Una alteración de la salud asociada a la degradación que supone verse encerrado. Pixabay.

La zoochosis, también conocida como Comportamiento Anormal Repetitivo en animales (ARB por sus siglas en inglés), es una de las consecuencias del uso de estos últimos para el entretenimiento humano. Se trata de un patrón de conducta que ha sido observado en animales en cautiverio, especialmente en mamíferos de gran tamaño.

En este artículo veremos qué es la zoochosis y cuáles son algunas de sus principales causas y consecuencias.

¿Qué es la zoochosis?

Distintas especies de animales son con frecuencia utilizadas para el entretenimiento y el ocio de los humanos. Entornos como los zoológicos o los circos representan sólo algunas de las actividades más comunes y al mismo tiempo más negativas para los propios animales y sus ecosistemas.

Registros tanto visuales como escritos sobre los animales en cautiverio han mostrado que, tarde o temprano, aquellos que viven en cautiverio lidian con una frustración y una serie de comportamientos no habituales en sus entornos naturales. A pesar de que se trata de fenómeno cada vez más difundido, esto último pareciera causar tal sorpresa que ha sido necesario trasladar un término de la psicopatología humana para enfatizar las causas negativas del cautiverio en animales.

Dicho término es el de “zoochosis”, que ha sido descrito como un fenómeno aparentemente derivado de la psicosis, o análogo a ésta. En última instancia lo anterior significa que la zoochosis en un tipo de trastorno mental que desarrollan los animales en cautiverio.

Lo anterior, sin embargo, no ha sido sistematizado científicamente, debido a que las experiencias de psicosis tienen un componente subjetivo importante para su descripción (no sólo observable); que hace difícil trasladarlas directamente hacia los comportamientos animales.

De cualquier manera, el término zoochosis ha sido útil para estudiar y hacer visibles las consecuencias negativas que la vida en cautiverio tiene en distintos animales. Actualmente forma parte del lenguaje coloquial en donde convergen la psicología con la etología y los activismos por los derechos de los animales.

Comportamiento estereotipado en animales

Por su parte, el Comportamiento Anormal Repetitivo, o mejor dicho, comportamiento estereotipado, se ha asociado tanto en humanos como en animales a los entornos restrictivos (Lewis, 2007). Es por esto que la zoochosis ha sido también descrita como una forma de comportamiento estereotipado de los animales que viven en cautiverio y que da cuenta de los graves obstáculos que representan estos entornos para su desarrollo.

El comportamiento estereotipado, así como otras manifestaciones de conducta, han sido especialmente observadas en elefantes, osos, gorilas, tigres, jirafas y orcas en cautiverio.

Principales causas y manifestaciones conductuales

Como hemos visto, la zoochosis o los comportamientos estereotipados en animales se atribuye a la vida en cautiverio. Más específicamente, algunos de los elementos que se han propuesto como causales de la zoochosis son la falta de espacio, lo que a su vez provoca falta de privacidad, de ejercicio físico y de estimulación mental.

La consecuencia final de lo anterior suele ser la automutilación y otras conductas autodestructivas (Adamiec, 2014). Así mismo, se han observado caminatas o paseos que siguen una misma ruta sin funcionalidad aparente; movimientos del cuello giratorios y repetitivos; vómitos inmediatos y repetidos después de comer; golpes de cabeza contra la pared; comportamientos excesivamente violentos, tanto a otros animales como a los seres humanos (Stephen, 1993).

Luego de analizar el caso específico de los elefantes en distintos zoológicos estadounidenses, Dick (2016) nos dice que el espacio limitado crea distintos y severos impedimentos para que los elefantes se desarrollen de manera naturalmente activa. Por ejemplo, en sus entornos naturales, los elefantes pueden viajar hasta 50 millas en un solo día, lo que no pueden realizar en cautiverio.

Estrategias de contención y prevención

Siguiendo con el caso de los elefantes, Dick (2016) analiza cómo algunos zoológicos contienen el comportamiento animal. Bajo el argumento de que los elefantes “se portan mal”, algunos de ellos utilizan anzuelos, látigos o madera. Así mismo, algunas ofertas de entretenimiento al visitante incluyen realizar lavados de coches hechas por las trompas de los elefantes, rociar agua con sus trompas a los autos, y realizar paseos montados (pp. 3-4). La misma autora analiza las dificultades para alimentarlos y para facilitar su reproducción, así como las estrategias para capturarlos en la naturaleza.

Otras estrategias que se utilizan dentro de los zoológicos para controlar el comportamiento de los animales en cautiverio son el uso de medicación, específicamente ansiolíticos y antidepresivos, aunque también se utilizan técnicas de condicionamiento (Elisha, 2017).

Finalmente, son distintos y cada vez más los colectivos que se han pronunciado en contra de la vida en cautiverio, por ejemplo, a través de leyes centradas en los derechos animales, y en evaluar o denunciar las condiciones de vida que tienen distintos zoológicos. En algunos casos se aboga por mejorar dichas condiciones, y en otras por el regreso de los animales a su entorno natural. Así mismo se ha promovido la creación de estrategias pedagógicas que dejen ver las consecuencias negativas del uso de animales para el entretenimiento, y como consecuencia, se han prohibido su presencia en circos dentro de varios países.

Referencias bibliográficas:

  • Elisha, B. (2017). What is zoochosis?. Worldatlas. Recuperado 09 de agosto de 2018. Disponible en https://www.worldatlas.com/articles/what-is-zoochosis.html.
  • Dick, R. (2016). The use of elephants in leisure and its negative effects. Illuminare: a student journal in recreation, parks and leisure studies. 14(1): 1-9.
  • Adamiec, A. (2014). Sustaining Biodiversity. APES. Recuperado 09 de agosto de 2018. Disponible en http://harborside.kusd.edu/projects/wp-content/uploads/2014/01/anna-adamiec-.pdf.
  • Lewis, M., Tanimura, Y. y Lee, L. (2013). Animal models of restricted repetitive behavior in autism. Behav Brain Res. 176(1): 66-74. doi: 10.1016/j.bbr.2006.08.023.
  • Stephen, S. (1993). Join the fight to stamp out zoochosis. Columna En The Sun, Baltimore, Md. Recuperado 09 de agosto de 2018. Disponible en https://search.proquest.com/docview/406825295?accountid=15292.