El término “locura colectiva” ha sido empleado para hablar de fenómenos muy diversos, desde las epidemias de la danza que tuvieron lugar en Europa en la Edad Media hasta el auge de Hitler y el nazismo, o incluso de las revoluciones comunistas y del movimiento independentista catalán.

En este artículo procuraremos analizar el concepto de locura colectiva o enfermedad psicógena masiva dejando de lado los usos políticos e ideológicos que se han dado al término. Sin embargo, y como veremos a continuación, resulta difícil delimitar el grado de solidez y el potencial explicativo de este concepto a causa de factores de índole diversa.

¿Qué es la locura colectiva?

Los conceptos “locura colectiva” y “enfermedad psicogénica masiva” se utilizan para hacer referencia a fenómenos poco habituales consistentes en la propagación de trastornos de origen psicológico en múltiples miembros de las comunidades humanas. De modo más general, también se ha hablado de depresiones o trastornos de ansiedad de alcance colectivo.

No obstante, este término se emplea normalmente para hacer referencia a alteraciones caracterizadas por un tono delirante; en ocasiones también resulta evidente el uso instrumental del concepto de locura colectiva por tal de desprestigiar determinados conjuntos de ideas y valores personales, como las religiones y las ideologías políticas.

La diferencia entre este concepto y el de histeria colectiva resulta ambigua, a juzgar por la literatura disponible. Este último término se utiliza de forma particular para hablar de delirios colectivos relativos a amenazas, sean estas reales o no; sin embargo, los fenómenos de locura colectiva que describiremos han sido calificados como histeria colectiva por algunos autores.

En la actualidad el grado de acuerdo de la comunidad científica en torno a estos conceptos es muy bajo. A las dificultades inherentes al análisis de fenómenos colectivos se unen la borrosidad en la definición de la locura colectiva y la contaminación del concepto a causa de su uso indiscriminado por parte de expertos y legos.

Ejemplos de este fenómeno

A lo largo de la historia se han registrado diversos eventos que han sido relacionados con la idea de la locura colectiva. Los síntomas habituales de estas alteraciones son típicamente psicosomáticos, como los dolores de cabeza, las sensaciones de mareo, debilidad y fatiga, la tos, las náuseas, las molestias en el abdomen y la garganta o las dificultades para respirar.

De modo muy general, y teniendo en cuenta las limitaciones que hemos mencionado, podemos afirmar que los fenómenos que se incluyen en la categoría de locura colectiva tienen en común la falta de base orgánica para las alteraciones, la transitoriedad de los signos y síntomas, la presencia de ansiedad intensa y la aparición en grupos humanos aislados.

1. Las epidemias de la danza

Durante la Alta Edad Media, entre los siglos XIV y XVII, en Europa se produjeron una serie de episodios de locura colectiva muy llamativos. Se habla de estos fenómenos como “epidemias de la danza” porque las personas afectadas bailaban en grupo de forma descontrolada hasta perder el conocimiento a causa del cansancio.

Por lo general las epidemias de la danza se producían en periodos de crisis económica, y en algunos casos llegaron a durar varios meses. Al parecer estos hechos eran especialmente habituales en grupos de monjas, y los movimientos de baile implicaban con frecuencia gestos obscenos.

2. Episodios en fábricas

A partir de la Revolución Industrial empezaron a aparecer presuntos brotes de locura colectiva en fábricas. Encontramos referencias a estos fenómenos en muchos lugares distintos, entre ellos el Reino Unido, Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia e Italia. Resulta llamativa la especificidad del contexto, si bien los episodios varían mucho entre ellos.

Así, por ejemplo, en la década de 1970 se produjeron fenómenos colectivos caracterizados por agresividad y experiencias de posesión de espíritus en varias fábricas de Singapur; también es muy conocido el episodio del “June Bug”, que tuvo lugar en los Estados Unidos, se asoció de forma clara al estrés psicosocial e incluyó signos físicos propios de la ansiedad.

3. La epidemia de la risa de Tanganica

En el año 1962 tuvo lugar un fenómeno de locura colectiva en la región del lago Tanganica, en África Central. En una escuela, tres niñas empezaron a reírse de forma descontrolada; el episodio llegó a afectar a 95 de los 159 alumnos del centro. A continuación se produjeron eventos muy similares en otras escuelas; algunos adultos también mostraron los signos.

4. Grisi siknis

El grisis siknis es un síndrome ligado a la cultura específico de la sociedad misquito, que reside principalmente en Honduras y en Nicaragua. Se trata de brotes que afectan sobre todo a mujeres adolescentes; estas refieren experiencias de posesión por parte de espíritus o demonios y manifiestan comportamientos violentos y síntomas como miedo, ira y mareos.

Este tipo de locura colectiva ha obtenido cierta fama en los últimos años a causa de los brotes que se han produjeron tras el Huracán Félix, sobre todo en Nicaragua. Estos episodios tuvieron una duración relativamente elevada y afectaron a un gran número de mujeres jóvenes, transmitiéndose de una a otra por sugestión.