, 31(5), 2283-2288.
  • Baiges, M. & Moreso, J. & Martín-Vergara, Nuria & García, M. & Solé, A. & Castellarnau, G.. (2008). Prevalencia de anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y otros TCA en adolescentes femeninas de Reus. Anales De Pediatria - AN PEDIATR. 68. 18-23. 10.1157/13114466.
  • Martínez-González, Leticia, Fernández Villa, Tania, Molina de la Torre, Antonio José, Ayán Pérez, Carlos, Bueno Cavanillas, Aurora, Capelo Álvarez, Rocío, Mateos Campos, Ramona, & Martín Sánchez, Vicente. (2014). Prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria en universitarios españoles y factores asociados: proyecto uniHcos. Nutrición Hospitalaria, 30(4), 927-934.
  • Moreno Redondo, F. J., Benítez Brito, N., Pinto Robayna, B., Ramallo Fariña, Y., & Díaz Flores, C. (2019). Prevalencia de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) en España: necesidad de revisión. Revista Española De Nutrición Humana Y Dietética, 23(Supl. 1), 130–131.

Artículos relacionados