¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Los 10 tipos de economía y sus criterios de clasificación

Resumen de los tipos de economía según varios criterios: escala, grado de regulación, etc.

Luis Martínez-Casasola Hernández

Luis Martínez-Casasola Hernández

Tipos de economía

La economía es una ciencia tan amplia que podemos establecer varios tipos diferentes de clasificación de sus modelos.

A través de estos párrafos podremos detenernos en algunos de los métodos de catalogación de tipos de economía más frecuentes, viendo las peculiaridades que distinguen a cada uno de los tipos de economía en función de los criterios seleccionados.

Los tipos de economía más importantes

Los tipos de economía conforman un tema bastante amplio sobre el que se puede hablar largo y tendido. Dependiendo del contexto al que nos refiramos o al criterio que hayamos establecido como diferenciador, podremos obtener clasificaciones muy diferentes. Esto no quiere decir que unas sean más válidas que otras, sino que según nuestras necesidades hemos de escoger aquella que represente mejor la tipología que queremos manejar en un momento dado.

1. Clasificación según los sistemas de mercado

Si el punto que nos interesa analizar es el concepto de la propiedad, el mercado y la autoridad económica, podemos hacer una primera distinción entre varios sistemas o tipos de economía. Veamos de cuáles se tratan.

1.1. Libre mercado

En primer lugar encontraríamos el capitalismo, doctrina imperante en la mayoría de países occidentales, que se caracteriza por el libre mercado y la aplicación de la propiedad privada a todos los bienes y a gran parte de los recursos disponibles. En dicho sistema, el mercado se regula en función de la oferta y la demanda que haya en cada momento determinado respecto a un bien.

El máximo exponente de este modelo económico sería Estados Unidos, ferviente defensor del capitalismo y de un mercado que se regula libremente.

1.2. Socialismo

Por otro lado encontraríamos el socialismo, en su concepción más pura. Se trata de un sistema económico planificado en el que el Estado es el encargado de intervenir el mercado para garantizar servicios y bienes básicos, siendo estos más importantes que el derecho a la propiedad privada.

Esta doctrina tiene una versión aún más dura en el comunismo o marxismo, donde el Estado no solo es el medio de regulación sino que también controla todos los medios de producción. Recordemos que este modelo pertenece a los planteamientos del socialismo más puro, pues el socialismo que encontramos en los países occidentales está ampliamente integrado en la doctrina capitalista y por tanto no interviene en la propiedad privada de las personas.

Tipos de economía: socialismo

1.3. Modelo mixto

Existe un tercer tipo de sistema económico, que el modelo mixto. Dicho modelo aboga por mantener un libre mercado pero bajo unas normas impuestas por las administraciones públicas, por lo que serían ellos y no el propio mercado los encargados de regular el comportamiento de este último. Este modelo también se conoce como keynesianismo.

1.4. Economía tradicional

Un último modelo económico sería el de mercado. Es el que encontramos en sociedades poco complejas. En este caso, los agentes económicos se regulan a través de los patrones instaurados entre ellos por sus costumbres y creencias. El carácter del mercado además es local, para una agrupación o sociedad pequeña. Se trata del tipo de economía que en Occidente se daba antiguamente antes de la aparición de los estados o las sociedades más complejas.

Este sistema es el más simple y solo puede dar respuesta a problemas económicos de poca complejidad. Además, genera un tipo de relaciones económicas que produce unos beneficios limitados, con lo cual tampoco es probable reinvertir ese dinero en mejorar los procesos de la producción. Actualmente podemos encontrar este modelo en sociedades muy poco desarrolladas que frecuentemente necesitan de la ayuda de países más prósperos.

2. Clasificación según el alcance

Otra forma diferente de clasificar los tipos de economía es la que tiene que ver con el alcance de este campo. En este sentido, encontraríamos dos subtipos, que serían los siguientes.

2.1. Microeconomía

Dentro de la economía, la microeconomía sería la parte encargada de elaborar modelos que expliquen el comportamiento de los agentes individuales como son las propias empresas, sus consumidores, los empleados y los inversores. Además la microeconomía estudia cómo se relacionan todos estos elementos, conformando el mercado. Al realizar los análisis económicos obtendríamos datos acerca de los bienes y sus precios dentro del ya mencionado mercado.

2.2. Macroeconomía

La otra gran tipología que obtendríamos al utilizar este criterio es la macroeconomía. Este es el otro de los tipos de economía y estudia el comportamiento de los agentes económicos a gran escala. De esta manera podemos analizar economías complejas, comprobar datos de empleo, de bienes producidos, modos de comportamiento de los precios en los mercados, recursos para la producción o incluso obtener datos sobre las balanzas de pagos de grandes administraciones.

Tipos de economía: macroeconomía

Distinción según la valoración

Otra forma de distinguir entre diferentes tipos de economía sería el punto de vista objetivo o subjetivo que establecemos para valorar los diferentes datos económicos. Si nos decantamos por este sistema de clasificación obtendríamos estos modelos.

3.1. Economía positiva

La economía positiva es la que expone las diferentes cuestiones económicas tal y como son de manera objetiva. En este modelo no se establecen juicios de valor sobre dichos datos y por tanto no podemos hablar de buenos o malos resultados, sino que expondremos las cifras de una manera neutra. Por ejemplo, podríamos mencionar que el PIB de España es de una determinada cantidad de euros, pero no entraríamos a valorar si esa cifra es buena o mala.

Sucede lo mismo con los índices del paro, de desarrollo de una determinada industria, de los tipos de interés, de las pensiones, de la inversión en cualquier campo o, en definitiva, de cualquier otro dato o indicador económico. Este tipo de economía sirve para realizar predicciones de consecuencias basadas en los datos que tenemos. Todos los datos han de ser objetivos y comprobables, ya que trabajamos con ellos de una manera neutra.

3.2. Economía normativa

Por el contrario, tenemos la economía normativa. A diferencia de la positiva, en este caso sí se le da una perspectiva subjetiva a los datos económicos y por tanto sí podremos hablar de un bajo o alto PIB, de unos datos de desempleo preocupantes o esperanzadores, de unas inversiones satisfactorias o insuficientes, o que los tipos de interés son muy buenos o son asfixiantes.

Al contrario que la economía positiva, en la normativa se trata de plantear la economía como debería ser, no como de hecho es. En la normativa es donde entran en juego los juicios de valor y por lo tanto las opiniones personales. Frecuentemente los indicadores económicos son tergiversados por las diferentes facciones políticas, de manera que con los mismos números unos encuentran motivos para la celebración y otros para la preocupación y la culpabilización.

4. Diferentes modelos según los términos de la definición

Académicamente se utiliza otra distinción más dentro de los tipos de economía que tiene que ver con los términos que asumimos para definir cada uno de estos modelos. Siguiendo esta política podemos conocer otros dos modelos diferentes que pasamos a definir a continuación.

4.1. Economía ortodoxa

Según esta distinción, el modelo convencional sería el de la economía ortodoxa. Es la forma más común de enseñar economía académicamente. Los criterios que se tienen en cuenta para este modelo son los de racionalidad, individualismo y equilibrio. Según este modelo, la economía se presenta como una ciencia exacta, por lo que explica el comportamiento de los agentes implicados en este campo desde una perspectiva racional.

Por extensión, los resultados han de ser previsibles y por lo tanto los modelos desarrollados nos deberían permitir anticiparnos a los diferentes comportamientos de los mercados.

4.2. Economía heterodoxa

Frente a ese modelo racional, tenemos otro de los tipos de economía, el modelo de economía heterodoxa. Sus principales pilares son las instituciones, la propia historia y la estructura social del mercado en cuestión. Frente a la ciencia exacta que proponía el modelo anterior, en este caso estaríamos hablando de una ciencia social y por lo tanto subjetiva.

Según la economía heterodoxa, los agentes económicos pueden comportarse en ocasiones de una manera totalmente imprevisible, por lo que los modelos predictivos tienen muchas limitaciones y debemos siempre tener en cuenta que los resultados que hemos anticipado podrían alejarse mucho de la realidad si alguno de los agentes decide comportarse de un modo diferente al que hemos estimado.

5. Diferenciación según teoría y práctica

La última distinción que encontramos para clasificar diferentes tipos de economía vienen dados por su tipo de actuación en cuanto a si es meramente teórica o por el contrario es práctica. Por lo tanto contaríamos con dos modelos diferentes.

5.1. Economía teórica

La nomenclatura es bastante clara. La economía teórica es aquella que se utiliza para la creación de diferentes modelos que, sobre el papel, puedan explicar el comportamiento de los agentes económicos y de los mercados.

5.2. Economía empírica

Por el contrario hay un tipo de economía, la empírica, en el cual se comprueban los diferentes modelos teóricos sobre el terreno para poder comprobar de esta manera su eficacia. Lógicamente esta manera de actuar tiene un alcance limitado, pues la experimentación en entornos reales con un elemento tan delicado como es la economía representa una serie de riesgos que no siempre se pueden asumir.

Referencias bibliográficas:

  • Krugman, P.R., Olney, M.L., Wells, R. (2008). Fundamentos de economía. Editorial Reverté.
  • Rossetti, J.P., Rojas, M., Ordoñez, M. (1994). Introducción a la Economía. Alfaomega Grupo Editor.
  • Weber, M., Winckelmann, J., Echavarría, J.M. (1964). Economía y sociedad: esbozo de sociología comprensiva. Fondo de Cultura Económica.

Luis Martínez-Casasola (Madrid, 1988) se licenció en Psicología en la UAM y cuenta con un máster en Psicología Forense por la URJC y el COP de Madrid, así como con una especialización en recursos humanos. Tras varios años de experiencia en la redacción de contenidos web, ahora colabora como divulgador para medios especializados en el ámbito de la Psicología y la salud.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados