Distinguiendo entre conceptos relacionados. Unsplash.

La fe, hablemos o no de fe religiosa, es una de las fuerzas más poderosas ya que facilita el tener y mantener la esperanza en un mundo mejor. Uno de los tipos de fe más conocidos es la religiosa, siendo está un tipo de fe que pretende dar una explicación al mundo y configurar un marco, unos valores y/o unas normas de actuación principales para quienes se adscriben a ella.

A lo largo de la historia e incluso hoy en día han existido y existen una gran variedad de confesiones religiosas, si bien en la actualidad suelen predominar las de tipo monoteísta.

De entre ellas, la más extendida a lo largo del mundo es el cristianismo, especialmente en lo que respecta a la doctrina católica. Con respecto a este último punto, en ocasiones algunas personas han identificado cristianismo y catolicismo como sinónimos.

Sin embargo, lo cierto es que aunque ambos términos están relacionados no se solapan por completo, existiendo algunas diferencias entre catolicismo y otros tipos de cristianismo. Es por ello que a lo largo de este artículo vamos a ver las diferencias entre cristiano y católico.

Principales diferencias entre cristiano y católico

Ser cristiano y ser católico es como hemos dicho algo que puede o no ir de la mano, no siendo todo cristiano necesariamente católico. A continuación vamos a mostrar algunas de las principales diferencias.

1. Especificidad

Una de de las posibles diferencias es el nivel de especificidad que tienen ambos términos. Y es que aunque el catolicismo forma parte del cristianismo, además de él existen otros tipos de cristianismo: protestantes o anglicanos, por ejemplo, son otras ramas conocidas de la misma religión cristiana.

Así, si bien todos los católicos son cristianos, no todos los cristianos son católicos. El nivel taxonómico de ambos conceptos es diferente, dado que el catolicismo es una rama del cristianismo.

2. La interpretación de la Biblia

Una de las principales diferencias entre catolicismo y otras ramas del cristianismo tiene que ver con el tipo de interpretación que se hace del libro sagrado del cristianismo, la Biblia.

El catolicismo ofrece una visión canónica y considerada oficial de los eventos narrados en la Biblia, indicando una postura e interpretación concreta de esta que el creyente debe creer. Sin embargo, otras ramas consideran que la visión del catolicismo limita mucho el papel del creyente, invitando a una interpretación más libre y abierta del texto sagrado.

3. La Virgen María

Todo el cristianismo tiene un inmenso respeto por la figura de la Virgen, mas su papel en la fe puede variar enormemente.

El catolicismo la ve como una entidad sagrada, que por sí misma es objeto de veneración y oración y está imbuida de un halo de divinidad, además de considerarse intercesora entre la humanidad y Dios. Esto no está libre de polémicas, y según algunos investigadores es fruto del pasado politeísta de muchas comunidades que hoy son católicas.

Sin embargo, otras ramas del cristianismo, a pesar de respetarla y venerarla, sólo la contemplan como la madre de Cristo, no rezándole a ella ni a otros intercesores sino directamente a Dios.

4. El papel de los santos

La idea de la santidad es algo especialmente relevante para el catolicismo, siendo los santos aquellas personas que por sus facultades éticas se considera que han alcanzado un muy elevado nivel de comunión con Dios. Hasta hace poco se consideraba que los santos intercedían entre la humanidad y la divinidad, siendo entes protectores y guías.

No es infrecuente que algunas oraciones vayan dirigidas a ellos y que se conserven reliquias las cuales son veneradas. Por otro lado, se entiende que los santos son el mayor grado de proximidad a Dios al que se puede llegar a través de buenas obras.

Sin embargo, otras ramas del cristianismo solo los ven como posibles ejemplos, pero consideran su veneración y el culto hacia ellos algo por lo general innecesario.

5. La Iglesia y su dirigente

Otra de las diferencias entre católicos y otros tipos de cristianos lo podemos encontrar en el papel que tiene la Iglesia y la consideración respecto a la autoridad de este y su dirigente.

En el caso del catolicismo el Papa es el máximo dirigente de la Iglesia, la cual es la institución que se considera heredera de la palabra de Cristo siendo su máximo representante el heredero de San Pedro. Otras ramas del cristianismo como el protestantismo o la iglesia anglicana no reconoce dicha autoridad (en el último caso siendo el rey o reina la máxima autoridad eclesiástica).

6. Los sacramentos

Una diferencia más la hallamos en la valoración dada a los sacramentos. Mientras que el catolicismo contempla la necesidad de celebrar siete (bautismo, comunión o eucaristía, confirmación, orden sacerdotal, matrimonio y unción), otras ramas del cristianismo no considera necesarios todos esos sacramentos, y por ello muchos de estos rituales no se consideran sagrados ni significativos.

7. Celibato eclesiástico

Una diferencia que se aplica fundamentalmente a aquellos que se dedican al sacerdocio es la consideración de la necesidad de celibato o la imposibilidad de casarse o tener hijos.

Esta costumbre es propia del sacerdocio católico, derivada de una prohibición medieval que pretendía que los bienes eclesiásticos no pudieran heredarse de padres a hijos. Otras ramas como la protestante, sin embargo, si permiten a sus sacerdotes casarse y tener hijos.

8. Cielo, infierno y purgatorio

Otra diferencia entre catolicismo y otras creencias cristianas es la concepción de la existencia del purgatorio. Por lo general la mayoría de ramas del cristianismo aceptan la idea de un más allá en forma de cielo para las buenas personas e infierno para las malvadas. Sin embargo en el caso del catolicismo encontramos también la existencia del purgatorio, un más allá en el que el creyente sufrirá para purgar sus pecados hasta que lo logre, momento en que podrá ascender.

De hecho, también existen ramas como las de los testigos de Jehová que consideran que no existe vida más allá de la muerte, simplemente la resurrección.

Referencias bibliográficas:

  • Chevalier, J., Gheerbrant, A. (2009). Diccionario de los Símbolos, 2a. edición. Barcelona: Herder.
  • Chidester, D. (2000). Christianity: A Global History. HarperOne.
  • Kimbrough, S. T. ed. (2005). Orthodox and Wesleyan Scriptural understanding and practice. St Vladimir's Seminary Press.