Un repaso a esta fascinante rama de la psicología. Unsplash.

La rama de la psicología que se ocupa del embarazo es la Psicología del Embarazo, que busca promover el bienestar de la madre durante el embarazo, el parto y el puerperio, así como el desarrollo psicoemocional del bebé.

La Psicología del Embarazo se interesa por la relación madre-bebé, comprendiéndola como una unidad en donde la salud mental de la madre está estrechamente relacionada con la salud del bebé. Se busca, por tanto, promover el bienestar de la díada madre-bebé, en la que se incluye también al padre, sobre todo en su papel de soporte emocional de la madre. Veamos en qué consiste y qué estudia esta inteesante rama de la psicología.

La historia de los nueve meses anteriores al nacimiento del humano es, probablemente, mucho más interesante y contiene acontecimientos más trascendentales que los 70 años siguientes. Samuel Taylor Coleridge, 1840.

La importancia de la Psicología del Embarazo

Desde la concepción física, e incluso antes, cuando el futuro bebé va siendo concebido en la mente de sus progenitores, se inicia un proceso de transformación de su psique, fundamentalmente de la mujer, que se acelerará durante el embarazo, y se irá consolidando durante los meses y años que siguen al parto.

El embarazo se concibe como un momento de crisis a partir del cual la mujer embarazada desarrollará una nueva identidad: se convertirá en madre. Durante este periodo es común revisar la propia infancia, cuyos recuerdos afloran fácilmente.

También lo hacen las heridas del pasado, convirtiendo al embarazo en un momento privilegiado para el trabajo psicoterapéutico, ya que esas heridas, que en ocasiones han lastrado la vida durante años, pueden sanar mucho más rápidamente.

Es un periodo de sensibilidad creciente, y de gran vulnerabilidad, por lo que cobran vital importancia los cuidados facilitados por el entorno cercano, la pareja y la familia, así como por los profesionales del sistema de salud.

Ambivalencia emocional

Durante el embarazo son frecuentes, y totalmente normales, los sentimientos depresivos ocasionales. Suele haber ambivalencia emocional, es decir, la convivencia de momentos alternos de gran alegría y feliz expectación, con otros de miedos y dudas acerca de si se ha tomado la decisión correcta, de si es un buen momento para interrumpir la carrera profesional, o de si se será capaz de asumir la responsabilidad de la maternidad.

Aunque estos sentimientos ambivalentes son normales, conviene prestar una especial atención al estado de ánimo durante el embarazo, y ante emociones negativas persistentes buscar ayuda psicológica.

Alteraciones psicológicas en el embarazo

Diversos estudios muestran una alta prevalencia de episodios depresivos durante el embarazo. Algunos hablan de entorno al 10%, mientras otros encuentran que hasta un 40% de las embarazadas sufren algún tipo de síntoma depresivo.

Aunque es más conocida la depresión postparto, alrededor de la mitad las depresiones postparto se inician durante el embarazo. Es por eso que cuidar la salud mental de la mujer durante este periodo resulta muy recomendable también desde el punto de vista de la prevención de futuros trastornos, pues tiene un efecto positivo sobre el bienestar de la díada madre-bebé durante los primeros meses.

Estas cuatro preguntas pueden servir como una primera orientación para detectar posibles dificultades. Aunque hay que tener en cuenta que cada caso es único y lleno de matices, si contestas positivamente a alguna de ellas, sería recomendable profundizar más en la evaluación psicológica de tu caso:

• ¿Te has sentido frecuentemente baja de ánimo, deprimida o desesperanzada? • ¿Has sentido con frecuencia que has perdido el interés y placer por hacer las cosas? • ¿Te has sentido a menudo nerviosa, ansiosa, o desbordada? • ¿Te has sentido incapaz de controlar o parar tus preocupaciones?

Embarazo

Neurociencia del embarazo

Si tenemos en cuenta los descubrimientos de la neurociencia, y del profundo proceso de transformación de su cerebro producido por la acción de las hormonas, no es de extrañar que en la mente de la mujer gestante se produzca un auténtico tsunami emocional.

Para empezar, se ha encontrado que el cerebro durante el embarazo reduce su volumen en hasta un 7%. ¿Significa eso que perdemos capacidades cognitivas durante el embarazo? Si fuera así la naturaleza estaría comportándose de forma bastante anómala.

Por el contrario, lo que ocurre es una intensa reestructuración cerebral, similar a la que tiene lugar durante la pubertad. De hecho, durante la adolescencia y el embarazo se produce una poda sináptica similar, asociada a la intensa crisis vital y al cambio de identidad que suponen ambos momentos de la vida.

Se ha demostrado que aumenta el tamaño de la glándula pineal, y la sustancia gris en las áreas cerebrales relacionadas con las conductas maternales. Es decir, con la empatía, y la teoría de la mente, que es la habilidad de comprender qué siente el otro.

El cambio es tan importante que comparando la imagen del cerebro de una mujer que está embarazada, con el de otra mujer que no lo está, un experto en la materia puede decir con un 100% de certeza a cuál de las dos corresponde cada imagen. Los cambios son claros y evidentes, y se aprecian a simple vista.

Algunas mujeres embarazadas perciben una disminución de la memoria y de la capacidad de concentración y atención. Sin embargo, los estudios parecen indicar que lo que se produce más bien es un cambio en el foco atencional. El bebé y su cuidado, desde que está en el vientre, acaparan la atención de la mujer, que durante este periodo puede olvidar más frecuentemente, por ejemplo, dónde ha dejado las llaves.

Al parecer, no solo no hay un déficit cognitivo, sino que se sabe que la interacción con el bebé es capaz de crear nuevas neuronas en el cerebro de la madre. Así, ante la naturaleza tan intensa de los cambios producidos en el cerebro y la psique de la mujer embarazada, que la llevarán al desarrollo de su identidad como madre, resulta de vital importancia hacer énfasis en el cuidado emocional durante el embarazo. Sin olvidar que el bienestar de la madre es también fuente de salud, presente y futura, para su hijo.

Para aprender más...

Avance Psicólogos

En Avance Psicólogos se imparte un taller sobre Psicología del Embarazo, dirigido a mujeres embarazadas que quieran profundizar más en este tema, para vivir su embarazo y afrontar el parto de forma positiva. Si estás interesada puedes inscribirte en el siguiente link: https://www.avancepsicologos.com/taller-de-psicologia-del-embarazo/

  • Artículo escrito por Sandra del Bosque Andrés, psicóloga de Avance Psicólogos

Autora: Sandra del Bosque Andrés.

Referencias bibliográficas:

  • Hoekzema, E.; Barba-Müller, E., Pozzobon, C.; Picado, M., Lucco, F., García-García, D., Soliva, J.C.; Tobeña, A.; Desco, M.; Crone, E.A., Ballesteros, A., Carmona, S., Vilarroya, O. (2016). “Pregnancy leads to long-lasting changes in human brain structure”. Nature Rev. Neuropscience.
  • Joan Raphael-Leff. (2010). Healthy Maternal Ambivalence. Studies in the Maternal 2 (1).