¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

La dieta más eficiente: ¿En qué consiste un test nutrigenético?

Así es como funciona un test nutrigenético y el modo en el que ayuda a mantener una buena salud.

Oorenji

Oorenji

¿En qué consiste un test nutrigenético?

En los últimos años, los tests nutrigenéticos se han posicionado como una herramienta clave dentro de la nutrición personalizada; es decir, en el consejo nutricional totalmente adaptado e individualizado a la persona que lo solicita.

La nutrigenética forma parte de la nutrigenómica, la ciencia que aúna la nutrición y la genética. Concretamente estudia cómo nuestros genes pueden influir o determinar la respuesta a un nutriente o una dieta particular.

Llevar una correcta alimentación tiene mucho que ver con los genes

Cuando nacemos heredamos el 50% de la información genética de cada uno de nuestros progenitores, lo que nos hace únicos e irrepetibles. Por este motivo, cada persona será más o menos susceptible a desarrollar una patología, o estará predispuesta a presentar un fenotipo concreto.

La alimentación no iba ser menos: cada vez salen más estudios que ponen de manifiesto el impacto sobre la salud que puede tener la genética en relación a nuestra forma de alimentarnos. De esta evidencia científica nace la necesidad de analizar variantes genéticas estrechamente relacionadas con la alimentación y patologías asociadas.

¿Y cómo es posible analizar la genética? La tecnología avanza cada año vertiginosamente, y lo que a principios de siglo costaba millones de euros, hoy se puede lograr con un coste muy reducido en comparación. La genética de una persona (su ADN) se puede analizar a través de una muestra de sangre, o más sencillamente, mediante una muestra de saliva. Esta última es la que se utiliza de forma general para realizar los test nutrigenéticos.

¿Cómo funciona la nutrigenómica aplicada?

El proceso de recogida de muestra es muy sencillo. La empresa o el laboratorio en cuestión proporciona un kit, en el cual encontrarás todos los pasos a seguir de forma fácil y rápida. En la caja se encuentra un tubo para recoger la saliva, y generalmente un conservante que preservará el ADN hasta que llegue la hora de analizarlo. Tan solo es un pequeño líquido que hay añadir directamente a la muestra antes de enviarla a la dirección proporcionada por el fabricante.

Así de poco invasivo y fácil es el procedimiento para un análisis nutrigenético. No obstante, para obtener una muestra lo más adecuada posible, hay varias cosas a tener en cuenta. No se debe comer ni fumar una o dos horas antes de recoger la muestra. Tampoco se recomienda lavarse los dientes, ni beber cualquier otra cosa que no sea agua.

El análisis en el laboratorio

Una vez que la muestra llega al laboratorio comienza el proceso de extracción y purificación de ADN de saliva para posteriormente analizar las variantes genéticas pertinentes.

Estas variantes son las que se conocen como polimorfismos de nucleótido único, es decir, variaciones de una sola base nitrogenada en una posición concreta del genoma. Por tanto, no es una prueba de secuenciación masiva de todo el material genético, si no que solo se analizan posiciones muy específicas dentro del genoma.

El genoma humano está compuesto por más de un billón de pares de bases, por lo que existen miles de posibles variaciones, cuya combinación única en un organismo es lo que nos hace únicos e irrepetibles.

¿Pero entonces cuáles son esas variantes que analizan? En base a estudios científicos de gran evidencia, se eligen aquellas variantes que se han visto estrechamente asociadas a la alimentación y a la predisposición de desarrollar enfermedades metabólicas, como la obesidad o la diabetes.

¿Cómo nos ayuda a estimar el riesgo de desarrollar enfermedades?

Generalmente, cada laboratorio elabora un índice de riesgo genético agrupando las diferentes variantes seleccionadas relacionadas con un parámetro de interés. Es decir, si se ha visto que la presencia de 8 variantes predispone a presentar un índice de masa corporal más elevado, todas ellas se agrupan para elaborar el índice de riesgo genético de obesidad.

Si una persona presenta muchas de esas variantes, su riesgo genético a desarrollar obesidad será más elevado comparado a otra persona que solo tenga una o dos de esas variantes. El riesgo genético de obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión, o la intolerancia al gluten, son algunos de los parámetros que se suelen incluir. Además, también se estudia la respuesta de una persona a una dieta o patrón dietético determinado en base a la genética.

En base a diferentes variantes, se puede determinar si una persona responderá mejor o peor a una dieta hipocalórica o hiperproteica, por ejemplo. Toda esta información resulta de gran utilidad al dietista-nutricionista a la hora de pautar una dieta teniendo en cuenta la situación y objetivo del paciente. Todos estos resultados se suelen presentar en un informe más o menos visual, de forma que sea una información intuitiva y fácil de entender.

¿Cuál es el mejor test nutrigenético?

Actualmente existen varias empresas y laboratorios que ofrecen este servicio. Cada prueba nutrigenética analizará unas u otras variantes, dependiendo del criterio del laboratorio que la haya desarrollado.

Por este motivo es muy importante informarse bien antes de decantarse por una opción. Debe de haber sido desarrollado por grandes expertos en la materia cuyo criterio científico esté respaldado por años de experiencia e investigación.

¿Es un test para toda la vida?

Sí, pero hay varios factores a tener en cuenta. El material genético que heredamos de nuestros padres será el mismo el resto de nuestras vidas. A excepción de mutaciones puntuales que puedan aparecer a lo largo de nuestra vida, el ADN de una persona no cambia. Por tanto, la misma variante en la misma posición del genoma será la misma para una persona tanto si lo analiza uno u otro laboratorio.

Sin embargo, sí que puede cambiar la interpretación de los resultados, ya que un panel de expertos puede considerar relevantes unas variantes diferentes a las de otro grupo de expertos. Por este motivo vale la pena informarse de la trayectoria científica de la empresa o laboratorio en cuestión, ya que es muy importante el criterio del equipo científico detrás de cada test nutrigenético.

En resumen, una prueba nutrigenética puede aportar información valiosa que ayuda a la persona a determinar su predisposición a las enfermedades metabólicas más comunes. Así mismo, el dietista-nutricionista la puede utilizar para personalizar la recomendación dietética al máximo nivel. ¡La revolución ómica ya está aquí!

Interfaz de Oorenji

Oorenji: Nutrición de precisión que integra Nutrigenética

Oorenji es una app interactiva que te ayudará a planificar tu menú semanal personalizado de forma sencilla, asegurando el equilibrio nutricional y las raciones recomendadas de cada alimento (carne, pescado, pollo, legumbres, frutas, verduras y cereales).

El algoritmo de inteligencia artificial de Ooreji tiene en cuenta además de todas y cada una de las variables generales y típicas del usuario (edad, el sexo, la actividad física o el estado físico de la persona), la integración de la información genética que se consigue a partir de un análisis de una muestra de saliva.

Puedes descargarla directamente en las tiendas oficiales de Android y Apple.

Autora: Marta Alonso, Dietista-Nutricionista.

Oorenji

Oorenji

Aplicación de salud

Oorenji es una app de salud y nutrición cuyo funcionamiento se basa en la utilización de Inteligencia Artificial aplicada a la nutrigenética. Esta herramienta, disponible para iOS y Android, permite llevar al día programas de alimentación adaptados a las necesidades de cada persona.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados