Psicología humanista

La psicología humanista es una corriente de pensamiento que aplica los principios y los valores del humanismo a la práctica de la psicología, tanto en su vertiente de investigación como la de intervención. Se caracteriza por poner énfasis en conceptos como la felicidad y la motivación, es decir, términos que apelan a lo que mueve a los seres humanos a actuar, pensar y sentir tal y como lo hacen, de manera que resalta la importancia de saber comprender y adaptar las explicaciones a cada caso, generando conocimiento ideográfico y no necesariamente generalizable.

Por otro lado, la psicología humanista recibe muchas influencias del existencialismo, dado que señala la necesidad de que cada persona construya un sentido para lo que está haciendo. Así, elaborar "narraciones de vida" que tengan coherencia y que planteen un porvenir por el que tenga sentido seguir viviendo, sería uno de los procesos psicológicos fundamentales, dado que muchos otros funcionarán bien o mal dependiendo de este.

Entre los representantes más relevantes e influyentes de la psicología humanista se encuentran Abraham Maslow y Carl Rogers.